jueves, 26 de agosto de 2010

Los saharauis, la nación olvidada

Publicado en la Revista Justo Medio, de Lima-Perú, agosto de 2010

Los saharauis, la nación olvidada


Ricardo Sánchez-Serra*

Hay un pueblo que vive en el desierto, condenado a vivir en campos de refugiados, con asistencia humanitaria de las Naciones Unidas, Argelia, Italia, etc. Ya tienen 35 años viviendo así, porque un país los invadió. Los pobladores que se quedaron en su territorio sufren de represiones, violaciones a los derechos humanos. Tienen truncado su derecho a la autodeterminación por abuso de los invasores, desidia de la ONU e indiferencia de muchos países.

Esa nación es la saharaui, la única de habla hispana en Africa. Su territorio, el Sáhara Occidental, fue ocupado por Marruecos con beneplácito de España, la potencia colonizadora y Francia, desde el Consejo de Seguridad, se encarga de frustrar cualquier vestigio de independencia o de elemental defensa de los derechos humanos.

El movimiento de liberación Frente Polisario, combatió a Marruecos desde 1975 y proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), teniendo dominio sobre parte del territorio. Es reconocido por la ONU como único representante del pueblo saharaui y depuso las armas en 1991, con la promesa que se iniciaría un referéndum para lograr la autodeterminación de los saharauis. Han pasado casi 20 años y todavía se ve lejana la ansiada consulta. El Polisario señala que en la cédula de sufragio, se incluya la independencia, la autonomía o la anexión a Marruecos, mientras que este último pretende que sólo se incluya los dos últimos ítems, excluyendo totalmente la independencia, a pesar que en un inicio la aceptó, pero como vio que perdía la votación -a pesar que hizo colonizar el territorio con marroquíes- desecha esa posibilidad.

La Corte Internacional de Justicia de La Haya, en un histórico fallo sentenció que “la conclusión del Tribunal es que los materiales e información presentadas a él no establecen ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sáhara Occidental y el reino de Marruecos o la entidad mauritana. Por tanto, el Tribunal concluye que no ha encontrado vínculos jurídicos de tal naturaleza que puedan afectar a la aplicación de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General a la descolonización del Sáhara Occidental y, en particular, al principio de la autodeterminación a través de la libre y genuina expresión de la voluntad de los pueblos del territorio”. A pesar de ello, sigue ocupando el territorio con el agravante que está expoliando todos sus recursos naturales como los fosfatos y petróleo y los marinos. La RASD es reconocida por 80 naciones del mundo, mientras que ningún país reconoce la anexión marroquí del Sahara Occidental.

El Perú la reconoció durante el segundo gobierno del presidente Fernando Belaunde. Incluso, el embajador saharaui presentó credenciales al mandatario Alan García en 1987, pero en 1996, durante la gestión del canciller Francisco
Tudela se tomó la inusual medida de “congelar” las relaciones, seguramente debido a presiones del lobby marroquí. El presidente Alan García ha prometido restablecer las relaciones con la RASD y se espera que cumpla con su ofrecimiento.

Ante la inercia del mundo, los saharauis están perdiendo la paciencia y si no hay pronto una solución a su independencia, volverían a la guerra. ¿Qué espera la ONU?

*Periodista. Miembro de la Asociación de Prensa Extranjera
Email: sanchez-serra9416@hotmail.com
http://www.justomedio.com/