miércoles, 4 de mayo de 2016

Ser feliz en mi empresa

Publicado en LA RAZÓN, EL 4 DE MAYO DE 2016
http://larazon.pe/opinion/70630-ser-feliz-en-mi-empresa.html/

Ser feliz en mi empresa


Ricardo Sánchez Serra

Hace algunos días se presentó el libro “Cómo ser feliz dirigiendo una empresa”, del destacado profesor Pablo Ferreiro, una reflexión-entrevista que le hace Rafael Zavala, gerente general de Laborum.

El título me hizo recordar una frase del novelista y científico Johann W. Goethe: “El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio”.

El tiempo de los gerentes frívolos o jurásicos ya pasó. La distancia entre empleador-empleado ya se acortó y no solo eso, los empresarios tienen que ser líderes y transmitir valores.  Estos no se enseñan “se contagian”, como señala el autor del libro que se presentó en el PAD-Escuela de Dirección de la Universidad de Piura.

Ferreiro también se refiere a la lealtad, que como sabemos tiene que ir en las dos vías, pero más importante es la lealtad a los subordinados “pues ellos dependen de uno”.



Se puede ser feliz donde uno quiera, incluyendo la empresa y dirigiéndola. No se
puede ser feliz sin hacer algo útil. A falta de modelos concretos, el autor ofrece principios guía que buscan la felicidad de todos los partícipes de la organización. “La fuente de la felicidad es la familia, el trabajo y la amistad. Somos fuente de amor como hijos de Dios”, señala.

Agrega que “cuando uno no es feliz es porque no se da cuenta de lo que tiene. Menos humildad, tendrás menos felicidad. El que no es feliz es porque no quiere. Nadie quiere ser infeliz dirigiendo una empresa, pues acabará neurótico”.

Comúnmente se expresa que “esta empresa es como una familia” o se la compara entre ellas. Ferreiro aduce que no puede verse de la misma manera. “La empresa es donde se desarrollan las habilidades y las virtudes, y la familia está en la casa. La familia es lo más importante”, cada cosa en su lugar.

El libro analiza la forma de pensar del empresario y propone ampliar esa racionalidad, pasando de la eficiencia productiva a la distributiva.

Ferreiro es muy directo para juzgar iniciativas que se ponen de moda alrededor del gobierno de personas, como el coaching, la gestión del talento, los incentivos o el clima laboral, distinguiendo lo útil de lo trivial.

@sanchezserra