viernes, 18 de abril de 2014

El peligro ruso y excentricidades

Publicado en LA RAZÓN, de Lima-Perú el 18 de abril de 2014

El peligro ruso y excentricidades

 
Ricardo Sánchez Serra
El presidente ruso Vladimir Putin  ha señalado que su país tiene la obligación de defender a las comunidades rusas en otros estados. Es normal que los consulados de una Nación asistan a sus compatriotas en el extranjero, pero lo que quiere el líder expansionista ruso es anexarse territorios con la excusa de protegerlos.
Este nuevo imperialismo ruso es peligrosísimo para la paz mundial, que después de la constitución de las Naciones Unidas, el respeto inescrupuloso de los tratados y la descolonización, se han fijado fronteras inamovibles, que justamente garantizan la paz y que Putin soslaya, basándose en la política imperialistas del más fuerte. Y las naciones occidentales se encuentran impotentes o no encuentran el mecanismo adecuado para detener el expansionismo.
El liderazgo norteamericano en el mundo está de capa caída, a pesar de los esfuerzos del Secretario de Estado John Kerry, muy conocedor de la realidad internacional; además, Europa está casi de rodillas dependiente del gas ruso. Esas “sanciones” que Occidente dio a Rusia, son jocosas: que tal o cual funcionario ruso tiene prohibida la entrada un país, es decir, que se les cancela su visa; o que le congelaron sus cuentas a Víktor Yanukovich, derrocado presidente de Ucrania. Desgraciadamente esas sanciones dan risa.
Ya Rusia se engulló Crimea, antes Abjasia, Osetia del Sur, en cualquier momento Transnistria (Moldavia) y otros enclaves ucranianos de Donestk y Kharkiv, además está moviendo a sus connacionales de los países Bálticos. Y Putin seguirá y seguirá y no hay quien lo pare.
Está de moda ser ruso
Viendo el tema de otro ángulo, más ocurrente aunque preocupante, es peligrosísimo para un país acoger a inmigrantes rusos. Un día se juntan y marchan contra el país que los acogió y de acuerdo a la “doctrina Putin”, los defenderá, incluso militarmente, más allá de sus fronteras. Lo estamos viendo en Europa, aún no lo hemos visto en otras partes del hemisferio.
También ocurre que hay individuos que quieren ser rusos. ¿Da caché ser ruso?  El traidor norteamericano Edward Snowden, que reveló secretos de su país, está asilado en Rusia y quiere ser ruso. Claro, ¡Por los crímenes que cometió en su país!
El actor francés, Gérard Depardieu, ya es ruso, pero para librarse del pago del impuesto a los ricos de su nación. La legendaria actriz Brigitte Bardot, deseaba huir de su patria y ser rusa pero para demostrar su rechazo a la decisión del gobierno de Francia de sacrificar a dos elefantes enfermos de tuberculosis. Steven Seagal, declaró que le gustaría ser ruso, pero de Chechenia. Y en Perú ¿quiénes querrán ser rusos?
 
*Periodista peruano. Miembro de la Prensa Extranjera

No hay comentarios: