domingo, 10 de abril de 2016

Unas elecciones del ajo

Publicado en la WEB de la FEDERACIÓN DE PERIODISTAS DEL PERÚ
http://www.fpp.org.pe/2016/04/11/unas-elecciones-del-ajo/


Unas elecciones del ajo


Ricardo Sánchez Serra

Esta primera vuelta estuvo empañada por la guerra sucia e insultos Además, la manipulación inicial de algunas encuestadoras que sepultaron a algunos candidatos y elevaron a otros, y que a su vez indujeron a los medios de difusión a preferir a alguien o a ningunearlos.

A ello se suman los cambios de la ley electoral a última hora. Que en ese caos, horas antes de la elección, el Jurado Nacional de Elecciones señala que la valla electoral es del 5%, cuando la norma de enero señalaba 1% más por cada partido que se sume a la alianza.

Otro factor de confusión fueron las tachas de última hora. El nuevo Congreso tiene que reglamentar la ley fortaleciendo los procesos electorales y asimismo, los partidos políticos.
¿Cómo es posible que de 19 partidos que se presentaron, es decir, participaron, renunciaron diez para salvarse de la valla? Mientras que los partidos que audazmente se presentaron, cinco perdieron la inscripción por no pasar la valla. La norma premia al cobarde y castiga al valiente.

Los que participaron y renunciaron deben estar en la misma situación de los partidos que perdieron la inscripción por no pasar la valla. O todos se salvan o todos mueren. Es lo más equitativo.

Pero si uno hacía zapping, veía en todos lados una fiesta democrática. Nadie lloró a Guzmán, ni a Acuña, salvo el secretario general de la OEA, Luis Almagro, cuya desinformación e impulsividad lo llevó al error y al descrédito internacional.

El casi 40% de la población premió a Keiko Fujimori por su trabajo de años,  porque hizo una campaña limpia y difundió su programa de gobierno. Los antifujimoristas se encargaron de bajarle unos puntitos. Aún así, sacó más de 65 escaños. El voto católico la ayudó mucho.


PPK superó los problemas internos marketeros, que motivaron la salida del asesor español y encausándola bajo la égida triunfante de Abel Aguilar, estratega y diestro en la guerra sucia, llevando a PPK a la segunda vuelta electoral. A pesar de Bruce, el voto católico también cooperó.



El caso de Verónika Mendoza: hizo una gran campaña con propuestas de cambio del modelo económico y el irrealizable cambio de Constitución. La nueva cara de la izquierda, moderada, pero mal acompañada por algunos candidatos al Congreso, exterroristas o hijos de terroristas, que motivó que la campaña de su adversario directo, PPK, enfilara los dardos hacia una cruzada de odio, de miedo y antichavista que impactó en la población desfavoreciéndola. Su compañero de izquierda Gregorio Santos, le quita los cuatro puntos que necesitaba para pasar a la segunda vuelta.

Alfredo Barnechea perdió la gran oportunidad de su vida de ser presidente. Hizo una buena campaña, con pocos medios que lo apoyaban, pero cometió errores gravísimos que los medios se encargaron de magnificar y los tenemos que mencionar: el chullo, el poncho, insultó a un mercado, no saludó a una candidata y el desaire del chicharrón. Le faltó sencillez y humildad. Aún así, Acción Popular debe agradecerle por salvar la inscripción. El voto católico lo perdió. Sufrió en los últimos días la guerra sucia y la campaña del “voto perdido”, que le restó posibilidades e incluso menores curules parlamentarias. Ahí necesitó una estrategia de contención y mucha publicidad. No hubo reacción en redes.

Alan García, a pesar de mostrar un segundo gobierno exitoso, tuvo el ángel de espalda. No considero que la alianza con el Partido Popular Cristiano (PPC) lo haya perjudicado, más bien él salvo la inscripción del PPC, que antes de la alianza se encontraba en un caos institucional. También salvó a Vamos Perú, que no lo ayudó en el Callao. Él se desgastó fuertemente ante la campaña de desprestigio del gobierno; y él, a su vez, eliminó la candidatura oficialista. Una victoria pírrica, que como dijo el rey Pirro: "Otra victoria como ésta y volveré solo a casa". Alan volvió solo a casa.

El nuevo Congreso será mucho mejor que los anteriores.

Ahora empieza una nueva elección, que polarizará más a los peruanos, con nuevas estrategias y mucha sutileza. Y hay que tomar en cuenta que el Congreso es de mayoría fujimorista, así que PPK tendrá que hilar fino y tender puentes, atacar a Keiko es contraproducente por si quiere gobernar. Con un Congreso en contra nada podrá hacer. Además, el modelo económico es parecido. Otros piensan que es mejor que Keiko gobierne y con el Congreso a su lado, concrete su plan de gobierno y solucione el problema de seguridad ciudadana en un año.

¿Y las nuevas alianzas? ¿Acción Popular apoyará a PPK después de lo que le hizo, viciará su voto o cerrará los ojos y votará por Keiko? ¿El Frente Amplio apoyará a PPK y su modelo económico? ¿En este caso pesará más su antifujimorismo? ¿A dónde irán los 6 puntitos de Alan y el PPC? ¿Y los 4 puntitos de Santos? ¿Los puntitos de Acuña?

Existen votos de indecisos, independientes y blancos y viciados, que podrían ser decisivos. ¿Qué hará Keiko o PPK para obtenerlos sin dañarse?


Son dos meses muy interesantes en la política peruana.

@sanchezserra