miércoles, 23 de septiembre de 2015

Congreso desaira a Bolivia

Publicado en el diario LA RAZÓN, de Lima-Perú, el 23 de setiembre de 2015

http://larazon.pe/opinion/39778-congreso-desaira-a-bolivia.html/

En la Web de la Federación de Periodistas del Perú http://www.fpp.org.pe/congreso-desaira-a-bolivia/

En el portal PERUINFORMA.COM: http://peruinforma.com/opinion-2/congreso-desaira-a-bolivia-por-ricardo-sanchez-serra/


Congreso desaira a Bolivia


Ricardo Sánchez Serra*


En 1992 se bañaron en la playa de Ilo los presidentes Alberto Fujimori y Jaime Paz Zamora, festejando la creación de Boliviamar, un complejo que hoy será turístico, comercial y económico, y que el Perú brindó por 99 años.

Lamentablemente, por años no se concretó, porque entre otros motivos, se requería de un Acuerdo Complementario y Ampliatorio de los Convenios de Ilo, que recién se suscribió en el 2010, entre los mandatarios Alan García y Evo Morales.

Como todo tratado internacional se necesita la aprobación del Congreso. La cancillería peruana envió el Protocolo ese mismo año, tomando como base los acuerdos del año 1992, como el Convenio Marco Proyecto Binacional de Amistad, Cooperación e Integración “Gran Mariscal de Andrés de Santa Cruz, entre los Gobiernos de Bolivia y Perú; el Convenio entre los Gobiernos de Perú y Bolivia, sobre la participación de Bolivia, en la Zona Franca turística de Playa Ilo; y, el Convenio entre Perú y Bolivia, sobre la participación de empresas bolivianas en la Zona Franca Industrial de Ilo.



En Boliviamar –cuya área es de 3.8 kilómetros cuadrados-, las operaciones que se realicen estarían exoneradas de los impuestos a la renta, de promoción municipal, el selectivo al consumo y el general a las ventas. Las inversiones bolivianas gozarán de los mismos derechos que las peruanas. En la zona franca industrial y económica especial, habría un régimen especial en materia aduanera, tributaria, laboral y de seguridad social.

Los empresarios bolivianos se comprometieron a invertir más de 275 millones de dólares en la construcción de las zonas francas antes señaladas, a las que se garantiza su derecho de propiedad.

Igualmente, se busca otorgar a Bolivia, un punto de atraque en el Océano Pacífico, con sus facilidades portuarias y libre tránsito. El Perú permitirá también la estancia de buques de la Armada Boliviana y les otorgará derecho de navegación en el puerto de Ilo, para desarrollar actividades de instrucción, investigación y cooperación; e incluso podrá establecerse una filial de la Escuela Naval, previo acuerdo entre las armadas de ambos países.

La aprobación de dicho Protocolo es geopolíticamente muy importante para el Perú y su conexión con Brasil e inversiones. Será un polo de desarrollo para el sur. Hay que tomar en cuenta que los bolivianos no son nuestros hermanitos menores, su crecimiento económico es espectacular. Además, los negocios bolivianos en el norte de Chile se trasladarían a Ilo por la continua inestabilidad entre La Paz y Santiago.

Hace más de dos años que la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso lo aprobó y desde esa fecha, el pleno no lo agenda, ni discute.  

Por el tiempo transcurrido, desde los Acuerdos de 1992 y el Complementario de 2010, no es serio que aún no se apruebe el instrumento diplomático por el Congreso. Está en juego no solo el honor de nuestro país, sino también su credibilidad y la imagen internacional. Cabe mencionar que el Protocolo no implica cesión de soberanía.


Esperemos que la nueva directiva, que preside Luis Iberico, respete el compromiso del Perú y lo apruebe sin demora.

*Analista internacional
Miembro de la Prensa Extranjera

Twitter: @sanchezserra