martes, 27 de abril de 2010

Situación del Sahara Occidental: Ban Ki-moon, el moderno Poncio Pilatos

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 27 de abril de 2010

El Látigo del Rufus
Ban Ki-moon, el moderno Poncio Pilatos



Por Ricardo Sánchez-Serra*
Acabo de leer el último informe anual del Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon –enviado al Consejo de Seguridad- relativo a la situación del Sáhara Occidental y no puedo calificarlo más que decepcionante, frívolo e irrelevante. Deja mucho que desear que el más alto funcionario de Naciones Unidas sea muy apático en la defensa de la libre determinación de los pueblos y en el respeto a los derechos humanos, en este caso del pueblo saharaui. Obvió irresponsablemente, asimismo, referirse a la expoliación por parte de Marruecos de los recursos naturales saharauis.

Sobre los derechos humanos, cuya situación es verdaderamente grave en el Sáhara Occidental, invadido por Marruecos, sólo dice que “está preocupado” y que lamenta “la ausencia de cualquier mecanismo” de la Minurso (Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental) o de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en ese territorio, para la protección de esos derechos.
Ban Ki-moon, en lugar de “lamentar” o “estar preocupado”, debió condenar a Marruecos, que está ocupando ilegalmente 35 años el territorio, por las violaciones a los derechos humanos de los saharauis; y, proponer ante el Consejo de Seguridad la ampliación del mandato de la Minurso en la protección y vigilia de los derechos humanos, además, recomendar que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos tenga una sede en el territorio ocupado.

Está fresco aún el maltrato por parte de Marruecos a la activista Aminatou Haidar, que fue un revuelo mundial y actualmente existen 39 (de los 57) presos políticos saharauis en huelga de hambre en cárceles marroquíes en protesta por su detención sin un juicio justo. Además, continúa la persecución a los activistas saharauis, que no pueden ejercer su derecho de libertad de expresión y otros derechos civiles.

Marruecos, país que está al margen del Derecho Internacional, condenado por la Asamblea General de la ONU por haber invadido el territorio saharaui, sobre el cual la Corte Internacional de Justicia de La Haya en un histórico fallo señala “la conclusión del Tribunal es que los materiales e información presentadas a él no establecen ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sáhara Occidental y el reino de Marruecos o la entidad mauritana. Por tanto, el Tribunal concluye que no ha encontrado vínculos jurídicos de tal naturaleza que puedan afectar a la aplicación de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General a la descolonización del Sáhara Occidental y, en particular, al principio de la autodeterminación a través de la libre y genuina expresión de la voluntad de los pueblos del territorio”.

España, potencia administradora colonial del Sáhara Occidental entrega, de manera irresponsable, el territorio a Marruecos y Mauritania, y desde 1975 se frustra la libre determinación del pueblo saharaui, derecho que es reconocido por la ONU en distintas resoluciones y que son ignoradas y burladas por los marroquíes. La ONU continúa reconociendo a España como potencia administradora del Sáhara, que como el avestruz esconde su cabeza y continúa eludiendo su responsabilidad.

El pobre informe se debe, sin duda, a las amenazas de Marruecos de retirarse de las negociaciones con el Frente Polisario, único representante del pueblo saharaui, que reclama con justicia su derecho a la autodeterminación e independencia mediante un referéndum. Lo penoso, además, es que los países miembros de la ONU no presionen para otorgar una solución al pueblo saharaui, condenado en gran parte a seguir viviendo en deplorables campos de refugiados.

Marruecos, cuyo régimen es un reinado feudal, sólo pretende otorgar una autonomía para el territorio ocupado, que es rechazado por el Frente Polisario, quien propugna un referéndum que incluye la independencia. El Secretario General de la ONU se limita a señalar que no hay avances en la negociación, cuando lo que tiene que hacer es imponer el referéndum.

Marruecos ha calificado de “creíble y objetivo” el informe (¡claro porque no lo condena!) de Ban Ki-moon, quien se lava las manos como Pilatos, mientras que el Frente Polisario lo considera decepcionante y frustrante, que “no refleja de manera honesta y objetiva los acontecimientos de los últimos doce meses… presentando al Consejo de Seguridad una imagen desequilibrada y distorsionada de la situación en el Sáhara Occidental, así como los factores que dificultan actualmente el proceso político… estamos llegando a la conclusión de que la ONU no tiene ni la capacidad ni la fuerza para hacer frente a las obstrucciones de Marruecos”.

Por culpa de la inoperancia de la ONU, la irresponsabilidad de España de asumir su papel, la prepotencia marroquí y la inmoralidad de Francia –que bloquea como miembro del Consejo de Seguridad la autodeterminación que conduzca a la independencia-, llevarán a que, en poco tiempo, los frustrados saharauis vuelvan a la guerra.


--------------------------------------------------------------------------------

*Periodista. Miembro de la Asociación de Prensa Extranjera.

Email: sanchez-serra9416@hotmail.com / Blog: http://rsanchezserra.blogspot.com