miércoles, 29 de abril de 2015

Sudáfrica y la intolerancia xenofóbica

Publicado en LA RAZÓN, de Lima-Perú, el 29 de abril de 2015

http://larazon.pe/opinion/22673-sudafrica-y-la-intolerancia-xenofobica.html/

Sudáfrica y la intolerancia xenofóbica


Ricardo Sánchez Serra

El gobierno y la sociedad sudafricana han reaccionado muy positivamente a la lucha contra los brotes de xenofobia que últimamente han asolado algunas regiones de ese país.



Hace poco se celebró una marcha de más de 30 mil personas con apoyo gubernamental contra la discriminación de los extranjeros, en especial senegaleses, mozambiqueños y zimbabuenses. Además el gobierno del presidente Jacob Zuma, asistió a las víctimas de la violencia y de acuerdo al comunicado de la embajada sudafricana en el Perú instaló “albergues para alojar a extranjeros desplazados, y servicios básicos tales como agua, sanidad, y salud…con apoyo de la ACNUR y UNICEF… y comenzado el proceso de reintegrar  en sus comunidades a aquellos que fueron desplazados”... y apoyarán a la repatriación de los extranjeros que así lo requieran.

Si bien el problema es focalizado, se ha exagerado en sobredimensionarlo. Sudáfrica cumple 21 años en libertad y no está exenta de problemas racistas, como en cualquier otro país. Un gobierno democrático surgió por primera vez –luego de 300 años de apartheid- en medio de serias dudas por la supervivencia y tolerancia interracial (asimismo la convivencia de once tribus). Hoy son 53 millones de habitantes, de los cuales dos millones son emigrantes africanos, además de una gran cantidad de indocumentados.

Considero irresponsables las declaraciones del rey zulú, Goodwill Zwelithini, -cuya etnia es mayoría en Sudáfrica- quien dijo que los extranjeros eran una plaga y que deberían volver a su país. Tales palabras fueron el germen de los actos xenofóbicos. Dijo que fue tergiversado, pero…

No es extraño escuchar en cualquier país que “los extranjeros están ocupando nuestros trabajos” o que están “dedicados a mafias o actos delincuenciales”, generalizando incluso a una nación. El racismo entre nosotros: el blanco contra el cholo, el negro contra el indio y viceversa y aunque tenemos de “inga y de mandinga” hay discriminación contra la minoría blanca.

Los sudafricanos deben recordar las célebres palabras de su padre Nelson Mandela, artífice de la paz y la transición democrática: “He batallado contra la dominación blanca y también contra la dominación negra. He albergado el ideal de una sociedad libre y democrática en la que todas las personas convivan en armonía y en igualdad de oportunidades. Es un ideal que tengo la esperanza de alcanzar en vida. Pero, si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir”.