sábado, 22 de octubre de 2011

La “primavera árabe” proseguirá y no habrá Cumbre ASPA

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 22 de octubre de 2011

EL LATIGO DEL RUFUS


RICARDO SÁNCHEZ-SERRA (*)

Luego de la muerte o asesinato del Muamar el Gadafi se esclarecerá hacia dónde virará el Consejo Nacional de Transición libio (CNT) en sus políticas interna u externa. La guerra civil ha sido dura y la ha convertido en un país en escombros que sólo está produciendo el 25% de la extracción de petróleo, que representa el 50% de los ingresos estatales y más del 90% de las exportaciones.
De los vencedores sólo se espera magnanimidad con los vencidos, si es que desean la reconciliación. Gadafi gobernó con mano de hierro con los militares y sus mercenarios, asimismo con algunas tribus como Magarha, Gaddadfa y Warfallah. Esta última le dio la espalda y está integrada por aproximadamente un millón de personas frente a más de seis millones que compone la población libia, que ha sido fundamental en esta “primavera árabe” por su amplio apoyo social. El ex dictador desplazó a otros clanes y a los monárquicos. Recuérdese que Gadafi se hizo del poder mediante un golpe de estado al rey Idris en 1969.
El país no sólo está destrozado económicamente. No sabe qué es democracia y lo peor de todo es que no hay partidos políticos, instituciones, sindicatos y otros gremios. Además, muy poco se sabe sobre quiénes integran el CNT –que ondea la ex bandera monárquica- su fragmentación e intereses y el papel que desempeñan las organizaciones islamistas, que en su mayoría fueron aplastadas por el régimen anterior.
Otro punto importante es cuánto intervendrá la OTAN en el nuevo gobierno. Cuánto cobrarán. La intromisión no sólo es por amor a la libertad. Irak se liberó de un dictador y genocida, pero aún no se reconstruye.
Túnez, en donde empezó la “primavera árabe” celebra elecciones. Egipto aún no se recompone, sólo derribaron a Hosni Mubárak y aún no hay cambios sustanciales. Siria sigue en un baño de sangre. Yemén hierve. Arabia Saudita tiene problemas con los chiítas y acusa a Irán de intervención.
Éste se enteró por los wikileaks que el rey Abdalá pidió que Estados Unidos bombardee Irán por su programa nuclear. En todos los países islámicos hay problemas. Argelia ya tuvo su “primavera árabe” en 1988: luego de violentos disturbios, el presidente Bendjedid realizó reformas e incluyó el multipartidismo.
El mundo árabe todavía tiembla y dudo que, por más intención que tengan los cancilleres árabes de realizar la tercera cumbre de América del Sur y los Países Árabes (ASPA) en el Perú en septiembre de 2012, ésta se lleve a cabo. Mucho riesgo hay de que sus presidentes o monarcas salgan de su país tranquilamente y sin que los derroquen.
(*) Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera
Email: sanchez-serra9416@hotmail.com / Blog: http://rsanchezserra.blogspot.com