miércoles, 16 de julio de 2014

Paz, paz, paz…. en el Medio Oriente

Publicado en el diario LA RAZÓN, el 16 de julio de 2014


Paz, paz, paz….

Ricardo Sánchez Serra

 

Durante toda la historia de la humanidad la Tierra Santa no ha tenido paz. Invasión tras invasión y masacres han tenido en zozobra no solo a la población local, sino ha puesto en vilo la paz de la región y hasta la paz mundial.

Hoy, nuevamente, observamos un rompimiento del frágil alto al fuego, que empezó cuando dos jóvenes y un niño israelíes fueron secuestrados y asesinados por facciones extremistas islámicas que apuntan directamente al grupo palestino Hamás, considerado terrorista por la Unión Europea, Estados Unidos y otros países.
 
 

Hamás continuó encendiendo la pradera lanzando cientos de misiles desde la Franja de Gaza a Israel, en el interín, un niño palestino fue ultimado por extremistas judíos. Todos estos hechos causaron conmoción en el mundo

Van cientos de vidas y cientos de heridos que va ocasionando la ruptura del alto al fuego ocasionado por Hamás, que no reconoce al Estado de Israel. Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina, había llegado a un acuerdo con Hamás –que prácticamente tiene secuestrado a más de un millón y medio de palestinos en Gaza- para unificar a los palestinos.

Las negociaciones con Israel están paralizadas e incluso el Secretario de Estado de Estados Unidos, John F. Kerry, ha presentado diversas propuestas, sin suerte.

Hamás torpedea todo intento de paz. Por ejemplo, el lunes Egipto propuso un alto al fuego que Israel aceptó, mientras que Hamás no lo hizo y más bien siguió lanzando cohetes a las ciudades israelíes. Dichos cohetes, que son de alta tecnología e incluso son lanzados desde drones (vehículos aéreos no tripulados), son, en un 90%, interceptados por los misiles anti misiles israelíes.

Los misiles israelíes son lanzados a Gaza a los mismos puntos de donde se expiden los cohetes palestinos, para destruir dichas baterías. Macabramente Hamás los lanza desde escuelas, mezquitas, hospitales, nidos y casas habitadas por la población civil, de ahí el alto número de víctimas. Los ponen cobardemente como escudos y todavía se siente orgulloso, porque manifiestan que los civiles palestinos se ofrecen voluntariamente.

Sólo queremos destacar que Israel tiene derecho a la existencia y a vivir en paz, al igual que los palestinos. Deben parar el odio y los sacrificios humanos. Como manda las Naciones Unidas, en la región tienen derecho a existir un Estado judío y un Estado árabe, en paz, en paz.

1 comentario:

Manuel Ruiz Huidobro Cubas dijo...

Excelente artículo. Claro, riguroso y justo.