viernes, 17 de julio de 2009

Adopte un fraile. Publicado en el diario El Peruano, de Lima-Perú, el 17 de julio de 2009

Publicado en el diario El Peruano, de Lima-Perú, el 17 de julio de 2009


PAPA CONVOCA “AÑO SACERDOTAL


Ricardo Sánchez-Serra
Periodista (*)

El papa Benedicto XVI convocó oficialmente un “Año Sacerdotal” con ocasión del 150° aniversario del fallecimiento de Juan María Vianney, el Cura de Ars, Santo Patrón de todos los párrocos del mundo, “para favorecer esta tendencia de los sacerdotes a la perfección espiritual de la que depende sobre todo la eficacia de su ministerio”.
Es muy amplio definir qué es un sacerdote, pero en resumen, es un hombre elegido por Dios y que recibe una consagración para guiar a su rebaño hacia la salvación y al que Dios le otorga facultades relacionadas con los sacramentos. Además, es el amigo, el consejero, el guía espiritual.
En todas las épocas su trabajo ha sido incomprendido y además sujeto a embates y tentaciones. Hay que tener en cuenta que si bien es consagrado por Dios, es un humano como todos. Y en el combate contra las bestias del averno, el sacerdote no puede luchar solo, necesita las oraciones de su feligresía que le den fortaleza espiritual y les permita salir airosos. Y en estos tiempos es más importante aún, porque existe una especial predilección del demonio a agredirlo.
Por ello, es necesario que “adoptemos” a un sacerdote, que recemos todos los días por él –sin que sepa– en este año dedicado a él, y le demos así energía y el don de la perseverancia.
En Colombia, el movimiento Lazos de Amor Mariano ya lanzó con éxito la campaña de oración “Adopta un sacerdote” en la que solicita “pedir por su vida y fidelidad al ministerio apostólico asumido, mediante el ofrecimiento de oraciones, jaculatorias, sacrificios, horas de trabajo, misterios y rosarios completos, confesiones, comuniones, misas, vía crucis y horas de adoración eucarísticas”.
En Italia, la Oficina de Pastoral del Migrante (OPM) de la Arquidiócesis de Turín acaba de finalizar la campaña “Yo tengo un amigo sacerdote caldeo iraquí”, para ayudar a los presbíteros de Irak en sus necesidades, “tanto materiales como espirituales, ante las dificultades que se viven en el país donde los católicos son la minoría”.
De otro lado, también se puede colaborar en la formación de los sacerdotes dando un donativo a las órdenes y congregaciones religiosas, como a los combonianos, franciscanos capuchinos, entre otras.
(*) Miembro de la Prensa Extranjera