domingo, 2 de septiembre de 2012

Estados Unidos sigue equivocándose con Cuba



Publicado en el diario La Primera de Lima-Perú, el 2 de setiembre de 2012

Cuba ha sido nuevamente incluida por Estados Unidos en la lista de patrocinadores del terrorismo, junto a Irán, Siria y Sudán.

Con esta medida el gobierno de Washington da la espalda, una vez más, no solo a Cuba sino también a las naciones del concierto latinoamericano, al tratar de justificar su ilegal e impopular boicot, condenado por la Asamblea General de las Naciones Unidas: en el año 2011, 186 naciones se opusieron al bloqueo, con dos votos en contra (Palau e Islas Marshall) y tres abstenciones.

El boicot, comercial, económico y financiero, que ya lleva 50 años –el más largo de la historia-, ha causado pérdidas directas e indirectas al pueblo cubano por más de 125 mil millones de dólares. No hay derecho. Una política de apertura es más eficiente, en términos geopolíticos, diplomáticos y de acercamiento entre dos países, que un bloqueo (¿para forzar qué?) que solo causa sufrimiento a todo un pueblo.

Estados Unidos cree tener la razón neciamente puesto que todo el mundo le da la espalda. El gobierno norteamericano está chantajeado por el lobby anticastrista de Washington y no tiene la intención de liberarse. Los mandatarios viven extorsionados. Obama prometió una apertura gradual y no ha podido avanzar, está preso del establishment. Y hoy más aún ante la cercanía de las elecciones presidenciales se endurece al acusar injustamente y sin pruebas a La Habana de “patrocinio del terrorismo”. Muchos países han criticado dicha decisión.

Un prominente militar de Estados Unidos, el Brigadier General John Adams, veterano de la Operación Tormenta del Desierto, Iraq y Afganistán, señaló que mantener a Cuba en esa lista del Departamento de Estado es un anacronismo que socava los propios esfuerzos de Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo. Cuba fue incluida en esa lista debido a su apoyo a movimientos de liberación en la década de los ´80.

De otro lado, ¿se puede afirmar que, en pleno siglo XXI, Cuba es una amenaza para laseguridad nacional de Estados Unidos?

El Brigadier General Adams recuerda que el Informe sobre Terrorismo del 2008 declaró que Cuba “no apoya activamente la lucha armada en América Latina y otras partes del mundo”. El mismo informe señala, además, que “Estados Unidos no tiene pruebas de actividades de lavado de dinero relacionadas con el terrorismo o del financiamiento de actividades en Cuba”.

El informe del 2009 consideró: “No hay evidencia de apoyo financiero directo por parte de Cuba a organizaciones terroristas durante el 2009. El informe del Departamento de Estado del 2010 declaró: “El gobierno cubano y los medios oficiales han condenado públicamente los actos de terrorismo de Al Qaeda y sus afiliados”.

¿A qué se refiere, entonces, Estados Unidos ante tanto informe contradictorio? Asimismo, el caso de los refugiados vascos del ETA fue agradecido por el gobierno de España.

Comparto con Washington muchos de sus ideales y me considero pro occidental, pero tanto el bloqueo a Cuba, como su inclusión en esa listita, además de haberse apoderado de Guantánamo, son realidades inexplicables, sin sustento, que van contra la convivencia civilizada, la cooperación entre las naciones y el Derecho Internacional. Estados Unidosdebe recapacitar. Su política hacia Cuba está equivocada –solo por saciar algunos apetitos internos- y es notablemente perjudicial para sus propios intereses. 

*Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera. Analista internacional
 
http://www.facebook.com/ricardosanchezserra
Twitter: @sanchezserra