viernes, 25 de abril de 2008

La gordura no es hermosura - http://www.larazon.com.pe/online/indice.asp?tfi=LROpinion02&td=01&tm=05&ta=2008

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 1 de Mayo de 2008
http://www.larazon.com.pe/online/indice.asp?tfi=LROpinion02&td=01&tm=05&ta=2008

El látigo del Rufus

La epidemia del siglo XXI

La gordura no es hermosura

Ricardo Sánchez-Serra*

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) mil millones de personas sufren de obesidad en el mundo y 17 millones mueren cada año por esta causa. Como consecuencia de ello, el 60% de la población adulta mundial sufre de enfermedades crónico-degenerativas.

La magnitud del problema es tal que la obesidad alcanzó proporciones epidémicas y que tanto la OMS como la Organización Panamericana de la Salud (OPS) están redoblando los esfuerzos para frenar las enfermedades que causa. La OPS declaró el 2008 como el año de la Campaña contra la obesidad ¡A moverse América!

La gordura causa enfermedades cardiovasculares, las principales causantes de muerte en el mundo; asimismo, puede provocar diabetes, hipertensión arterial, elevados niveles de colesterol, aumenta las probabilidades de padecer algún tipo de cáncer y otros males crónicos.

De otro lado, según la OMS "una persona obesa experimenta un aumento de 50% en su pérdida de productividad y visita al médico 88% más que una persona sana durante un período de seis años en Estados Unidos".

En Perú, Chile y México, 25% de los niños entre 4 y 10 años son obesos y 22 millones de niños en el mundo menores de 5 años están con sobrepeso.
Como se ve las cifras son espeluznantes, por lo que es menester combatir sus causas, como los malos hábitos alimenticios y la disminución de la actividad física.

La obesidad se encuentra entre los diez mayores riesgos evitables, junto al tabaquismo, el sexo no seguro y la hipertensión.

El organismo mundial recomienda a la población mundial a comer más frutas y vegetales, realizar ejercicio físico diario durante al menos 30 minutos, reducir la grasa y el azúcar en sus dietas y optar por grasa vegetal sin saturar.

Una experta de la OMS, Mary Bellizzi dijo que "la educación no es suficiente. Necesitamos mirar radicalmente a la oferta de comida para asegurarnos que la comida que se le ofrece al público sea baja de grasas, azúcar y sal".

Se sugiere, por ejemplo, que los productos dirigidos para niños deben rotularse la cantidad de sustancias que provocan sobrepeso. Asimismo, que se le regule la publicidad a los productos chatarra (incluso algunos países como Brasil estudian la posibilidad de prohibirla). O establecer un impuesto para aquellos alimentos y bebidas que provoquen la obesidad.

A propósito de este mal, en Lima se encuentra la doctora Elsa Rosa Fajardo, que se especializó en Medicina Nutricional en Austria y que ha traído un proyecto desarrollado por el profesor Wolfgang Marktl, jefe del Departamento de Fisiología Ecológica de la Medizinische Universitaet Wien (Universidad Médica de Viena) y presidente de la Sociedad de Medicina Complementaria en Austria, Europa.

El estudio se basa en el síndrome metabólico y su terapia se concibe a través de frutas y verduras entre otros, aprovechando la biodiversidad que ofrece el país, que causa tanto asombro a los extranjeros.

Las características principales del síndrome metabólico son la obesidad abdominal, más glucosa elevada, triglicéridos altos, HDL bajo, colesterol, presión alta entre otras.
La doctora Fajardo, que atenderá de manera gratuita a las personas que se lo soliciten (llame al teléfono 7084124 o escríbale al email elsarosa.fajardo@gmail.com), señala que tratará a personas con síndrome metabólico que no sean diabéticas declaradas, no embarazadas, que no estén en terapia para bajar de peso o que estén tomando medicamentos; entre 35 y 65 años de edad.

La terapia se basa en enseñarles a comer bien, es decir, van a bajar de peso sin quedarse con hambre. “El método ha sido probado y da resultados buenos, las personas se adaptan rápido y voluntariamente dejan los alimentos que les hacen daño para pasar a otros que le sacian más y les alimentan mejor”, afirma la médica.
Así que ya saben, eso de que la gordura es hermosura es cuento.