miércoles, 26 de octubre de 2016

Cruzando el Canal de la Mancha

Publicado en La Razón, el 26 de octubre de 2016

http://larazon.pe/opinion/82657-cruzando-el-canal-de-la-mancha.html/


Cruzando el Canal de la Mancha


Ricardo Sánchez Serra

Es motivo de orgullo para los peruanos que tres médicos peruanos hayan cruzado el Canal de la Mancha cumpliendo su denominado ”Reto Concebir”.

Con este hecho quisieron demostrar a los peruanos que cuando uno se propone hacer algo en la vida “sí se puede” o, asimismo, a manera de ejemplo para los matrimonios que a diario luchan para poder tener hijos.

Los doctores Luis Noriega Hoces, y Luis y Javier Noriega Portella cruzaron en setiembre, por postas el canal, en casi once horas de nado, sus 33 km que lo ha convertido en uno de los mayores retos de la natación. Tuvieron que enfrentar fuertes olas y temperaturas de 10 y 13 grados centígrados, además de eludir las fuertes corrientes, que convirtieron el cruce en más de 50 kilómetros. Y lo hicieron.

Previamente, en junio solicitaron permiso para atravesarlo, pero las autoridades del canal no lo permitieron por el clima y oleaje.


Cualquier persona no puede atravesar el canal porque se le ocurre, tiene que tener algún antecedente de alguna prueba, como por ejemplo cruzar Gibraltar, el Río de la Plata u otro.

Los doctores intentaron primero cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar, pero no había cupo hasta dentro de dos años. Muchas personas compiten porque es un tramo corto.

Y como no podían esperar intentaron con las autoridades del Canal de la Mancha, a las que tuvieron que presentar ciertas condiciones, entre ellas haber cruzado a nado otra travesía. Los médicos peruanos, ya nadadores maratonistas, habían cruzado el Lago Titicaca, pergamino suficiente para que los acepten.

Para cruzar el canal tienen que cumplir con ciertas reglas, como por ejemplo, una vestimenta muy corta, no echarse grasa, ir con un veedor que certifica oficialmente la prueba. Y en este caso, cada médico peruano tenía que nadar por turnos una hora, si alguno se acalambraba o era rendido por el cansancio tenía que continuar, sino eran todos eliminados. En este aspecto hay que rescatar la figura del joven Javier Noriega, quien ya “contracturado” se esforzó por cumplir su hora de nado.

Fueron dos generaciones que nadaron el canal y el patriarca desea que si Dios le da vida y fuerzas, puedan nadar tres generaciones: padre, hijo y nieto en unos siete años, dando un logro más para el Perú. ¡Salud!


Grandes sucesos históricos han ocurrido en este canal como la derrota de la Armada Invencible española a manos de Lord Nelson, el desembarco de Normandía y muchos otros. ¡Cómo no atreverse a nadarlo!