sábado, 1 de octubre de 2011

La pérfida Albión y las Malvinas

Publicado en en diario La Razón, de Lima-Perú el 1 de Octubre de 2011

EL LATIGO DEL RUFUS

La pérfida Albión y las Malvinas

RICARDO SÁNCHEZ-SERRA (*)


La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, removió de los asientos a los asistentes de la Asamblea General de las Naciones Unidas, al advertir a Gran Bretaña que si no acepta negociar la soberanía de las Islas Malvinas, revisará los entendimientos provisorios entre los dos países.
Entre ellos están los vuelos regulares entre Punta Arenas (Chile) y Malvinas con escalas en Río Gallegos (Argentina). Para algunos puede no ser muy importante, pero propagandísticamente es necesario que en un foro de tal magnitud se retome un tema que está durmiendo desde 1833, año que Inglaterra invade las Malvinas, bota a la población local, expulsa a las autoridades argentinas y se apodera de ella como potencia colonial.
Desde hace 178 años Argentina reclama su soberanía sobre las islas. Su Constitución dicta que es un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino. Está considerado por las Naciones Unidas como un territorio no autónomo bajo la Resolución 1514, de descolonización, y del respeto a su integridad territorial. Aquí no se aplica la autodeterminación porque la población kelper es trasplantada.
La ONU establece que ambos países deben negociar, pero Gran Bretaña se niega a hacerlo. Existen numerosos pedidos de la Asamblea General en este sentido, cada año se repite. El Perú siempre se solidarizó con el reclamo argentino e incluso en 1982 envió armas en pleno conflicto.
Mientras algunos critican la decisión del entonces presidente argentino general Leopoldo Fortunato Galtieri de ocupar las Malvinas el 2 de abril de 1982, sin embargo este hecho permitió que el mundo tome conocimiento de dónde quedaban esas recónditas islas y la demanda argentina de soberanía.
Galtieri, un militar pro norteamericano, fue ingenuo en sostener que EEUU apoyaría a Argentina invocando el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en desmedro de su aliado de la OTAN, Gran Bretaña.
El caso se agrava porque Londres –abusando de su poderío militar– se ha propuesto explotar las riquezas de las islas, como la pesca y la explotación de hidrocarburos, continuando la piratería colonial y que realizaría la British Petroleum, la misma empresa que causó recientemente el desastre ecológico en el Golfo de México.
Fernández de Kirchner, meses atrás, había calificado de estupidez las declaraciones del primer ministro británico David Cameron, que reiteró que la soberanía de las islas Malvinas no es negociable.Mientras las islas quieran ser territorio soberano británico, deben seguir siendo territorio soberano británico. Punto. Final de la historia".
La cancillería argentina calificó como “un lamentable acto de arrogancia” las declaraciones de Cameron y la presidenta señaló que “vamos a seguir incansablemente reclamando no sólo la soberanía, sino que se sienten a dialogar como lo marcan las resoluciones de la ONU. Vamos a seguir diciendo que siguen siendo una burda potencia colonial en pleno siglo XXI”.
La ONU sigue pintada en la pared. Es una prueba más de la incapacidad en la resolución de los conflictos.

(*) Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera.
Email: sanchez-serra9416@hotmail.com
Blog: http://rsanchezserra.blogspot.com