lunes, 27 de febrero de 2012

Magnate Bill Gates debe venir al Perú

Publicado en el semanario "el Poder", de Lima-Perú, Semana 27 de febrero al 4 de marzo de 2012. Año III N. 197


Gobierno debe invitarlo urgentemente porque está mal informado

Magnate Bill Gates debe venir al Perú


Por Ricardo Sánchez-Serra

El multimillonario Bill Gates le ha dicho a España que no otorgue al Perú ayuda económica internacional, porque somos un país con ingresos medios, que somos una nación tan rica como cualquier país europeo y que más bien se redirija la ayuda a los Estados pobres.

Gates dijo "cuando ayudas a países como Perú, un país de ingresos medios, con US$ 10.000 de renta per cápita mientras hay niños muriendo de malaria y gente que no consigue medicinas para el sida, el resultado es bastante diferente".

Aparte que la cifra que maneja Gates sobre el Perú no es correcta, y una vez más se demuestra que las cifras son frías, revela un total desconocimiento de la realidad peruana. El reconocido “boom” económico peruano, debido a una utilización responsable de los recursos y buen manejo económico, sin caer en los conocidos populismos, viene desde hace más de 14 años, desde Fujimori, Paniagua, Toledo, García y ahora Humala.

Pero la pobreza continúa y si bien ha sido aminorada, hay incluso personas en extrema pobreza (un informe del Banco Mundial del 2011 señala que “la pobreza sigue siendo un problema particularmente grave en la sierra rural, donde el 66% de la población es pobre y un tercio vive en la extrema pobreza”), que necesitan no sólo la ayuda del Estado, sino también la cooperación internacional. La cooperación española llega a cerca de 400 millones de soles y si bien no se cae el mundo si la quitan, es muy necesaria aún. Es importante hoy. Más de 100 ONGs españolas ejecutaron unos 800 proyectos de desarrollo en los últimos años.

A los pobres no hay que darles el pescado, sino enseñarles a pescar y esa cooperación financia proyectos de inclusión social, desarrollo, tecnológicos, conservación del medio ambiente, les enseñan a crear pymes, a exportar, etc. Un gran ejemplo fue la cooperación italiana, el canje de deuda por proyectos en los sectores más pobres del país, que en octubre pasado cumplió 10 años. Implementaron 276 proyectos con una inversión de aproximadamente 190 millones de dólares en las zonas más pobres del país, más la ayuda directa de Italia llegó a 250 millones de dólares, cuyos beneficiarios fueron más de 4 millones de peruanos de diversas regiones que han podido mejorar su capacidad económica y calidad de vida.

Igual la cooperación japonesa, que financia proyectos para el mejoramiento de la infraestructura para cubrir las necesidades humanas básicas, aumento de la productividad (agro, pesca), mejores condiciones educativas, atención médica básica. Son dignas de elogio, asimismo, la cooperación coreana (“Haciendo juntos un mundo mejor”), canadiense, suiza, belga, la norteamericana (USAID), alemana, etc. Y son todas bienvenidas.

El problema es que hay una corriente internacional para aminorar o excluir de la ayuda a países de renta media, pero como señalé anteriormente eso no refleja necesariamente que no exista miseria.

El magnate Gates debe ser invitado al Perú, para que conozca in situ la realidad peruana. Que vaya a zonas de la Región Lima adyacentes a Junín, en donde existen poblaciones que viven como en la Edad Media, que visite Huancavelica, entre otras franjas deprimidas del país. Somos penúltimos en el ranking de pobreza multidimensional de Sudamérica –nos gana Bolivia- elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD).

Tampoco hay que pelearse con Gates, es sólo un filántropo mal informado sobre el Perú.

*Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera. Analista internacional.
http://www.diariopoder.com/

http://www.facebook.com/ricardosanchezserra
Twitter: @sanchezserra