miércoles, 15 de julio de 2015

¡Gracias España!

Publicado en LA RAZÓN, de Lima-Perú, el 15 de julio de 2015

http://larazon.pe/opinion/32461-gracias-espana.html/

En PERUINFORMA. COM: http://peruinforma.com/opinion-2/gracias-espana-por-ricardo-sanchez-serra/

Y en web de la FEDERACIÓN DE PERIODISTAS DEL PERÚ: http://www.fpp.org.pe/gracias-espana/

¡Gracias España!





Ricardo Sánchez Serra

La visita del presidente Ollanta Humala a España no fue un viaje de placer, como mencionan algunos, que se enfocaron en vestimentas, anécdotas y no en lo útil que fue elevar el nivel de la relación bilateral y estratégica con la Madre Patria, que es nuestra más importante puerta hacia Europa, además de ser el primer inversor en Perú y el comercio bilateral muy favorable para nosotros.

Algunos peruanos son un poco mezquinos para con uno mismo y nos tiene que abrir los ojos un extranjero, el propio presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, al señalar: “El Perú tiene acuerdos comerciales con la Unión Europea, forma parte de la Alianza del Pacífico, es un país serio que se ha ganado el respeto de todos y por tanto esto es muy positivo y en la Unión Europea lo han apoyado todos”.
En lo complejo de las relaciones internacionales, aparte de los buenos lazos, es necesario un interlocutor, que dentro de la Unión Europea respalde nuestros intereses. Es así que, gracias al apoyo español, se logró la eliminación del visado Schengen para los peruanos y colombianos, y que entrará en vigencia a principios del 2016.

Otro importante ítem fue el compromiso con el Instituto Cervantes que difundirá la cultura peruana en el mundo; y el acuerdo para compartir misiones diplomáticas en el exterior que "facilitará a Perú tener presencia en países donde… todavía no se han establecido embajadas", como destaca la canciller Ana María Sánchez.

Significativas igualmente la intensa colaboración en materia de Defensa, la lucha contra el crimen transnacional organizado y la cooperación en temas de ciberseguridad, etc.

Es relevante destacar la decisión política de ambos gobiernos de reforzar la relación estratégica, mediante la diplomacia presidencial y los actores: los cancilleres por supuesto y en especial los embajadores, hoy Rafael Roncagliolo en Madrid y en Lima, Juan Carlos Sánchez Alonso, a quien vamos a extrañar muchísimo porque acaba de despedirse al culminar su notable misión diplomática.

En su imponente discurso, el carismático Sánchez Alonso, agradeció a los que contribuyeron “a hacer más España en Perú y también más Perú en España, a que la lejanía geográfica entre nuestros dos países solo exista en los mapas”.

Relievó la importancia de su país en el quehacer peruano, como principal inversor en el Perú, el primer emisor de turistas fuera del continente americano, la segunda fuente de remesas en el mundo de la emigración peruana, el segundo socio comercial en Europa y uno de los principales beneficiados de la cooperación internacional.

Mencionó que “la presencia inversora española está asentada en casi 400 empresas… (y llega a unos 20 mil millones de dólares) y es responsable del 10% del PIB peruano y del 3% de la fuerza laboral formalizada (más de 450.000 empleos directos e indirectos)”.

Son tan vastas las relaciones y transcendentales señaladas por el embajador,  que el discurso completo lo compartiré en mi blog: http://rsanchezserra.blogspot.com/ Es un documento de lectura imprescindible.

Estimado embajador Sánchez Alonso, gracias, será usted siempre recordado.

Twitter:  @sanchezserra

 

DISCURSO DE DESPEDIDA DEL EMBAJADOR DE ESPAÑA JUAN CARLOS SANCHEZ ALONSO




Les agradezco a todos su presencia en un día muy especial para mi esposa y para mí. Valoro su presencia como lo que son: españoles, peruanos, colegas de Representaciones diplomáticas, amigos de España, amigos nuestros.
Les pido disculpas por adelantado, porque mi intervención va a ser un poco larga. No es costumbre en los actos de esta representación, muy particularmente en las celebraciones de la Fiesta Nacional, dirigir un discurso a la concurrencia.
Hoy va a ser un poco diferente. Quiero que todos ustedes sepan qué es lo que se ha avanzado estos años en la relación entre Perú y España. Y quiero, con mis agradecimientos, que quede constancia del esfuerzo de quienes han contribuido a hacer más España en Perú y también más Perú en España, a que la lejanía geográfica entre nuestros dos países sólo exista en los mapas, no en el día a día de nuestro trabajo, de nuestro espíritu.
Las relaciones bilaterales entre España y Perú se encuentran en un momento extraordinario. En unos días, el 7 y 8 de julio, el Presidente Ollanta Humala realizará una visita de Estado a España. Será la tercera ocasión en que el Jefe de Estado peruano viaje a mi país durante su mandato. El Presidente Humala fue el primer mandatario en ser recibido por el actual Gobierno español y va a ser el protagonista de la última visita de Estado de nuestra legislatura. Esta es la prueba más palpable del impulso que hemos alcanzado.
 
España es un aliado estratégico, uno de los mayores “socios globales” de este país.  El principal inversor en Perú, el principal emisor de turistas fuera del continente americano (un flujo que no ha cesado de aumentar año a año a pesar de la crisis), la principal fuente europea de remesas de la emigración peruana (y segunda del mundo tras los EEUU), el segundo socio comercial en Europa y uno de los principales actores de la Cooperación internacional.
Han pasado casi cuatro años desde que llegué. Poco tiempo, es cierto, pero muy intensamente vivido. Las noticias que llegaban en 2011 desde España eran muy malas. Sin embargo, contrariamente a lo que señalaban muchos, la presencia económico-empresarial de España en Perú se ha diversificado y consolidado en el último lustro. Este sería el balance, a vuela pluma.
- la presencia inversora española está asentada en casi 400 empresas con registro en la SUNAT y es responsable del 10 % del PIB peruano y del 3% de la fuerza laboral formalizada (más de 450.000 empleos directos e indirectos). Son los datos de una investigación sobre el impacto de la inversión española en Perú, hecha por la prestigiosa Universidad del Pacífico, a instancias de la Cámara española.
-  la cifra global de la inversión española es muy superior a las estadísticas que maneja Proinversión, que ya nos otorgan el primer lugar de la inversión extranjera, con unos 5.000 millones dólares, pero que bien podría multiplicar por cuatro esa cifra, ya que Proinversión no registra la reinversión de las utilidades de las empresas, lo que ha ocurrido en la mayoría de los casos.
- Las empresas españolas han hecho en estos años hospitales, escuelas, redes de fibra óptica, líneas de transmisión eléctrica, suministro de agua, tratamiento de aguas residuales, estaciones depuradoras hasta en la selva, parques eólicos y fotovoltaicos (los primeros de Perú), transporte y distribución de gas, proyectos de irrigación, gestión de residuos y muchas más cosas.
- Las compañías españolas están presentes en casi todos los sectores y su aportación es transformadora y modernizadora. Las numerosas MYPES que se están instalando y están haciendo sociedad con empresas peruanas se caracterizan más por la especialización y por la innovación que por el capital. Para cambiar y desarrollar un país valen mucho más mil proyectos de un sol, que un solo proyecto de mil soles.
-En casi todos los proyectos emblemáticos adjudicados por esta Administración (entre ellos la línea 2 del metro de Lima, la modernización de la refinería de Talara, la ampliación del puerto de Pisco, el gaseoducto del sur, la carretera longitudinal de la sierra, la línea de transmisión eléctrica Iquitos-Moyobamba, el proyecto de irrigación Majes Siguas II) hay presencia de empresas españolas, ya sea en solitario o formando parte de consorcios. Hay otras muchas iniciativas importantes en cartera, privadas o cofinanciadas. Es un gran reto que, de seguro, estimulará al empresariado español, a todos nosotros, sabiendo que vamos a estar un largo tiempo bajo la mirada escrutadora y exigente de las autoridades y de la sociedad peruana. Estoy convencido de que nuestras empresas estarán a la altura de la confianza que se ha depositado en ellas.
-Las cifras del comercio bilateral se han duplicado durante los años de crisis, hasta superar los 2.500 millones de dólares, con un saldo netamente favorable a Perú, de más de 500 millones. Aunque en 2013 y sobre todo en 2014, se ha producido un parón en ese crecimiento progresivo, debido en mayor medida al enfriamiento de la economía peruana, lo importante es que tenemos un potencial de crecimiento todavía sustancial por el Tratado de Libre Comercio con la UE.
 
- El único escollo pendiente es la ausencia de un Convenio de Doble Imposición. Es hora de que lo resolvamos. Las cargas derivadas de la inexistencia de un Acuerdo son muy onerosas (retenciones del 30% de los servicios facturados en el exterior) y con un coste inasumible para muchas empresas, que hace que finalmente decidan establecer sedes regionales de sus negocios en países con los que hay suscritos Convenios (que, en el caso de España, son la casi totalidad de los América Latina), en detrimento de Perú.
- La Cooperación Técnica es la seña distintiva de España. Y lo es porque llega a casi todas las regiones de este gran país. Pese a la crisis económica, el compromiso de la Cooperación española con el desarrollo de Perú se ha mantenido firme.
 
- El Acuerdo de Cooperación 2013-2016 está centrado en el desarrollo de capacidades en el sistema institucional peruano en los distintos niveles de su administración pública, a los procesos de I+D+i en el sector de las MYPES, a la política de lucha contra el cambio climático, a la defensa de los Derechos Humanos o a la recuperación y puesta en valor del patrimonio cultural como factor de desarrollo.
-La Ayuda Oficial al Desarrollo española prevista para ese periodo rondará 120 millones de euros, lo que deja a España entre los primeros donantes de Perú. Destacan las actuaciones del Fondo de Cooperación de Agua y Saneamiento que está contribuyendo a dotar de servicios de agua potable y saneamiento básico a 200.000 personas en las zonas rurales más vulnerables de seis regiones de Perú. Así, España es el principal donante de AOD no reembolsable en este sector.
-Por otro lado, las empresas españolas radicadas en Perú desarrollan programas de responsabilidad social corporativa muy avanzados e innovadores. La Agencia Española de Cooperación ha impulsado una primera experiencia concreta de Alianza Público Privada para el Desarrollo en Perú, en la que participan, además de la propia AECID, tres empresas privadas y 4 ONGD españolas con sus socios peruanos en la provincia de Acobamba- Región Huancavelica, una de las zonas más pobres  del país.
- Vaya aquí mi reconocimiento y agradecimiento a la Oficina Técnica de Cooperación de la Embajada, liderada por Juan Diego Ruiz, a su personal y a los numerosos cooperantes españoles en Perú, religiosos y laicos, por su labor abnegada, desinteresada y todavía muy necesaria.
- Cuando presenté credenciales, el Presidente Humala expresó su deseo de que se incrementara la cooperación educativa. Creo que hemos cumplido muy bien por ambas partes. La importancia de nuestra ayuda en esta materia queda acreditada si decimos que más de 8.000 estudiantes peruanos han podido desplazarse a España en la última década. Se conceden entre 400 y 500 becas y ayudas por año sumando todos los programas de las instituciones públicas y privadas españolas.
- Conviene resaltar que un importante número de estudiantes peruanos (504) han comenzado a realizar estudios de postgrado en España en virtud del programa “Becas Presidente de la República. Esto nos convierte, muy de lejos, en el principal país receptor. En total, cerca de 3.000 peruanos cursan estudios universitarios y de posgrado en España.
-El Gobierno peruano también ha puesto en marcha programas de becas específicos para mejorar la capacitación de los maestros peruanos. A través de un acuerdo con la Universidad de La Rioja, un total de 359 maestros se desplazaron a Logroño el pasado año.
- Perú ha sido el primer país con el que España ha suscrito una Iniciativa bilateral de movilidad de talentos para la transferencia del conocimiento y el desarrollo, para crear un circuito que permita que el personal altamente cualificado de cualquiera de nuestros países pueda ser incorporado a los procesos formativos y productivos del otro país.
- También hemos dados significativos pasos en la especialización de nuestra cooperación cultural. Agradezco la disposición y ayuda del Ministerio de Cultura, de sus organismos dependientes como la Biblioteca Nacional o el Gran Teatro Nacional, de muchas otras entidades públicas y de no pocos gestores culturales del mundo privado que han confiado en nuestro trabajo y colaboración. Mi particular reconocimiento al Centro Cultural de España, a su animoso y esforzado personal, que han convertido a esa institución en punta de lanza en el mundo cultural limeño y peruano, como lo atestiguan los más de 20.000 visitantes y usuarios que recibe cada mes.
- No va a estar ajena de este resumen la cooperación en el ámbito de la Defensa, reforzada tras la reapertura de la Agregaduría militar de esta Embajada. Se han sentado las bases de una intensa colaboración institucional y entre industrias de la defensa de España y de Perú. La construcción del futuro Buque Oceanográfico de la Marina peruana y la participación española en el diseño y equipamiento del Buque de Escuela de la Armada peruana “Unión” son hitos de esta nueva y promisoria etapa que hemos abierto.
Estamos ya trabajando para ampliar nuestra colaboración en asuntos de seguridad e interior.
Después de este resumen, por cuya longitud vuelvo a rogarles disculpas, los agradecimientos obligados. Ya he deslizado algunos. Aquí va el resto:
- A mis compañeros y colaboradores de la Embajada, del Consulado y de otras secciones y dependencias. Tanto los que aquí siguen como los que ya se fueron son  parte fundamental de todo lo conseguido.
- Permítanme destacar a mis secretarias Lidia y Rosa Durán (que ya no están en la Embajada pero si en mi cariño) y al actual equipo secretarial Rosa Figueras y Doris Tello. Gracias por aguantarme y sobre todo por quererme, cuidarme y engreirme de vez en cuando.
- A mis conductores, en especial a Alfredo, que ha soportado más que nadie mi malhumor por el tráfico limeño y la forma de conducir de no pocos peruanos (quizás la única cosa que me enfada de Perú –nunca fui tan promotor de las caminatas y de los derechos del ignorado peatón, como lo soy aquí-). Con ellos, mis escoltas de la PNP, Senti, Luis, Ángel, González. Qué puedo decir, he pasado con ellos más tiempo que con los míos.
- Al personal de esta Residencia Mary, Magna, Juli, Alberto, Raúl, Antonio. Que sepan disculpar nuestros errores y se acuerden siempre del cariño que les tenemos. Ellos han sido nuestra familia en Perú.
 
- A los empresarios, como les dije el otro día en el Almuerzo Institucional de la Cámara española, gracias por disponibilidad y confianza, que me ha permitido trasladar sus inquietudes y defender sus aspiraciones que, me consta, no son otras que contribuir al engrandecimiento de este país.
- A mis compatriotas, los que ya estaban desde hace tiempo y los que han llegado hace poco, por contribuir con su esfuerzo a hacer de Perú un país mejor en todos los sentidos. Esa es la mejor tarjeta de presentación que España puede tener.
- A las autoridades de Perú, por haber apostado sin reservas y con decisión por hacer de nuestra relación bilateral una auténtica asociación estratégica, que ya está dando grandes frutos, pero que no tiene más límite que nuestra imaginación y va a rendir muchos servicios a nuestras sociedades. En esta labor siempre inacabada e inacabable, el papel de la Cancillería peruana ha sido, está siendo, crucial.
-A los medios de comunicación, por abrirme sus espacios siempre que lo solicité. Su labor es muy necesaria. Sólo me atrevería a pedirles lo mismo que les pido a los de mi país, aunque se que es muy difícil. Que relaten también las realidades positivas que, por cierto, son la mayoría, como lo ha tratado de reflejar este apurado balance. Hay que negarse a creer que todo sea un lodazal porque si no los unos y los otros nos dedicaremos a comparar qué lodazal, qué basurero es mayor, si el tuyo o el mío, en lugar de comparar calidades de políticas públicas o de niveles de desarrollo. En suma, una labor odiosa e improductiva, de la que sólo suelen sacar provecho los que viven en el lodazal, normalmente animales poco recomendables.
A mis amigos peruanos,  gracias por su amistad, por su afecto, por abrirme todas sus puertas, las de sus casas, las de sus corazones. Por esto, es muy fácil ser Embajador de España en Perú. También te das cuenta pronto que resulta difícil estar a la altura de las expectativas que este cargo despierta.
A mis autoridades, por el honor, el privilegio de haberme permitido ser Embajador de España en este Perú, al que ya quería profundamente antes de llegar. El Perú milenario de Caral, de los Huari, de los Paracas, de los Mochicas, de los Chimues, de los Incas, del Virreinato más grande de España en América, de esa República casi bicentenaria, que va camino de dejar de ser “Embrujada” y, salvando retos, convertirse en esa República perfecta que mi buen amigo Alfredo Barnechea, que estará por ahí, tiene en su privilegiada cabeza.
Por último, lo más importante, a Gloria, mi esposa. La mejor compañía, el mejor soporte, la tranquilidad y la sensatez, la alegría cuando vienen las duras. Discreto segundo plano, pero siempre ahí. Sin ella, sin los chicos, que están en España, no habría podido disfrutar de esta hermosa profesión, hasta haber llegado aquí a disfrutar de este maravilloso país.
El nuevo Embajador de España en Perú será Ernesto Zulueta, un buen amigo y un excelente profesional. Espero que aquí tenga las mismas satisfacciones personales y de trabajo que yo he tenido.
Perú y España, España y Perú son una comunidad de vida. 30.000 ciudadanos españoles en Perú (la mitad de ellos con doble nacionalidad). Más de 150.000 ciudadanos peruanos en España; difícil saber la cifra exacta sin un cruce de datos, ya que muchos de ellos, al tener la nacionalidad española, no computan en los registros de extranjería. Entre 2000 y 2014, España otorgó su nacionalidad a casi 100.000 peruanos.
Mi deseo, siempre lo he dicho, es que podamos facilitar la vida a nuestros ciudadanos y que la decisión de vivir en cualquiera de nuestros dos países dependa de su voluntad, de su deseo, de su proyecto de vida; y no de crisis o conflictos. Por ello, me siento muy feliz de que mi Gobierno propusiera la retirada de la exigencia del visado Schengen, que espero pueda darse a fines de este año, una vez están cerrados los Acuerdos de exención y ya habilitados por Perú los nuevos documentos biométricos.
Como ha pasado hoy entre Perú y Chile (allí estaré a su disposición como Cónsul General de España), nuestras únicas diferencias tienen que resolverse en un partido de fútbol, con alegrías a veces para unos, con tristeza ocasional para los otros, con pasión siempre, pero nada más. Siempre debe prevalecer lo que nos une. Créanme, los españoles nos hemos peleado a lo largo de la historia con todos nuestros vecinos europeos y con algunos más. Hoy nuestras luchas están en otras cosas y nuestros combates son los deportivos.
Hace unos días, en el último partido de fútbol que jugué, mis compañeros de la Embajada me regalaron una camiseta de Perú: la blanca franjirroja. Puedo decir ahora, como decía el Zambo Arturo Cavero, que “sobre mi pecho llevo tus colores y están mis amores contigo Perú”.

Discurso pronunciado el 29.6.2015