jueves, 23 de agosto de 2012

Monseñor BAMBARÉN está enfermo de odio

http://www.generaccion.com/noticia/164521/monsenor-bambaren-esta-enfermo-odio

Publicado en Expreso, de Lima-Perú, el 27 de agosto de 2012


Por Ricardo Sánchez-Serra*

Con su carta abierta contra la decisión del Vaticano sobre la ex Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), el obispo rojo Luis Bambarén Gastelumendi S.J., ha sacado a relucir lo peor de sus entrañas. Y la única explicación razonable a su proceder es el odio enfermizo, nada cristiano, y gratuito, que tiene al Cardenal Juan Luis Cipriani, un odio que pareciera que viene de su organización alma mater por su antagonismo con la Prelatura del Opus Dei.

Bambarén en su carta al presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Salvador Piñeiro, entre numerosas incoherencias, seguramente debido a su avanzada edad, destaca “obediencia y fidelidad plena al Vicario de Cristo y a nuestra Iglesia, SI ¡Yo por esto daría la vida! Pero fidelidad al Gran Canciller y sometimiento de toda nuestra Conferencia a su conducción en el caso de la PUCP, NO”.

El obispo rojo se equivoca al mencionar que el problema con la ex PUCP era solo del Arzobispado de Lima. ¡Craso error! Todos saben, incluyendo él, salvo que ahora se haga el hipócrita, que la adecuación de los estatutos por parte de la ex PUCP era un asunto con El Vaticano (la cuestión de la herencia de Riva Agüero, sí corresponde al Arzobispado de Lima).

¿Qué la Iglesia católica está siendo afectada? Sí, pero hace tiempo por la camarilla que gobierna la ex PUCP y no por la Iglesia o miembros de la Iglesia.

De otro lado, ataca a los evangélicos y se olvida del ecumenismo que preconiza El Vaticano. Además critica el proceder de la Iglesia ante la pérdida de fieles, como si él no fuera parte de la Iglesia.

Es conocido que Bambarén perdió el cardenalato ante monseñor Cipriani. Fue el Papa y beato Juan Pablo II quien lo creó cardenal, porque vio en monseñor Cipriani su humildad, correcta doctrina y servicio a la Iglesia. ¿Qué creía Bambarén, que ser cardenal era una elección popular o porque salía más en los periódicos? Así Su Santidad no crea un Cardenal.

De aquí es notorio el encono del obispo de marras contra “su hermano” el monseñor Cipriani.

La Bruyére señala que “la envidia y el odio van siempre unidos. Se fortalecen recíprocamente por el hecho de perseguir el mismo objeto”.

La actuación de monseñor Bambarén aunque era previsible es penosa. Necesita que El Vaticano lo mande llamar para que realice un largo retiro espiritual, porque requiere un real acercamiento a Dios.

-Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera. Analista internacional