jueves, 13 de marzo de 2014

Solidaridad de la Federación de Periodistas del Perú: caso Marruecos

Publicado en La Razón, de Lima-Perú, el 13 de marzo de 2014


Solidaridad de la Federación de Periodistas del Perú

Ricardo Sánchez Serra

Por intermedio de esta columna quiero agradecer a la Federación de Periodistas del Perú (FPP) por solidarizarse con el suscrito. En el comunicado, asimismo, se declara no grata para el periodismo a la embajadora de Marruecos en el Perú, Oumama Aouad.

Se trata de defender la libertad de expresión. Todos tenemos derecho a opinar, pero lo que no se tiene derecho es de silenciar a alguien, como pretende hacerlo la diplomática extranjera.

Yo he tomado una posición con el tema del Sáhara Occidental, porque existe un pueblo en el mundo que está oprimido por la invasión de Marruecos. Me baso en el Derecho Internacional, dictamen de La Haya y resoluciones de las Naciones Unidas. Este tema lo he abordado en varias oportunidades. El Perú reconoció a la República Árabe Saharaui Democrática, que se encuentra en un tercio del territorio no invadido. Falta que se restablezcan las relaciones diplomáticas.

Lo que no está bien por parte de la diplomática extranjera, es que esté tratando de  evitar que yo publique artículos sobre este tema. Su gobierno aplica el "silencio informativo" en el tema de la autodeterminación de los pobladores del Sáhara Occidental y en su país no hay libertad de expresión y encarcelan a los que discrepan.

Hostilidad. No solo eso, además en dos conferencias que brindé, tanto en el Colegio de Abogados de Lima, como en la FPP, ella envió marroquíes a insultarme. Y no se trata de “espontáneos”: la embajadora quiso intervenir en el “Seminario Internacional de Derechos Humanos” y se lo permitieron, pero finalmente no asistió y pidió que a los marroquíes que enviaría le dieran el uso de la palabra. Uno de ellos me ofendió mientras disertaba y los asistentes lo callaron.

Cuando la diplomática hace sus eventos, no se me ocurre asistir –menos sin invitación-  o enviar gente a que la abuchee. Esto último sería una falta de respeto y estaría utilizando sus mismos métodos. De otro lado, la embajada marroquí ha enviado una carta a las embajadas árabes presentándome como un anti árabe. No lo soy.

Lo que se trata es de defender la libertad de expresión y Dios no quiera le pase a algún periodista lo que a mí me está sucediendo. Por ello agradezco la solidaridad de la FFP -y de los colegas-, de la que estoy afiliado desde 1979.

No hay comentarios: