miércoles, 26 de agosto de 2015

Cuidemos a la familia, el tiempo no regresa

Publicado en el diario LA RAZÓN, el 26 de agosto de 2015

http://larazon.pe/opinion/37202-cuidemos-a-la-familia-el-tiempo-no-regresa.html/

FEDERACIÓN DE PERIODISTAS DEL PERÚ http://www.fpp.org.pe/cuidemos-a-la-familia-el-tiempo-no-regresa/


Cuidemos a la familia, el tiempo no regresa


Por Ricardo Sánchez Serra

En la agenda semanal de toda persona deben respetarse las horas dedicadas a la familia, por más trabajo que uno tenga. Descuidar eso es fatal, no solo para la felicidad, sino porque el tiempo ya no regresa y qué pena sería perder las fotos con tu esposa e hijos en todos los momentos que te necesitan, porque el tren se va y ya no retorna.

Este podría ser un resumen de la I Jornada del “Family Day”, que trató sobre la conciliación de trabajo y familia, organizado por la Universidad de Piura y que estuvo a cargo del doctor Juan Carlos Pacheco, profesor del PAD y ex presidente del Instituto para el Desarrollo de la Familia Raíces-Perú.

Pacheco nos hizo reflexionar sobre la importancia de la familia en todos los aspectos de la vida, en la felicidad conyugal y en el éxito de la educación de los hijos, en el cual el tiempo que le dediquemos es vital para todo.

Como diría Walt Whitman:
 “Coged las rosas mientras podáis
Veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
Mañana estará muerta…”

Magistralmente Pacheco expuso algunos casos sobre cómo los empresarios y en general las personas, se entristecen y se arrepienten por las oportunidades perdidas de gozar con su familia, cuando daban en su detrimento excesos en el trabajo, hipnotizados por una rutina, que obnubila la mente y la reflexión madura.



¿Cuánto podríamos pagar para que el tiempo retroceda y juguemos más con nuestros hijos? Hoy nos duele –y a ellos también- en el fondo del alma ese “estoy ocupado, más tarde”. Igual con nuestra esposa cuando nos pregunta en un momento de apuro ¿me quieres? Y uno le contesta “no seas pesada, otra vez con los mismo”, como lo refiere Pacheco en ese ejemplo de la vida diaria “Marco Polo y sus viajes”, un caso preparado por el equipo de investigación de la International Federation for Family Development para uso exclusivo para el Instituto para el Desarrollo de la Familia Raíces-Perú.

                                                                Family Day

Y la esposa jamás se acostumbrará a las llamadas intempestivas del marido “lo siento, me olvidé de la hora”, “lo siento no vendré a cenar”, “lo siento, me marcho a…”, expuestos en el caso.

“Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”, sabias palabras de Jesús aplicables al trabajo y a  la familia.

Recuerdo que cuando fui concejal casé a parejas por lo civil y si bien es un mero acto legal, no desperdiciaba la oportunidad de darles consejillos: respétense mutuamente y por más enojados que estén no se ofendan, palabra que se sale de la boca no se puede borrar. Dialoguen y no se quiten el habla aunque estén enojados. Sean felices en todo momento y que la alegría mantenga vivo el amor. La infidelidad será siempre una traición al amor y al matrimonio.


Twitter: @sanchezserra