miércoles, 14 de septiembre de 2016

¿Boicot a las discotecas?

Publicado en La Razón, de Lima-Perú, el 14 de setiembre de 2016

¿Boicot a las discotecas?


Ricardo Sánchez Serra

Hace algunos años ocurrió la calamidad en la discoteca Utopía, se incendió y murieron 29 jóvenes, además de decenas de heridos.



Recuerdo que el cardenal Juan Luis Cipriani acompañó espiritualmente a las familias de las víctimas y se preguntó por qué las fiestas tienen que empezar tan tarde.

De otro lado, ocurrieron hechos de discriminación y se sancionaron a varias discotecas. No está demás recordar de las peleas en el interior y exterior de las discotecas.

Ahora no es solo viernes y sábado, las discotecas están acostumbrado a los jóvenes a que los jueves, o mejor “juergues”, también sean días de fiesta.

Sabemos que las discotecas son un negocio muy rentable mientras están en vigencia, se erigen nuevas y las anteriores quedan en decadencia. Entonces hacen toda clase de promociones y si fuera por ellas funcionarían toda la semana.

Es natural que los jóvenes se diviertan y vayan a lugares seguros. Pero ¿por qué las fiestas tienen que empezar tan tarde? Están empezando en la madrugada y terminan casi al empezar el día.

Es hora de que los padres impongamos condiciones no solo a nuestros hijos, sino también a las discotecas; y en este trabajo tienen también una importante función las municipalidades.

Me dirán atávico, retrógrado y todos los calificativos que quieran, pero debemos imponernos como padres que las fiestas empiecen temprano y terminen temprano. ¿O se quiere seguir viviendo en la zozobra esperando despiertos la llegada de nuestros hijos? ¿O que nuestra preocupación aumente conforme pasan las horas y ver que nuestros hijos aún no llegan a casa?

No propongo un boicot a las discotecas, pero en casa se soluciona el problema: se debe determinar la hora de llegada, por nuestra tranquilidad y por la seguridad de nuestros hijos.

Tanto las familias como las municipalidades deben poner coto a los excesos de las discotecas o centros de diversión nocturnos. Las fiestas o conciertos deben terminar temprano, más aún por la inseguridad que reina en nuestras calles.

El último fin de semana un chico murió fuera de una discoteca, atropellado, cuando huía de unos pandilleros.

Unámonos y evitemos que nos impongan los horarios de fiestas que le dé la gana. La sociedad no cambia sola. Dicen que el niño nace bueno y la sociedad los corrompe. ¡No! Nosotros podemos cambiar la sociedad. Si las familias imponen las reglas, todo cambiará. Sino, las desgracias permanecerán.


¡Empecemos ya!

@sanchezserra