jueves, 15 de noviembre de 2012

HRW denuncia la explotación laboral de los menores de edad en Marruecos

HRW denuncia la explotación laboral de los menores de edad en Marruecos

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -


   La organización Human Rights Watch (HRW) ha instado este jueves al Gobierno de Marruecos a intensificar sus esfuerzos para "controlar rigurosamente" el cumplimiento de las leyes que prohíben trabajar a los menores de 15 años, según el informe que ha difundido HRW.

   Un gran número de jóvenes, algunos menores de ocho años, se exponen a abusos físicos y psíquicos y trabajan, en el sector doméstico, en jornadas de doce horas diarias los siete días de la semana, "a cambio de un sueldo ínfimo" que en algunos casos no superaban los 8,6 euros ha indicado la organización.

   Los salarios medios de estos menores eran de 545 dírhams al mes (49,2 euros), que se corresponde con menos del 25 por ciento del salario mensual mínimo para el sector industrial de Marruecos, fijado en 2.333 dírhams (210,788 euros).

  "Hay niñas sometidas a explotación y abusos y obligadas a trabajar extensas jornadas por un sueldo insignificante", ha afirmado la directora de HRW para la defensa de los derechos de los niños, Jo Becker.

   El informe realizado por HRW, que se realizó durante los meses de abril, mayo y julio de 2012 en las ciudades de Casablanca, Rabat, Marrakech y la región de Imintanoute (noroeste), ha documentado los casos de varios menores que eran explotados y maltratados. Algunas jóvenes han declarado a la organización que era común que "sus empleadores las golpearan y las agredieran verbalmente", además de negarles "la posibilidad de educación" y a veces no les proporcionasen "alimentos adecuados".

   La ONG entrevistó a funcionarios gubernamentales, abogados, docentes, representantes de organizaciones no gubernamentales e internacionales y a una veintena de niños que previamente habían trabajado en el servicio doméstico, de los cuales 15 empezaron a trabajar antes de los doce años.

   La mayoría aseguraron haber sufrido abusos verbales y golpes "con la mano o con cinturones, varas de madera, zapatos o tubos de plástico", según la ONG. Tres de ellos afirmaron haber sufrido acoso o agresión sexual por integrantes masculinos de las familias para las que trabajaban.

   Latifa L, quién declaró con este nombre falso por razones de seguridad, indicó que su jornada laboral transcurría desde las seis de la mañana hasta la medianoche, sin ningún día libre. "No me molesta trabajar", pero "lo peor era ser golpeada y no tener suficiente comida", dijo la joven durante la entrevista.

   Durante la última década, el Gobierno de Marruecos ha reducido los índices de trabajo infantil y ha conseguido aumentar las cifras de escolaridad. Sin embargo, sería necesaria la creación de un "sistema efectivo para identificar y recuperar a trabajadores domésticos que tengan menos de la edad mínima para trabajar y a aquellos que tengan entre 15 o 17 años y sufran abusos" e "iniciar acciones conforme al Código Penal contra quienes sean responsables de actos", según la ONG.

   Según el Gobierno la cantidad de niños menores de 15 años que trabajan se ha reducido de 517.000 en el año 1999 a 123.000 en 2011.

   Becker ha subrayado que a pesar de las "medidas importantes" que ha adoptado Marruecos para reducir el trabajo infantil, ahora "debe realizar acciones concretas destinadas específicamente a proteger a estos niños" y velar por el cumplimiento de la ley.