martes, 7 de febrero de 2017

Turquía: gigantesca prisión para opositores

Publicado en Posición,pe

http://www.posicion.pe/2017/02/turquia-gigantesca-prision-para-opositores/

Turquía: gigantesca prisión para opositores


Ricardo Sánchez Serra

Un grupo de periodistas nos reunimos en Lima con intelectuales y empresarios turcos, vinculados algunos de ellos al Movimiento Hizmet o Gülen, liderado por el clérigo y célebre erudito Fethullah Gülen, exiliado en Pensilvania. Dicha colectividad está injustamente proscrita por el dictador Recep Tayyip Erdoğan. Sus miembros fueron torturados y encarcelados.

Mostraban su preocupación por la crítica situación en que vive su país y la ausencia de noticias en el Perú.

Contaron que en su momento apoyaron a Erdoğan, que estuvo como primer ministro entre 2003 y 2014 y hoy es el presidente y que coincidieron con sus objetivos que eran democracia, justicia y libertad de expresión.



De un momento a otro el mandatario comenzó a comportarse como un dictador y diseñó un autogolpe, hostigando a los opositores a sus “sueños”, que veía como obstáculos.

Y como sátrapa, lo primero que hizo fue perseguir a los periodistas y, a la par que compró periódicos y canales de televisión, cerró a 149 medios de difusión, encarceló a 162 reporteros y otros 1000 tuvieron que exiliarse. Hoy por hoy Turquía es la más grande cárcel de periodistas.

Todos los opositores están silenciados y solo funciona la prensa afín al gobierno. Los contrarios son detenidos como traidores, más de 1000 personas fueron encarceladas, sin pruebas. Personas que no apoyan al gobierno son arrestadas. Militares de alta graduación fueron purgados.

El tirano de Ankara coopera con los movimientos terroristas Isis, Al Qaeda al-Nusra y Boko Haram, enviándole armas. Anuló leyes democráticas e hizo leyes para aplicar sus “sueños”, sin importarle la Constitución.

El autogolpe le sirvió para perseguir a sus rivales y echar a gente inocente de sus puestos de trabajo. Arrestó a 27,239 personas, 123.000 perdieron el trabajo, 150 generales destituidos, más de 3.400 jueces y fiscales fueron encarcelados. Cerraron 2.000 colegios y 7.000 profesores fueron despedidos.

Su líder, Fetullah Gülen, exigió una comisión internacional para investigar el golpe. Erdoğan no la aceptó. Es más, se formó para tal fin una comisión en Turquía y cuando ella pidió interrogar a Gülen en Estados Unidos, la clausuraron.


Como Erdoğan persigue a sus opositores en donde estén –hubo atentados y secuestros en Malasia, Indonesia- la comunidad turca en el Perú teme por su vida. Las autoridades peruanas están avisadas.