sábado, 4 de octubre de 2014

En el 2015 habrá guerra en África del Norte


Publicado en la revista Justo Medio, de Lima-Perú, octubre de 2014

En el 2015 habrá guerra en África del Norte



Ricardo Sánchez Serra*

En el 2015 se cumplen 40 años de la huida de miles de saharauis debido a la invasión de Marruecos del Sáhara Occidental, un territorio considerado no autónomo, pendiente de descolonización, por parte de las Naciones Unidas.

El Sáhara Occidental o Sáhara Español fue una colonia de España –por eso los saharauis son los únicos árabes que tienen como segunda lengua el español-, que mediante los ilegales Acuerdos de Madrid entregó el territorio a Marruecos y Mauritania (este último lo abandonó posteriormente previa firma de la paz con los saharauis), no siendo reconocido por la ONU.

 

Desde 1975, 200 mil saharauis viven en los campamentos de refugiados de Tinduf en Argelia y en los territorios liberados del Sáhara Occidental se creó la República Árabe Saharaui Democrática, que es reconocida por más de 80 países en el mundo.

Ninguna nación reconoce la invasión de Marruecos, que construyó el muro militar más grande del mundo, de 2720 kilómetros y que es defendido por más de 120 mil soldados, alambres de púas, vehículos blindados y 10 millones de minas antipersonales y antitanques, y que va contra la legalidad internacional porque divide a un territorio, una nación y a sus familias. Es el nuevo muro de la “vergüenza”.



 

En 1991 la ONU logró un alto al fuego entre el Frente Polisario, legítimo representante del pueblo saharaui reconocido por la ONU y Marruecos, con la promesa –aceptada por Marruecos-, que en seis meses se realizaría el referendo de autodeterminación. Han pasado 22 años y no se realiza por la intransigencia de Marruecos, que ha bloqueado todas las negociaciones en la ONU, que se muestra impotente de lograr una solución, a pesar que los saharauis tienen todas las resoluciones de la ONU en pro de la autodeterminación.

Como la situación es insostenible, tanto en los territorios ocupados por las violaciones a los derechos humanos de los saharauis por parte de Marruecos; y, en los campamentos de refugiados por las condiciones duras de vivencia -ya que viven de la ayuda humanitaria internacional, que en los últimos años ha decrecido por la crisis económica-, tal statu quo es inaceptable y así lo ha reconocido el propio Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon.



 

En su último informe de abril al Consejo de Seguridad Ki-moon señaló: “Exhorto a las partes a que reconozcan la necesidad de lograr progresos con urgencia y de interactuar seriamente… a saber, el fondo de la solución política y los medios de alcanzar la libre determinación. Pido a la comunidad internacional, y en particular a los Estados vecinos y los miembros del Grupo de Amigos, que presten su apoyo a esa empresa. Si de todos modos no se registraran progresos para abril de 2015, los miembros del Consejo tendrían que hacer un examen amplio del marco para el proceso de negociación fijado en abril de 2007”.

Como indiqué, el 2015 se cumplen 40 años de frustraciones para el pueblo saharaui y ese año se celebrará el congreso del Frente Polisario, que por empuje, principalmente de los jóvenes, podría decidirse el volver a la guerra.



 

El Frente Polisario ha indicado que dispone de "armas, hombres y voluntad suficientes" para ir a una guerra que el pueblo saharaui reclama masivamente, y todo por el "silencio, la complicidad y la indiferencia" de la comunidad internacional, que no ve el problema saharaui con seriedad y que solo se aboca a tratar de solucionar los problemas mediáticos como los de Ucrania, Siria, el Estado Islámico.
 
                                              Muro de la Vergüenza

El respeto al Derecho Internacional debe primar sobre una “real politik” que aprieta un globo que va a reventar en cualquier momento, y que si Marruecos no quiere desocupar el territorio saharaui, el Consejo de Seguridad debe aplicar ya el Capítulo VII de su Carta para enfrentar “toda amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión”. No debe esperarse una matanza para que la ONU intervenga.

*Analista internacional. Miembro de la Prensa Extranjera.