sábado, 9 de julio de 2011

Como el avestruz, Vargas LLosa esconde su cabeza en China

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 9 de julio de 2011

EL LATIGO DEL RUFUS

Como el avestruz, Vargas LLosa esconde su cabeza en China


RICARDO SÁNCHEZ-SERRA (*)


El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa estuvo nueve días en China dizque promocionando el idioma español y al mismo tiempo claudicando de sus principios libertarios. Nada dijo de los intelectuales presos, del peor carcelero de los periodistas que es el régimen comunista chino, de la falta de libertad de expresión y de los derechos humanos. Y lo que decepciona más, nada dijo de su par, del encarcelado premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo.

Xiaobo fue condenado a once años de prisión por pedir democracia en su país. Es considerado un criminal y cuando le otorgaron el Nobel en el 2010 “por su lucha no violenta y duradera por defender los derechos humanos”, el gobierno chino dijo que era una “obscenidad”.

En su encuentro con escritores chinos, Vargas, y lo menciona sorprendentemente en su último artículo “El aire fresco y las moscas”: “fui prudente y me abstuve de acosarlos con preguntas impertinentes”.Y en una entrevista al diario español ABC agregó “no he venido a traer problemas a los escritores chinos”. Esto es rendirse, esto es falta de coraje.

Terminado dicho encuentro, un periodista de Radio Nederland le pregunta sobre Liu Xiaobo y él, fuera de micrófonos y en el oído le dice: “yo ya protesté por su situación. He firmado hasta dos manifiestos a favor de su liberación y desde luego que me gustaría que este fantástico desarrollo económico de China tuviera su correlato político”.
¿Por qué no lo expresó ante el auditorio y ante el mundo? ¿Prefirió recibir, más bien, las condecoraciones académicas de las instituciones sometidas al Partido Comunista Chino?

Tampoco dijo una sola palabra del disidente Hu Jiá –liberado recientemente– Premio Sajarov 2008 y candidato al premio Nobel de la Paz, quien había sido condenado en el año 2008 por escribir un artículo “Los Juegos Olímpicos y la China real”, en el que reclamaba mayor presión del mundo a China para que respete los derechos humanos.

Qué diferente la actitud de la canciller alemana Ángela Merker, quien enrostró, al primer ministro chino Wen Jiabao, “transparencia” en los procesos judiciales a los disidentes, entre ellos al artista Ai Weiwei.

Vargas nada dijo sobre la opresión en Tibet y Xinjiang, las continuas violaciones a la libertad de expresión y las formas extrajudiciales de arresto y tortura.

Lo que contenta a Vargas, como lo dijo en su artículo –ya fuera de China– “a diferencia de lo que ocurría en el pasado, se fusila poco”. Y por supuesto “a mi editor y a mis traductores les pregunté si mis libros habían sido censurados. Enfáticamente, me aseguraron que no”. Más claro ni el agua, a Vargas sólo le interesaba vender sus libros, a los demás que le caiga el diluvio.

(*) Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera.

Email: sanchez-serra9416@hotmail.com

REPRODUCIDO EN LA PATRIA DE BOLIVIA : http://lapatriaenlinea.com/?nota=74814
También en: http://www.peruinforma.com/index.php?menu=news&pag=10&id=59941 ,
http://www.aporrea.org/internacionales/a126460.html ,
http://www.revistakuska.com/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=816&catid=10