miércoles, 31 de agosto de 2016

Sentirse feliz ayudando a los demás

Publicado en el diario LA RAZÓN, de Lima-Perú, el 31 de agosto de 2016

Sentirse feliz ayudando a los demás


Ricardo Sánchez Serra

Visitar la casa de las Hermanas Misioneras de la Caridad (seguidoras de la Madre Beata Teresa de Calcuta, próxima a ser santa), en La Victoria, embarga de emoción por el trabajo sobrehumano de las hermanas de cuidar, curar y alimentar a indigentes y niños con necesidades especiales.

“Madre, tenemos un anciano abandonado y moribundo sin familia en el hospital, ¿pueden llevárselo”, “Madre hay un niño abandonado en la basura, ¿pueden recogerlo?” son varias de las llamadas telefónicas que reciben.



A los escépticos les decimos que es verdad. Hay tanta miseria humana y material en este mundo y no está lejana, está muy cerca de nuestras casas. Pero mucho se puede hacer: donando medicinas o alimentos o ser voluntarios. Faltan manos para dar de comer a los numerosos ancianos y niños que no lo pueden hacer por sí solos.

El gran novelista inglés Charles Dickens decía “nadie es inútil en este mundo mientras pueda aliviar un poco la carga a sus semejantes”. A muchos nos debe quedar algo de tiempo en la semana para acudir a ayudar. No basta para Dios juntarse rezar el rosario con los amigos y amigas, también hay que ayudar a los semejantes. La fe sin obras no basta.

Así como las hermanas de Teresa de Calcuta, hay innumerables misiones en donde poder brindar nuestra colaboración. Y tampoco basta con que “Dios proveerá”, claro que en el caso de las hermanitas u otras órdenes y congregaciones siempre hay milagros. Y nosotros los podemos hacer ayudando.

San Agustín decía: Dios es caridad, y quien permanece en la caridad, permanece en Dios. Ama, pues, al prójimo..., y en él verás a Dios...”.

Entre estas congregaciones y sacerdotes diocesanos de ayuda está el Hogar de las Bienaventuranzas del Padre Omar, en Villa María del Triunfo, o el Centro de Atención Residencial Niño Jesús de Praga, en Chorrillos, hogares que atienden a niñas y jóvenes en estado de abandono.

Resulta gratificante que el Canal S, medio de comunicación por Facebook del Sodalicio de Vida Cristiana, esté al servicio de la Iglesia y difunda estas benditas obras de Dios: goo.gl/MnDBx4

En dicho Facebook, podrá apreciarse, asimismo numerosos links que aumentarán nuestra religiosidad católica: noticias, personajes, santos, citas y reflexiones.

@sanchezserra