miércoles, 6 de abril de 2016

Sí, es pecado votar por candidatos proabortistas y progays

Publicado en el diario LA RAZÓN, el 6 de abril de 2016
http://larazon.pe/opinion/68174-si-es-pecado-votar-por-candidatos-proabortistas-y-progays.html/

En web de la FEDERACIÒN DE PERIODISTAS DEL PERÚ
http://www.fpp.org.pe/2016/04/07/si-es-pecado-votar-por-candidatos-proabortistas-y-progays/

En PERUINFORMA.COM
http://peruinforma.com/opinion-2/si-es-pecado-votar-por-candidatos-proabortistas-y-progays-por-ricardo-sanchez-serra/



Sí, es pecado votar por candidatos 

proabortistas y progays


Ricardo Sánchez Serra

El último domingo asistí a Misa y al final de ella el sacerdote señaló que es pecado mortal votar por candidatos que estén en contra de las enseñanzas y doctrina de la Iglesia en asuntos éticos fundamentales. Agregó que todos los fieles son libres de votar, pero deben tener en cuenta que no deben votar por candidatos proaborto, ni por quienes quieren destruir la familia apoyando el denominado “matrimonio” gay.

En la misma postura, el arzobispo de Arequipa, Javier del Río Alba dijo semanas atrás valientemente y con la verdad “no es moralmente lícito votar por un candidato que está promoviendo el aborto… y el matrimonio homosexual”. De igual forma, el arzobispo de Piura, José Eguren Anselmi instó a no votar por esos candidatos.

Los caviares y “librepensadores” se rasgaron las vestiduras y expresaron que la Iglesia no debe meterse en política. Es más, la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) se asustó y en lugar de defender la recta doctrina, en un comunicado no aportó un lenguaje claro y dijo “la Iglesia respeta y promueve la libertad de cada persona en el ejercicio” de su voto. Es ¡una vergüenza! La Iglesia debe estar siempre firme y debió condenar explícitamente a los candidatos abortistas y progays. Señores obispos de la Comisión Permanente de la CEP: no se puede contentar a Dios y al diablo al mismo tiempo. Cabe recordarles que de acuerdo a la Biblia “los tibios no entrarán al Reino de los Cielos”.



En una nota doctrinal –que la CEP olvidó- de la Congregación para la Doctrina de la Fe –del año 2002-, un organismo de El Vaticano de jerarquía superior a la CEP, evoca a Santo Tomás Moro mencionando que “el hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral”.

“La Iglesia tiene el derecho y el deber de pronunciar juicios morales sobre realidades temporales cuando lo exija la fe o la ley moral” (Gaudium et spes, n 76).

Los católicos, en la grave circunstancia que se proponga destruir el principio de la intangibilidad de la vida humana, como indica San Juan Pablo II, “a ninguno de ellos les está permitido apoyarlas con el propio voto”.

“La conciencia cristiana bien formada no permite a nadie favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contengan propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral”, añade el organismo vaticano.


Más claro ni el agua. Una forma de expresar respeto a la Iglesia católica y a sus principios es no votando en conciencia por candidatos abortistas o progays.

@sanchezserra