sábado, 5 de julio de 2008

Nuevo reordenamiento pesquero

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 4 de julio de 2008


Nuevo reordenamiento pesquero


Pescadores son los grandes beneficiados
RICARDO SÁNCHEZ-SERRA


El Gobierno ha dado un paso valiente al promulgar la norma que regula los límites máximos de captura por embarcación y que significa la gran reforma del Estado en el sector pesquero.
En más de 30 años ningún Gobierno había encarado un problema que perjudicaba el medio ambiente y que estaba poniendo en peligro la supervivencia de la anchoveta, nuestro principal recurso pesquero.

Y había que tener valentía. En el sector pesquero hay demasiados intereses como problemas y cada área tiene "su" verdad" frente a la verdad, única y verdadera. Ante este panorama el ministro de la Producción, Rafael Rey, tampoco podía contentar a todos: se tiene que legislar a favor de la mayoría y de los pescadores, que históricamente han sido los más desprotegidos por los gobiernos y las empresas.

Y la respuesta de los pescadores fue contundente y se manifestó al visitar el local del sindicato de Chimbote, en donde fue recibido en un ambiente festivo y sumamente cordial. Ningún otro ministro de pesquería se había atrevido a visitar el local sindical. Igual calor sintió al visitar el local de la Federación de Pescadores del Perú y el de los jubilados.

Además, cuando asistió a la Comisión de Producción del Congreso, ahí estuvieron también otros dirigentes de los pescadores que lo apoyaron como el Sindicato Único de Nuevas Embarcaciones del Perú y la Federación Regional de Pescadores del Norte.

Así como los viejos lobos de mar tienen un poderoso olfato para conocer en dónde está el cardumen de peces, así también saben que el nuevo ordenamiento pesquero los beneficia, porque, en resumen, habrá mejor trato al pescador y más días de trabajo para pescar. No habrá más la loca carrera olímpica que ponía en peligro sus vidas, es decir, ya no se pescará 47 días al año, sino más de 200. No habrá despidos por dos años.

De otro lado, los pescadores que deseen voluntariamente renunciar podrán acogerse a un fondo de compensación de cerca de 300 millones de soles, recibiendo 2.25 sueldos por año de trabajo, hasta 18 sueldos, muy por encima de lo que se paga por despido arbitrario (1.5 sueldos por año hasta 12 sueldos). Recibirán, asimismo, programas de capacitación de tres años pagados por los armadores para prepararse para otros trabajos.

También habrá un plan especial de jubilación adelantada voluntaria para los pescadores entre los 50 y 55 años de edad, que además de la indemnización mencionada recibirán una pensión equivalente a la mitad de su último ingreso mensual con un mínimo de 500 soles. Si la mayoría de pescadores jubilados reciben hoy una pensión inferior a los 400 soles y otros ni cobran por las continuas administraciones desastrosas de la Caja del Pescador, se puede advertir lo atractivo que tiene la norma del Ministerio de la Producción.

*Periodista. Directivo de la Asociación de Prensa Extranjera