viernes, 27 de mayo de 2016

Los sodálites necesitan del perdón

PERUINFORMA.COM
http://peruinforma.com/opinion-2/los-sodalites-necesitan-del-perdon-por-ricardo-sanchez-serra/

Los sodálites necesitan del perdón


Ricardo Sánchez Serra


Si antes hablamos del ambiente viciado que dificulta la atención a las víctimas de abuso en el Sodalicio, no podemos dejar de hablar de aquello que ha producido el problema, me refiero a las heridas profundas ocasionadas por Figari, Doig y Daniels, sólo por mencionar los casos más graves. 

No vamos a hablar de los abusos específicos, sino del daño ocasionado con la intención de dimensionar la magnitud de la herida.

Hasta donde se puede ver, los abusados no fueron secuestrados ni reducidos por la fuerza, sino básicamente seducidos con dos argumentos; la amistad y la obediencia, fundamentos de la vida religiosa. 



No es fácil dimensionar el terrible daño que ello puede ocasionar en el creyente, tal vez las palabras de Jesús acerca del escándalo nos ayuden a comprender la gravedad de este mal.

Los abusadores han traicionado la confianza de sus dirigidos, de la Iglesia y de la sociedad. Si se rompe la confianza en una autoridad religiosa es muy difícil, no imposible, reconstruir una relación con Dios en la Iglesia.

No hay palabras para describir el dolor, la culpa, la vergûenza y la amargura que puede sentir una víctima, por ello nunca serán suficientes los pedidos de perdón. Lo primero que piden algunas víctimas es justicia, esto es, que se castigue a los abusadores, pero la demora de la aplicación de la ley canónica y civil, pone a prueba la paciencia de todos (de eso hablaremos en otra ocasión).

Lo segundo que piden es reparación y en varios casos, indemnización económica.
La situación requiere que el Sodalicio practique la penitencia, haga justicia y repare el daño cometido por algunos de sus miembros. 

Lo esencial es que sin diálogo y perdón, ni las victimas ni los sodálites tendrán paz en sus corazones. La situación requiere que las víctimas perdonen porque eso les hará bien y porque los sodálites necesitan su perdón.

Si bien el momento actual es difícil para todos, es también una oportunidad para romper la lógica de la mutua desconfianza, ¿será posible que las personas más heridas de ambos lados puedan orar juntos y darse un abrazo de reconciliación? Ruego a Dios que así suceda por el bien de todos.