viernes, 27 de febrero de 2015

DIARIO UNO: El espionaje marroquí aún no ha sido castigado



 PUBLICADO EN EL DIARIO UNO, DE LIMA-PERÚ, EL 27 DE FEBRERO DE 2014
http://diariouno.pe/2015/02/27/y-que-hicieron-con-el-espionaje-marroqui/  Pág. 19

¿Y qué hicieron con el espionaje marroquí?


Ricardo Sánchez Serra


La traición causa una indignación indescriptible y es una vergüenza que miembros de nuestras Fuerzas Armadas estén vinculados al espionaje en favor de Chile. Es incomprensible que alguien pueda traicionar a la patria, a su familia, a los amigos. 

Lo que me extraña es que peguemos un grito al cielo porque se envía  información estratégica de nuestros planes militares a Chile, y no se comprenda que el espionaje es también comercial o industrial. Y si lo hacen civiles, también es traición a la patria. Y no solo miremos a Chile, sino a cualquier país que intente menoscabarnos.

Por ello, es necesario que se conozca qué hicieron las autoridades gubernamentales con el espionaje de la embajada de Marruecos en el Perú. Es de conocimiento público que sus diplomáticos y la embajadora Oumama Aouad –quien debe ser expulsada- enviaron a su Cancillería documentos que remitió el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Rafael Roncagliolo, al Congreso peruano y el debate en la Comisión de RREE, violando las normas diplomáticas y la Convención de Viena. Los documentos del Perú ¿cómo los obtuvieron los marroquíes? ¿Qué traidores se los proporcionaron?


Algunos preguntan ¿sobre qué nos puede espiar Marruecos, un país tan lejano?
En primer lugar, está interesado por conocer a priori la conducción de la política exterior peruana sobre el tema del Sáhara Occidental, un territorio invadido por Marruecos y en el que comete las más fragantes violaciones de los derechos humanos, incluida la tortura, contra la población civil saharaui. Y para evitar que el presidente Humala cumpla con su promesa, trabajan con un lobby cercano a él para que no se reconozca a la República Saharaui.

En segundo lugar, de acuerdo al propio informe de la embajada marroquí, están preocupados de que el Perú aumente la producción de fosfatos y por el que Marruecos -gracias al expolio que hace de los recursos naturales saharauis- es uno de los principales productores; y,

En tercer lugar, están perturbados por la inversión argelina –Marruecos es  enemigo solapado de Argelia- en el Perú, que es de mil millones de dólares, mientras que el reino feudal no tiene un solo dólar invertido en Perú y solo se dedica a invitar a autoridades y personalidades a su país para incrementar su lobby e influencia en el Gobierno. 

Por ello debe saberse quiénes proveen información a los marroquíes. Como dijo un escritor guatemalteco: “desgraciados los traidores, madre patria, desgraciados. Ellos conocerán la muerte de la muerte hasta la muerte”.