miércoles, 1 de febrero de 2012

Cambios en Cuba

Publicado en La Razón, de Lima-Perú, el 1 de febrero de 2012



Ricardo Sánchez-Serra


Cuba cambia y seguirá cambiando. Debe recibirse con esperanza la decisión del Partido Comunista Cubano de que los altos funcionarios del Estado no deben ocupar un cargo por más de diez años, dando paso así a nuevas generaciones, nuevas ideas, modernización. El hombre cambia el sistema y no al revés.

Me vienen a la mente las palabras del entonces Papa Juan Pablo II, hoy beato, que pronunciara durante su visita a La Habana en 1998: “mundo, ábrete para Cuba. Cuba ábrete para el mundo”. El régimen cubano ayudó a reabrir el seminario Arquidiocesano San Carlos y San Ambrosio, la Conferencia Episcopal es mediadora en la liberación de presos. Se masifica el Internet. Se permite la compra-venta de viviendas y autos. Se abre a las inversiones. La próxima visita del Papa Benedicto XVI a Cuba significará un nuevo impulso evangelizador para los habitantes de la isla.


Debe levantarse el boicot estadounidense a Cuba, que ha recaído exclusivamente en la población, provocando pérdidas a la economía por más de 975 mil millones de dólares. Ante esta agresión, el régimen vive agazapado, en guerra permanente, exigiendo unidad tras su partido. Estados Unidos, mediante el boicot, no contribuye a la democracia. Obama debería dejar de lado la presión de los lobbies de los exiliados cubanos. Decirles claramente no habrá más “Cochinos”, tenemos un camino común con las naciones latinoamericanas y el bloqueo significa más que una piedra en el zapato para la unidad.