miércoles, 27 de abril de 2011

UNA VISIÓN DEL PUEBLO SAHARAUI






Conversatorio y exposición sobre las tradiciones y
la realidad del Sahara Occidental

Día: Jueves 28 de abril
Hora: 6:30 PM
Lugar: Salón de Grados del Casona de San Marcos (Parque Universitario, s/n, Cercado)
Organizan: Centro Cultural de San Marcos y Amnistía Internacional
INGRESO LIBRE

El Centro Cultural de San Marcos y Amnistía Internacional organizan el acto cultural Una Visión del Pueblo Saharaui, que se realizará el jueves 28 de abril a las 6:30 PM, en la Casona de San Marcos.

El objetivo del evento es dar a conocer la cultura tradicional y la situación actual de Sahara Occidental.

Para esto, el Embajador en Misión Alisalem Sidi Zein realizará una exposición que será comentada por Juan Velit (analista político e internacionalista), Ricardo Sánchez Serra (periodista especializado en la región del Sahara) y Silvia Loli (Directora de Amnistía Internacional en el Perú).

Como parte del evento se inaugurará una exposición de los materiales que la Universidad de Girona (Cataluña-España), en colaboración con el Ministerio de Cultura de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), han preparado para crear el Museo Nacional del Pueblo Saharaui. La exposición recoge los aspectos más importantes del territorio, la historia y la cultura del Sahara Occidental y se exhibirá durante tres días en el Patio de los Jazmines. La exposición se exhibirá hasta el 2 de mayo.

Al final del Acto Cultural el Embajador nos ofrecerá el tradicional té de la amistad.

MÁS SOBRE EL SAHARA OCCIDENTAL:
El Sahara Occidental está situado en el Norte – Oeste de África, sus vecinos de frontera son los países de Argelia, Marruecos y Mauritania y su costa oeste da al Océano Atlántico. Tiene un territorio de 284,000 Km2
La condición del Sáhara Occidental, que Marruecos se anexionó controvertidamente en 1975, es una cuestión delicada a los ojos de las autoridades marroquíes, que continúan mostrando poca tolerancia hacia quienes expresan públicamente opiniones en favor de la independencia del territorio. Los defensores saharauis de los derechos humanos que vigilan y denuncian las violaciones de derechos humanos que se cometen en la región son objeto de intimidaciones, hostigamiento, e incluso procesamiento.


Si desean más información, pónganse en contacto con:
Núria Frigola Torrent (2415625 / 989 180 327 comunicacion@amnistia.org.pe )
Carmen Rosa Cardoza – Grupo 1/AI- Perú (2236909 / 999849838 cardozacr@hotmail.com)

domingo, 24 de abril de 2011

La República Árabe Saharaui se presentó en el Club El Bosque de Lima, Perú






La RASD se presenta en el Ciclo Internacional “Una Mirada al Mundo” del Country Club El Bosque en Lima


Lima, 26/04/2011 (SPS).- El 24 de abril de 2011, en el marco del programa Ciclo Internacional “Una Mirada al Mundo” llevado a cabo por el Country Club El Bosque en la localidad de Chosica - provincia de Lima (Perú)- fue invitada la República Árabe Saharaui Democrática para el desarrollo de una serie de actividades de sensibilización y divulgación de la causa del pueblo saharaui, según la Misión saharaui en Perú.

Dichas actividades consistieron en la exhibición, durante diez días consecutivos (del 14 al 24 de abril del presente), de una exposición fotográfica, titulada “Conoce al único país árabe de habla hispana: República Árabe Saharaui Democrática”, sobre la historia y la cultura del pueblo saharaui, así como la situación de la sistemática violación de los derechos humanos llevada a cabo por las autoridades marroquíes contra la población civil en las zonas ocupadas del Sahara Occidental.

Paralelamente a la exposición se han proyectado videos y documentales sobre la situación y la lucha del pueblo saharaui por su independencia, así como la distribución de folletos y documentación sobre la causa.

Las actividades se clausuraron el 24 de abril 2011 con un acto político-cultural al que asistió un gran público encabezado por algunos miembros del cuerpo diplomático y personalidades del mundo de la política, el arte y la cultura peruanos.

En su intervención el Embajador Saharaui en Misión Alisalem Sidi Zein tras agradecer a los organizadores del evento y a los invitados y público asistente, pasó revista a las principales etapas de la lucha del pueblo saharaui por su autodeterminación e independencia, haciendo hincapié en el tema de las violaciones de los derechos humanos de la población saharaui en las zonas ocupadas y los últimos acontecimientos a nivel de las Naciones Unidas.

Es de destacar también que los distintos oradores expresaron el máximo apoyo y solidaridad del pueblo peruano con pueblo saharaui y la exigencia del respeto a los derechos humanos en los territorios ocupados y del derecho a la autodeterminación e independencia. (SPS)

La incapacidad de la ONU y el Sáhara Occidental

Publicado en el diario La Primera, de Lima-Perú, el 24 de abril de 2011

Por: Ricardo Sánchez-Serra

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reunirá en los próximos días para prorrogar el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) y por enésima vez verá si amplía las facultades para que tenga un mandato concreto de defensa de los derechos humanos en el territorio invadido por Marruecos.


El Secretario General Ban Ki-moon presentó su informe en el que mencionó una vez más el fracaso de las negociaciones oficiosas y oficiales entre Marruecos y el Frente Polisario (único representante del pueblo saharaui reconocido por la ONU), que “se encuentran en un callejón sin salida y no se han registrado progresos” y hace un llamado a las partes para que negocien con “enfoques innovadores”, para lograr la autodeterminación de la nación saharaui.

La “última” de Marruecos es haber inventado un peculiar concepto sobre la libre determinación, que no contempla la independencia, sino una autonomía (?)… En contraparte, el Frente Polisario acepta que en el referéndum se incluya la autonomía o anexión a Marruecos y la independencia, es decir, lo que el pueblo saharaui decida.

Rabat no quiere la independencia del Sáhara Occidental porque expolia sus riquezas minerales y el gigantesco banco marino, entonces bloquea por todos los medios el referéndum. Tampoco desea que la Minurso tenga atribuciones sobre derechos humanos porque descubriría su política de limpieza étnica, al mejor estilo nazi, contra el pueblo saharaui, que no es marroquí.

Para ello acudirá a su protector Francia para que utilice su poder de veto en el Consejo de seguridad, quien nuevamente se convertirá en cómplice de las tropelías, como lo hizo en noviembre último, luego de la masacre marroquí en los campamentos saharauis de Gdaim Izik, el Consejo de Seguridad votó por catorce votos contra uno que ingrese una comisión internacional de investigación de derechos humanos, que fracasó por el veto francés. ¡Qué vergüenza!

En esta oportunidad Ban Ki-moon puso en evidencia la violación de los derechos humanos en los campos de Gdaim Izik, contrarrestando toda la ofensiva informativa de Marruecos de que los heridos y muertos eran de sus “fuerzas de seguridad”. Nuevamente y en documento oficial de la ONU se le desenmascaró porque ellos asesinaron a decenas –entre ellos un niño de 14 años-, hirieron a cientos y apresaron a muchos.

Si bien Ban Ki-moon avanzó en algo denunciando este hecho, le faltó grandeza y valentía para recomendar al Consejo de Seguridad que a la Minurso le den la potestad de velar por los derechos humanos. Solicitó tibiamente que se haga cargo de ello el Consejo de Derechos Humanos, que sólo hace visitas esporádicas y no tiene una oficina en el territorio saharaui invadido por Marruecos. Se espera que en los debates del Consejo de Seguridad, Nigeria y Sudáfrica presionen a favor de la ampliación de las facultades de la Minurso, pero ronda el veto de Francia, que bombardea Libia causando cientos de muertos civiles y es incapaz de aprobar una defensa de los derechos humanos de los saharauis.

Es una lástima que Ban Ki-moon jamás diga “Marruecos está entorpeciendo la autodeterminación del Sáhara Occidental”, consagrada en cientos de resoluciones de la ONU, a diferencia de su enviado personal, el embajador Christopher Ross, quien en julio pasado expresó su frustración con la actitud de Marruecos.

Tampoco recordó, asimismo, el inobjetable y claro fallo de la Corte Internacional de Justicia De la Haya, del 16 de octubre de 1975 que sentenció: “la conclusión del Tribunal es que los materiales e información presentadas a él no establecen ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sáhara Occidental y el reino de Marruecos o la entidad mauritana. Por tanto, el Tribunal concluye que no ha encontrado vínculos jurídicos de tal naturaleza que puedan afectar a la aplicación de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General a la descolonización del Sáhara Occidental y, en particular, al principio de la autodeterminación a través de la libre y genuina expresión de la voluntad de los pueblos del territorio”.

El ex enviado personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental de 1997 a 2004, James Baker, al renunciar a su cargo señaló que la principal dificultad para resolver este problema es el desinterés de los países en solucionarlo. A las potencias no les interesa presionar a Marruecos. Muchos estados, incluido el Perú, aplican el facilismo y desinterés: simplemente dejan en manos de la ONU el proceso.

El statu quo no es aceptable. Cuando estuvimos el último diciembre en los Campamentos de Refugiados Saharauis de Tinduf, en Argelia, comprobamos la impaciencia de los jóvenes -ya tienen 35 años en el árido desierto-: querían volver a la guerra por la indiferencia de la ONU, que lamentablemente está esperando una matanza, que mueran miles, como en Bosnia, para intervenir.

domingo, 17 de abril de 2011

Informe del Secretario General sobre la situación al Sáhara Occidental

Naciones Unidas S/2011/249
Consejo de Seguridad
Distr. general
1 de abril de 2011
Español
Original: inglés
11-28663 (S) 150411 150411
*1128663*
Informe del Secretario General sobre la situación
relativa al Sáhara Occidental
I. Introducción
1. Este informe se presenta en cumplimiento de la resolución 1920 (2010) del
Consejo de Seguridad, de 30 de abril de 2010, en la que el Consejo decidió
prorrogar el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del
Sáhara Occidental (MINURSO) hasta el 30 de abril de 2011 y me solicitó que
presentara un informe sobre la situación en el Sáhara Occidental antes de que
finalizara el período del mandato. En el presente informe se da cuenta de los
acontecimientos ocurridos desde la publicación de mi informe anterior, de fecha 6
de abril de 2010 (S/2010/175), y se describe la situación sobre el terreno, así como
el estado de las negociaciones y los avances logrados.
II. Acontecimientos recientes en el Sáhara Occidental
2. Durante el período que se examina se produjeron en el Territorio varios
acontecimientos importantes de índole sociopolítica y relacionados con la seguridad.
La situación, reforzada por los recientes levantamientos populares ocurridos en la
región más amplia del Oriente Medio y el África Septentrional, en los que se
pidieron más derechos políticos y económicos, ha creado nuevos desafíos para la
estabilidad y la seguridad en el Sáhara Occidental que pueden llegar a alterar el
statu quo del conflicto.
3. A comienzos de octubre, un grupo de saharauis levantó un campamento en
Gdim Izik, a unos 15 kilómetros al sureste de El-Aaiún, con la intención de exigir
medidas socioeconómicas a las autoridades marroquíes. El campamento fue
creciendo de forma gradual hasta llegar a tener 6.610 tiendas, según las
estimaciones realizadas por el Programa sobre Aplicaciones Operacionales de
Satélite del Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e
Investigaciones, basándose en imágenes por satélite. Se cree que el número de
personas acampadas, que varió considerablemente con el tiempo, llegó a ser de más
de 15.000.
4. La MINURSO no pudo vigilar la situación en el campamento porque las
autoridades marroquíes le impidieron el acceso. Los intentos de realizar patrullas
militares y las visitas del personal de policía y de seguridad de las Naciones Unidas
fueron impedidos o abortados en varias ocasiones. Las autoridades marroquíes de
S/2011/249
2 11-28663
El-Aaiún y de la Misión Permanente de Marruecos ante las Naciones Unidas
protestaron por los intentos de la MINURSO de acercarse al campamento, y
advirtieron de que esta no debía interactuar directamente con la población en lo que
describieron como una cuestión puramente interna y de carácter social. Ante la
insistencia de la MINURSO, las autoridades marroquíes permitieron finalmente el
acceso al campamento de un oficial internacional de seguridad el 4 de noviembre.
5. Estas restricciones a los desplazamientos constituyen una violación de lo
dispuesto en el párrafo 13 del acuerdo sobre el estatuto de la Misión concertado en
1999 entre las Naciones Unidas y Marruecos e interfieren con la capacidad de la
MINURSO para cumplir su mandato. Además, la interceptación de las patrullas
militares de la MINURSO supone una violación del acuerdo militar número 1.
6. Ante la numerosa presencia de fuerzas de seguridad marroquíes y la llegada
continua de nuevas personas al campamento, el clima político y de seguridad en la
zona empeoró gradualmente, sobre todo después de que el 24 de octubre las fuerzas
marroquíes mataran a tiros a un niño saharaui de 14 años a la entrada del
campamento en circunstancias poco claras. A medida que el tamaño del campamento
fue creciendo y la situación se hizo más tensa, las Naciones Unidas recibieron
información contradictoria de las partes en el conflicto y otras fuentes. Las
campañas opuestas de comunicación de las partes prosiguieron durante varias
semanas después de que se hubiera desmantelado el campamento.
7. Con el paso de los días, el Gobierno de Marruecos se reunió con representantes
de las personas que protestaban para escuchar sus reclamaciones. No obstante,
Marruecos afirmó que algunos elementos obstruían la aplicación de soluciones
porque tenían unos intereses políticos y de seguridad que no coincidían con las
demandas sociales de los manifestantes. Fuentes saharauis y marroquíes señalaron
también que el diálogo con Marruecos iba avanzando, pero que se había
interrumpido ante el desmantelamiento forzoso del campamento. El Frente Popular
para la Liberación de Saguía el-Hamra y de Río de Oro (Frente Polisario) me
escribió varias cartas acusando a Marruecos de violar los derechos humanos de las
personas acampadas y pidiendo mi intervención para evitar “una catástrofe
humanitaria inminente” y el establecimiento de un mecanismo de las Naciones
Unidas encargado de proteger los derechos humanos en el Sáhara Occidental.
8. El 8 de noviembre, pese a las gestiones realizadas por mi Enviado Personal
para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, y mi Representante Especial para el
Sáhara Occidental, Hany Abdel-Aziz, ante sus interlocutores marroquíes en un
intento de desalentar cualquier medida por la fuerza contra las personas que estaban
en el campamento, Marruecos puso en marcha una operación de seguridad en Gdim
Izik. A primeras horas de la mañana, fuerzas auxiliares y agentes de policía de
Marruecos dispersaron por la fuerza a los acampados y destruyeron el campamento,
utilizando gases lacrimógenos, cañones de agua, porras y altavoces instalados en
vehículos y helicópteros. No existen pruebas de que se utilizaran municiones con
carga u otros medios mortíferos. La violencia estalló de inmediato en la ciudad de
El-Aaiún, donde grupos de saharauis tomaron las calles para protestar contra el
ataque, ante los rumores de que el número de muertes era alto, y lanzaron
explosivos improvisados y piedras contra las fuerzas marroquíes, a la vez que
atacaron edificios públicos y privados. Ese mismo día, grupos de marroquíes
atacaron hogares de civiles saharauis y a sus residentes.
S/2011/249
11-28663 3
9. Los disturbios, que prosiguieron durante un tiempo antes de ir amainando en
los días siguientes, causaron un gran número de víctimas y daños materiales. Las
Naciones Unidas no pudieron verificar los datos de ninguna de las partes sobre el
número de víctimas. El 11 de noviembre la MINURSO visitó el lugar donde había
estado el campamento, pero, dadas las circunstancias, no pudo hacerse una idea
clara sobre el número exacto de personas que había habido en él, las condiciones
existentes antes de que se desmantelara o el número de víctimas.
10. En los actos de violencia registrados después de que se desmantelara el
campamento resultaron heridos dos funcionarios de las Naciones Unidas y sufrieron
daños dos vehículos de la MINURSO. En los días anteriores al 8 de noviembre la
MINURSO había observado un aumento del número de pequeños incidentes de
seguridad relacionados con personal y bienes de las Naciones Unidas. La Misión
reforzó las medidas de seguridad en su cuartel general de El-Aaiún y en sus bases de
operaciones.
11. El 29 de noviembre, tras los actos de violencia en El-Aaiún, el Gobernador de
esta localidad, Mohamed Jelmous, fue sustituido por Khalil Dkhil, el primer
saharaui en ocupar el puesto. Marruecos también nombró un nuevo jefe de la
gendarmería en El-Aaiún y realizó una investigación parlamentaria de lo sucedido.
12. El Gobierno de Marruecos y el Frente Polisario me han enviado varias cartas
con sus respectivas versiones de los hechos ocurridos en Gdim Izik. En una carta de
fecha 25 de enero, el Ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Taieb Fassi-
Fihri, me transmitió las conclusiones a las que había llegado la comisión
parlamentaria que había investigado lo acontecido. En sus conclusiones, la
Comisión afirmó que las “exigencias puramente sociales” de las personas
acampadas habían sido “instrumentalizadas por terroristas y ex delincuentes como
parte de un plan apoyado por Argelia contra la unidad y la estabilidad de
Marruecos” (véase también el párrafo 93).
13. Desde los acontecimientos de Gdim Izik, la situación general en el Territorio
ha seguido siendo tensa, sobre todo entre la población saharaui y las fuerzas
marroquíes. Se ha informado de la celebración de varias manifestaciones pequeñas
en El-Aaiún, Smara y Boujdour, y se han denunciado actos de represión y
detenciones por las fuerzas marroquíes, pero la MINURSO no ha podido verificar
dichas informaciones. El 26 de febrero, víspera del 35° aniversario de la
proclamación de la “República Democrática Árabe Saharaui”, los disturbios
ocurridos en Dakhla entre manifestantes saharauis y civiles marroquíes se saldaron
con varios civiles heridos y la destrucción de bienes.
14. A principios de enero Marruecos afirmó que había desarticulado un grupo
terrorista integrado por 27 personas que tenía escondites de armas a unos 220
kilómetros de El-Aaiún y 35 kilómetros al oeste de la berma, e indicó que elementos
extranjeros de células de Al-Qaida en el Magreb podrían haberse infiltrado en el
Sáhara Occidental. Esta información, que indicaría un empeoramiento de la
situación de la seguridad, no pudo ser corroborada por la MINURSO.
15. Durante los movimientos populares registrados en el mundo árabe, incluidos
países del Magreb, para reclamar reformas políticas y socioeconómicas también se
produjeron protestas a pequeña escala en Marruecos y en los campamentos de
refugiados saharauis de Tinduf (Argelia). En Marruecos hubo manifestaciones en las
principales ciudades del país los días 20 de febrero y 20 de marzo. En los
S/2011/249
4 11-28663
campamentos de Tinduf, un grupo de jóvenes saharauis organizó una protesta el 5 de
marzo, en la que, según las informaciones recibidas, se exigió una mayor
participación democrática en el “gobierno” saharaui.
16. En ese contexto, el Rey de Marruecos Mohammed VI, en un discurso clave
dirigido a la nación el 9 de marzo, declaró que el país emprendería una “revisión
sustancial de la Constitución” para confirmar un proceso de “regionalización” y
democratización, y se sometería la revisión a referendo, incluso en el Sáhara
Occidental. Las reformas promoverían también los derechos humanos y ampliarían
las libertades individuales y colectivas. El Rey Mohammed VI declaró que el Sáhara
Occidental sería la primera “región” en beneficiarse de esas reformas.
17. El 24 de marzo, en una carta dirigida a mí, el Ministro de Relaciones
Exteriores de Marruecos se refirió a la reciente creación en su país del Consejo
Nacional de Derechos Humanos, el fortalecimiento de la institución de mediación
para realizar labores de mediación entre los ciudadanos y la administración
gubernamental en apoyo del estado de derecho y la equidad, y la delegación
interministerial encargada de los derechos humanos. El Ministro señaló que esas
instituciones estarían “más abiertas” al diálogo y la interacción con organizaciones
no gubernamentales internacionales y los mecanismos del Consejo de Derechos
Humanos. En ese sentido, el Ministro indicó en su carta que Marruecos estaba “más
abierto a los 33 mecanismos del órgano de las Naciones Unidas” y afirmó que esas
nuevas instituciones cubrían por completo los aspectos relacionados con los
derechos humanos en el conflicto por el Sáhara Occidental.
18. Durante el período que se examina, Marruecos continuó promoviendo su plan
de autonomía para el Sáhara Occidental. El Rey Mohammed VI celebró el
aniversario de su coronación el 30 de julio y el 35° aniversario de la “Marcha
Verde” el 7 de noviembre. En ambas ocasiones, el Rey alabó las ventajas de su
propuesta de autonomía para el Sáhara Occidental y prometió facilitar el regreso de
los refugiados de Tinduf.
19. El 27 de febrero, el Frente Polisario conmemoró el 35° aniversario de la
“República Democrática Árabe Saharaui”. Durante las celebraciones en diversas
localidades del Territorio al este de la berma, el Frente Polisario renovó su
llamamiento para que se organizara un referendo con opciones múltiples en el
Sáhara Occidental.
20. El Frente Polisario protestó contra el acuerdo alcanzado entre la Comisión
Europea y Marruecos el 25 de febrero de prorrogar durante un año el protocolo del
Acuerdo de colaboración en el sector pesquero entre la Unión Europea y Marruecos,
en virtud del cual se conceden a los buques de la Unión Europea derechos de pesca
en la zona pesquera de Marruecos. El protocolo, que aún debe ser examinado por el
Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo antes de su ratificación, se
aplicaría también en las aguas adyacentes al Sáhara Occidental. El 14 de febrero, el
Secretario General del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, me envió una carta
pidiendo mi intervención para garantizar que las aguas del Sáhara Occidental
quedaran expresamente excluidas del Acuerdo.
S/2011/249
11-28663 5
III. Actividades de mi Enviado Personal
21. En el período comprendido entre marzo de 2010 y marzo de 2011 ambas
partes, los Estados vecinos y otros miembros de la comunidad internacional llevaron
a cabo una actividad considerable. Al término de las cuatro rondas de
conversaciones oficiosas celebradas en ese período se había acordado seguir
debatiendo los factores que afectaban al clima de negociación, así como temas
concretos de interés común, y se habían reafirmado y, en algunos casos, acordado
los arreglos para aplicar acuerdos anteriores sobre medidas de fomento de la
confianza. Además, las partes lograron celebrar sus conversaciones durante el
proceso en una atmósfera fluida y respetuosa de avenencia y se comprometieron a
reunirse con más frecuencia. Sin embargo, no hubo progresos en las cuestiones
básicas del futuro estatus del Sáhara Occidental y la forma en que debe llevarse a
cabo la libre determinación de su pueblo. Las partes continuaron aferrándose a lo
que, en ocasiones anteriores, mi Enviado Personal describió como “su apego
acérrimo a posiciones incompatibles”. En resumen, siguieron demostrando la
voluntad política de reunirse periódicamente, pero aún no han demostrado la
voluntad política de poner fin al estancamiento de la situación.
22. Como medida de seguimiento de la segunda ronda de conversaciones oficiosas
sobre el Sáhara Occidental celebrada en Armonk (Nueva York) en febrero de 2010,
mi Enviado Personal visitó la región por tercera vez del 17 al 25 de marzo y se
reunió con los Jefes de Estado de Argelia, Marruecos y Mauritania, el Secretario
General del Frente Polisario y otros altos cargos. Las conversaciones confirmaron
que el proceso de negociación seguía estando en un punto muerto. En consecuencia,
mi Enviado Personal pidió que todas las partes interesadas se dieran un período de
reflexión a fin de buscar ideas para impulsar el proceso. Mi Enviado Personal viajó
también a París los días 25 y 26 de marzo, donde celebró consultas con funcionarios
franceses.
23. El 26 de marzo de 2010 se suspendieron todos los vuelos a raíz de una
controversia sobre la participación de determinadas personas en una visita familiar
prevista por vía aérea. En los meses siguientes, mi Enviado Personal y la Oficina del
Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) trabajaron
infructuosamente con las partes a fin de encontrar una solución que permitiera
reanudar los vuelos (véase también el párrafo 79).
24. Del 21 de junio al 1 de julio de 2010, mi Enviado Personal visitó las capitales
de tres Estados miembros del Grupo de Amigos del Sáhara Occidental, a saber,
Londres, París y Madrid, para alentarlos a que mantuvieran el interés y el apoyo en
relación con el proceso de negociación e intercambiaran opiniones sobre la mejor
manera de dirigir el proceso para alcanzar una solución política mutuamente
aceptable. Con ese fin, mi Enviado Personal celebró consultas con altos
funcionarios de Washington, D.C., el 16 de julio y de Moscú del 12 al 14 de
septiembre. En todos los lugares visitados, mi Enviado Personal encontró el
reconocimiento de que era necesario superar el statu quo, la disposición a colaborar
con él y con las partes para promover una participación más sustantiva y unos
debates más flexibles, y el acuerdo de que era necesario intensificar la labor relativa
a las medidas de fomento de la confianza, entre ellas, la reanudación de las visitas
familiares por vía aérea, el pronto inicio de las visitas familiares por carretera y la
rápida consideración de otras medidas de fomento de la confianza propuestas en el
plan de acción de 2004 del ACNUR.
S/2011/249
6 11-28663
25. Estaba previsto que se celebrara una tercera ronda de conversaciones oficiosas
entre las partes a principios de agosto de 2010. Sin embargo, la muerte repentina en
julio del Sr. Mahfoud Ali Beiba, jefe de la delegación del Frente Polisario, impidió
que se mantuviera la fecha prevista. Las partes estuvieron de acuerdo en que era
mejor esperar hasta después del Ramadán (11 de agosto a 10 de septiembre) y de las
reuniones de alto nivel y el debate general de la Asamblea General para volver a
reunirse.
26. A mediados de septiembre de 2010, el ACNUR y mi Enviado Personal
insistieron de nuevo en que se reanudaran las visitas familiares por vía aérea, pero
resultó imposible debido a una controversia sobre la notificación adecuada a las
partes y otras cuestiones.
27. Mi Enviado Personal realizó una cuarta visita a la región del 17 al 26 de
octubre de 2010 a fin de preparar la tercera ronda de conversaciones oficiosas
mediante deliberaciones con las partes y los Estados vecinos. Al igual que en su
visita anterior, mi Enviado Personal se reunió con los Jefes de Estado de Argelia,
Marruecos y Mauritania, el Secretario General del Frente Polisario y otros altos
cargos. Todos ellos reiteraron su compromiso con el proceso de negociación, al
tiempo que volvieron a expresar sus posiciones sobre las cuestiones básicas del
futuro estatus del Sáhara Occidental y la forma de libre determinación de su pueblo.
Las consultas brindaron también la oportunidad de hablar sobre cuestiones de
derechos humanos y terrorismo.
28. Esta cuarta visita coincidió con un aumento de la tensión a raíz del
establecimiento por parte de residentes saharauis del campamento de El-Aaiún como
protesta contra las difíciles condiciones socioeconómicas, como el desempleo, y la
supuesta discriminación (véanse párrs. 3 a 8).
A. Tercera reunión oficiosa y búsqueda de una nueva modalidad
29. La tercera reunión oficiosa se celebró en Long Island, Nueva York del 7 al 10
de noviembre de 2010. La sesión de apertura, programada para la mañana del 8 de
noviembre, coincidió con la acción realizada por Marruecos para desmantelar el
campamento de protesta situado en el Sáhara junto a El-Aaiún y con los
enfrentamientos subsiguientes en la ciudad. Las tensiones subsiguientes pusieron en
peligro la continuación de las negociaciones, pues la delegación del Frente Polisario
puso en tela de juicio los motivos y la oportunidad de la acción de Marruecos y la
utilidad de la continuación de las conversaciones al mismo tiempo que aumentaba la
violencia. Fue necesario que mi Enviado Personal hiciera grandes esfuerzos para
lograr la celebración de la sesión de apertura y durante todo el curso de las
conversaciones el Frente Polisario y Marruecos se acusaron mutuamente en
repetidas ocasiones de hacer aumentar las tensiones y cometer violaciones de los
derechos humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de refugiados de
la zona de Tinduf.
30. Como había sido la modalidad en las sucesivas reuniones, se dedicó la primera
sesión a las dos propuestas que las partes habían presentado en abril de 2007
(véanse los documentos S/2007/206 y S/2007/210). Al finalizar el debate fue
evidente que, como en el pasado, ninguna de las partes aceptaba la propuesta de la
otra como base única para las negociaciones futuras. A fin de fomentar la
participación constructiva pese al constante estancamiento y con la experimentada
S/2011/249
11-28663 7
asistencia para la mediación de un funcionario del Departamento Federal de
Relaciones Exteriores de Suiza, mi Enviado Personal propuso a las partes que
reflexionaran sobre la forma de crear en las conversaciones futuras una nueva
dinámica sopesando modalidades innovadoras para el proceso de negociación y
determinando los temas que podrían debatirse independientemente del estatuto
definitivo del Sáhara Occidental, es decir, examinando la manera de negociar y lo
que sería objeto de las conversaciones. El objetivo era lograr que las partes
analizaran los elementos de sus propuestas, determinar los temas del debate como
elementos para el examen de las cuestiones básicas, y fomentar el establecimiento
gradual de la confianza. Convinieron en incorporar esa modalidad en
conversaciones futuras, al mismo tiempo que pidieron y recibieron garantías de que
dicha modalidad no constituía un abandono de sus respectivas propuestas, sino que
era una forma complementaria de ocuparse de las cuestiones básicas.
31. Para la sesión dedicada a las medidas de fomento de la confianza, mi Enviado
Personal pidió y obtuvo la participación activa de las delegaciones de Argelia y de
Mauritania en el debate por primera vez, aumentando así su contribución al proceso
general de negociación. Al mismo tiempo, siguieron insistiendo en que de las
cuestiones básicas debían ocuparse únicamente Marruecos y el Frente Polisario. Mi
Enviado Personal recalcó que las medidas de fomento de la confianza presentes y
futuras tenían carácter humanitario y no debían estar sujetas a consideraciones
políticas. Por ese motivo, pidió que las visitas de los familiares por vía aérea se
reanudaran incondicionalmente y sin demora, y las partes convinieron en ello. A fin
de permitir una revisión completa de las medidas de fomento de la confianza
presentes y futuras, mi Enviado Personal sugirió que las delegaciones de las partes y
de los Estados vecinos se reunieran en su presencia con el ACNUR en Ginebra, a
principios de febrero de 2011, y todos convinieron en ello.
B. Cuarta reunión oficiosa
32. La cuarta reunión oficiosa se celebró del 16 al 18 de diciembre de 2010 en el
mismo lugar que la tercera. Nuevamente se presentaron las propuestas de abril de
2007 de las partes y nuevamente cada parte siguió rechazando la propuesta de la
otra como base única para las negociaciones futuras. Como se había convenido en la
reunión anterior y con la ayuda del experto suizo, las partes realizaron debates
preliminares sobre modalidades innovadoras y sobre los temas que se habían de
debatir. No obstante, las secuelas de los sucesos de El-Aaiún afectaron una vez más
el ambiente, cada parte acusó a la otra de violaciones de los derechos humanos y
puso en entredicho la voluntad política de la otra para encontrar una solución al
conflicto. Al finalizar la reunión, mi Enviado Personal exhortó a las partes a que en
2011 crearan una nueva dinámica basada en reuniones periódicas y a que evitaran
acciones que perjudicaran el establecimiento del ambiente de confianza necesario
para el progreso de las conversaciones.
C. Quinta reunión oficiosa
33. La quinta reunión oficiosa se celebró del 21 al 23 de enero de 2011 en el
mismo lugar que las dos anteriores. Nuevamente, cada una de las partes siguió
rechazando las propuestas de la otra como base única para las negociaciones futuras.
Como se había convenido en la reunión anterior y nuevamente con la ayuda del
S/2011/249
8 11-28663
experto suizo, mi Enviado Personal invitó a las partes a que siguieran buscando
modalidades innovadoras y temas para el debate. Las partes respondieron
formulando propuestas concretas sobre más de una docena de modalidades
innovadoras y unos diez temas de debate. La mayor parte de esas propuestas estaban
formuladas en términos favorables a los intereses de una u otra de las partes y, como
resultado, las partes no pudieron lograr consenso sobre ningún tema, aparte de la
“modalidad innovadora” de que mi Enviado Personal intensificara y diversificara
sus actividades. Para poder progresar más en la siguiente reunión, mi Enviado
Personal pidió a las partes que prepararan una lista revisada de modalidades
innovadoras y temas de debate, dejando de lado los elementos más controvertidos y
en lo posible reformulando otros en términos en que pudieran convenir ambas
partes.
D. Reunión de Ginebra sobre medidas de fomento de la confianza
34. Como se había convenido en la tercera reunión oficiosa, las delegaciones de
las partes y de los Estados vecinos se reunieron en Ginebra con representantes del
ACNUR en presencia de mi Enviado Personal y mi Representante Especial los días
9 y 10 de febrero de 2011 (véase el párrafo 85).
E. Sexta reunión oficiosa
35. La sexta reunión oficiosa se celebró en Mellieha (Malta) del 7 al 9 de marzo de
2011 con la asistencia logística del Gobierno de Malta. Al iniciar esta reunión, mi
Enviado Personal pidió a las delegaciones de las partes y de los Estados vecinos que
reflexionaran sobre las consecuencias que los movimientos de protesta que se
extendían por el Oriente Medio y el norte de África tendrían para el proceso de
negociación del Sáhara Occidental y sugirió que, para reducir al mínimo los peligros
para su propia subregión, sería conveniente que las partes empezaran a negociar
seriamente y los Estados vecinos prestaran aún mayor asistencia al proceso.
36. Para concentrar la sesión de apertura en las dos propuestas de abril de 2007,
mi Enviado Personal pidió a las delegaciones de las partes que hicieran un resumen
de las diversas preguntas que cada una había hecho a la otra respecto de las dos
propuestas, comenzando con la primera reunión oficiosa, celebrada en Dürnstein
(Austria) los días 9 y 10 de agosto de 2009.
37. La delegación del Frente Polisario se refirió a las preguntas que había
formulado sobre aspectos sustantivos de la propuesta de Marruecos. En reuniones
anteriores, la delegación de Marruecos se había abstenido de responder íntegramente
esas preguntas, aduciendo que se las estaba formulando únicamente en el contexto
de la propuesta presentada por el Frente Polisario sobre un referéndum que incluía
la independencia entre sus opciones. En esta ocasión, la delegación de Marruecos
dio respuestas que aclararon muchos aspectos de su propuesta.
38. La delegación de Marruecos, por su parte, presentó observaciones y preguntas
sobre la propuesta del Frente Polisario. Se referían principalmente a los orígenes y
la oportunidad de la presentación de esa propuesta, el hecho de que aparentemente
se había inspirado en el anterior plan de paz propuesto por mi ex Enviado Personal,
Sr. James Baker, y su omisión de toda mención de la opción de autonomía. No se
formularon preguntas acerca de la parte de la propuesta que describía los parámetros
S/2011/249
11-28663 9
de las relaciones con Marruecos en caso de independencia. La delegación del Frente
Polisario se abstuvo de responder a la mayor parte de las preguntas formuladas,
aduciendo que estaban fuera de lugar, pasaban por alto la esencia de la propuesta del
Frente Polisario y trataban de culparlo por no haberse referido a la opción de
autonomía.
39. En la sesión sobre las modalidades innovadoras de negociación y los temas
específicos de debate que se examinarían en detalle en sesiones futuras, las partes
tuvieron amplios intercambios sobre las diversas propuestas presentadas durante las
reuniones anteriores. Respecto de los temas que se debatirían, las partes convinieron
en examinar dos propuestas: el programa de remoción de minas y los recursos
naturales del Sáhara Occidental y su uso. En cuanto a las modalidades innovadoras
de negociación, las partes convinieron finalmente en examinar tres temas: qué
constituye provocación y cómo evitarla, qué medidas podrían adoptarse para calmar
la situación (apaisement), y qué actividades diversificadas y complementarias
podría realizar mi Enviado Personal. Tras prolongados intercambios que pusieron de
relieve las diferencias fundamentales entre las partes en cuanto a los parámetros de
cualquier debate que se realizara, se retiró por petición de la delegación del Frente
Polisario la cuestión de los derechos humanos, propuesta por la propia delegación
del Frente Polisario en reuniones anteriores y acogida en la reunión en curso por la
delegación de Marruecos.
F. Medidas futuras
40. Los acuerdos concertados hasta ahora, especialmente los relativos a los temas
para debate futuro, proporcionan considerable material para futuras reuniones. No
obstante, mucho dependerá de las motivaciones y el espíritu de las partes a medida
que procedan a ocuparse de esos temas. Aunque ambas partes hacen hincapié en su
decidido empeño en buscar una solución, una total falta de confianza sigue pesando
sobre el proceso de negociación y cada parte abriga profundas sospechas acerca de
la otra. La delegación de Marruecos ha expresado la preocupación de que el Frente
Polisario esté tratando de lograr que las conversaciones vuelvan al último plan de
paz de mi ex Enviado Personal, el Sr. James Baker, en vez de acoger la propuesta de
Marruecos sobre la autonomía y de presentar a la comunidad internacional la
conclusión de que no se ha hecho ningún progreso apreciable sobre las cuestiones
básicas del estatuto futuro del Sáhara Occidental y el ejercicio de la libre
determinación. Por su parte, la delegación del Frente Polisario ha expresado la
preocupación de que Marruecos esté explotando la búsqueda de modalidades
innovadoras y temas concretos de debate tanto para apartar a las reuniones del
examen de las propuestas de abril de 2007 como para dar ante la comunidad
internacional la apariencia de progreso a medida que se aproxima el momento de
renovación del mandato de la MINURSO.
41. Las partes han convenido en celebrar en mayo de 2011 una séptima reunión
oficiosa para volver a examinar las propuestas de abril de 2007 y debatir una o más
de las modalidades innovadoras o de los temas concretos convenidos en la sexta
reunión. Además, las partes han convenido en principio en celebrar periódicamente
nuevas reuniones hasta progresar lo suficiente para poder celebrar una reunión
oficial de negociación. A medida que se desarrolle ese proceso, habrá amplias
oportunidades para que las partes confirmen sus intenciones, demuestren la voluntad
política no solo de seguirse reuniendo sino también de participar en verdaderas
S/2011/249
10 11-28663
negociaciones, y acepten una mayor responsabilidad compartida del proceso de
negociación. Esas reuniones más frecuentes, también darán a las partes y a los
Estados vecinos, como en el pasado, oportunidades oficiosas de intercambiar
opiniones y aclarar posiciones sobre importantes cuestiones regionales y bilaterales
de interés común.
42. Mi Enviado Personal tiene la intención de viajar, en momentos apropiados de
las subsiguientes rondas de negociación, a la región, e incluso al Sáhara Occidental,
y a las capitales de los Estados del Grupo de Amigos del Sáhara Occidental, de otros
Estados miembros del Consejo de Seguridad y de otros gobiernos, y a las sedes de
las organizaciones regionales.
IV. Actividades sobre el terreno
A. Componente militar
43. Al 15 de marzo de 2011, el componente militar de la MINURSO estaba
integrado por 231 personas, incluidos el personal administrativo y los oficiales de la
unidad médica, que era la dotación autorizada. En la actualidad la Misión tiene seis
observadoras militares, procedentes de Croacia, Hungría, Irlanda y Mongolia, y dos
mujeres oficiales en la unidad médica de Bangladesh. Sería grato que los países que
aportan contingentes enviaran más mujeres oficiales, tanto por razones operacionales
como para mejorar el equilibrio entre los géneros en la Misión. En el período que se
examina aumentó el número de observadores militares de lengua francesa aumentó
de 19 a 21, los observadores militares de lengua árabe siguieron siendo 32, en tanto
que los observadores de lengua española disminuyeron de 27 a 25.
44. El componente militar de la MINURSO está todavía desplegado en nueve
bases de operaciones y una oficina de enlace en Tinduf, y tiene una pequeña
presencia de enlace en Dakhla.
45. En el período comprendido entre el 1 de abril de 2010 y el 15 de marzo
de 2011, la MINURSO realizó 8.168 patrullas terrestres y 710 patrullas aéreas
(incluido el reconocimiento aéreo) para visitar y vigilar las unidades del Real
Ejército de Marruecos y las fuerzas militares del Frente Polisario, y vigilar la
adhesión a los acuerdos militares. En ese período, se usaron mucho los helicópteros
para las patrullas, pues ese es el método más eficaz de vigilancia, si bien las
patrullas terrestres, tanto diurnas como nocturnas, siguieron siendo la forma más
efectiva de evaluar e investigar las denuncias, violaciones y peticiones presentadas
en virtud del acuerdo militar número 1.
46. La MINURSO siguió manteniendo buenas relaciones con el Real Ejército de
Marruecos y el Frente Polisario. Sin embargo, ambas partes siguieron sin tratar
directamente entre sí. Todo contacto conocido entre las dos fuerzas armadas ha
seguido consistiendo en comunicaciones escritas por conducto de la MINURSO.
47. La MINURSO observó y registró 126 nuevas violaciones cometidas por el
Real Ejército de Marruecos, cifra que entraña un gran aumento en comparación con
las 24 registradas en el período abarcado en el informe anterior. Las violaciones
cometidas por el Real Ejército de Marruecos incluyeron la construcción de nuevos
edificios (75 violaciones relacionadas con la construcción de 166 refugios en 75
puestos de observación distintos, y viviendas) a lo largo de una línea temporal de
S/2011/249
11-28663 11
despliegue situada a 15 kilómetros de la berma, todo eso sin aprobación previa de la
MINURSO. En noviembre de 2010, durante la violencia en El-Aaiún, el Real
Ejército de Marruecos trasladó en cinco ocasiones distintas tropas y material militar
sin notificación previa a la MINURSO, en violación del acuerdo militar número 1.
El Real Ejército de Marruecos hizo también en diez ocasiones diferentes trabajos de
mantenimiento en la berma sin aprobación de la MINURSO, construyó cuatro nuevos
muros de apoyo de piedra a lo largo de la berma, agrandó cuatro muros de piedra
existentes, reubicó cuatro tanques de gran alcance (M-48) del subsector de Amgala a
los subsectores de Guelta Zemmur y Haouza, y construyó dos nuevas trincheras en
la zona de Bir Gandouz en contravención del acuerdo militar número 1. También
instaló un nuevo radar en la zona de Awsard, pese a las objeciones de la MINURSO.
48. La MINURSO observó un total de 12 nuevas violaciones cometidas por las
fuerzas militares del Frente Polisario, lo que entrañó un aumento en comparación
con las 5 registradas en el período abarcado en el informe anterior. Esas violaciones
estuvieron relacionadas en su mayor parte con incursiones de elementos militares,
incluido algo de equipo, en la zona de separación, la reubicación de un puesto de
observación, trabajos no autorizados de mantenimiento de un edificio en la zona
restringida y la redistribución de armas en la zona de Tifariti.
49. También han empeorado desde mi informe anterior las violaciones de larga
data cometidas por las partes, que todavía no las han corregido pese a las protestas
de la MINURSO. En julio, el Real Ejército de Marruecos hizo refuerzos tácticos,
enviando 26 vehículos de comando a seis subunidades en Guelta Zemmur, según se
dijo para reemplazar a otros que tenían averías. En noviembre, trasladó un radar de
Guelta Zemmur a Bir Gandouz.
50. Durante el período del informe, aumentaron considerablemente las
restricciones impuestas por ambas partes a la libertad de circulación de los
observadores militares de la MINURSO. El Frente Polisario cometió 81 violaciones
a la libertad de circulación en Mehaires, Tifariti y Mijek. El Frente Polisario dijo a
la MINURSO que esas restricciones se habían impuesto como parte de una revisión
de sus relaciones con las Naciones Unidas debido a la frustración por la falta de
progreso respecto de sus demandas de que se organizara un referéndum sobre libre
determinación y un mecanismo independiente para la protección de los derechos
humanos en el Territorio. El número de restricciones disminuyó cuando la
MINURSO se reunió con representantes del Frente Polisario para tratar de la
situación y convino en proporcionar al Frente Polisario copias de los planes de
vuelo y las listas de pasajeros de la MINURSO, así como pormenores de la
composición de las patrullas terrestres que cruzan la berma, pues dicha información
se proporcionaba rutinariamente a las autoridades de Marruecos que estaban al otro
lado de la berma.
51. El Real Ejército de Marruecos cometió cuatro violaciones de la libertad de
circulación cuando impidió que la MINURSO visitara unidades militares en los
subsectores de Baggary y Awsard. Como se señaló supra, el Real Ejército de
Marruecos también violó la libertad de circulación del personal militar de la
MINURSO al restringir el acceso al campamento de Gdim Izik y la supervisión de
este.
52. El mayor número de violaciones cometidas por cada una de la partes no
constituyó una amenaza a la seguridad regional. Sin embargo, esas violaciones son
ilustrativas de un cierto grado de erosión en cuanto a la efectividad del acuerdo
S/2011/249
12 11-28663
militar número 1 y, en general, un deterioro en la relación de las partes con la
MINURSO, en su calidad de observador militar, en su adhesión a la letra y el
espíritu de la cesación del fuego y en la situación en el Territorio. Las violaciones se
deben asimismo considerar en el contexto de una ausencia general de progreso y la
continuación del status quo a pesar de 20 años de presencia de la MINURSO.
53. La MINURSO recibió, también, de cada una de las partes diversas denuncias
relativas a violaciones presuntamente cometidas por la otra parte. Durante el período
que se examina, el Real Ejército de Marruecos presentó 21 denuncias de violaciones
del acuerdo militar número 1 contra el Frente Polisario que, a su vez, presentó ocho
denuncias contra las fuerzas marroquíes. La MINURSO comunicó por escrito todas
las denuncias a ambas partes.
54. La mayor parte de las denuncias del Real Ejército de Marruecos se referían a
presuntas incursiones de soldados del Frente Polisario, el movimiento de vehículos
con personal uniformado, la construcción de refugios y los ruidos de explosiones
dentro de la zona de separación. Tras la verificación por la MINURSO, ninguna de
esas denuncias se pudo confirmar por falta de pruebas. Las denuncias del Frente
Polisario contra el Real Ejército de Marruecos guardaban relación con el aumento
de la altura de la berma, los ruidos de explosiones, los sobrevuelos de
reconocimiento con helicópteros, vehículos teleguiados y aviones de combate y la
mejora y el refuerzo de la berma por medios mecánicos. Tras la verificación de la
MINURSO, se confirmó como violación una denuncia del Frente Polisario: la
mejora de las infraestructuras de defensa sobre la berma en Awsard. Otras denuncias
no se pudieron confirmar por falta de pruebas. Las denuncias de sobrevuelos de
reconocimiento con aviones teleguiados no se pudieron verificar porque la Misión
carece de capacidades técnicas para la vigilancia de tierra a aire. Sin embargo, se
observaron aviones teleguiados en el aeropuerto de El-Aaiún.
55. En este contexto sería de gran valor el establecimiento de un mecanismo
conjunto de verificación militar. A pesar de los llamamientos que hice en el pasado a
favor de dicho mecanismo (S/2010/175, párr. 74), las partes no han manifestado
todavía interés en llevar adelante esa iniciativa.
56. La MINURSO recibió y examinó 350 solicitudes del Real Ejército de
Marruecos relacionadas con la construcción o el mantenimiento de edificios e
instalaciones utilizados por el personal militar y el mantenimiento y la destrucción
de minas y restos explosivos de guerra en la zona restringida. De esas solicitudes, la
MINURSO aprobó 279 y no hizo lugar a 64. El Frente Polisario no presentó ninguna
solicitud durante el período que se examina.
57. La MINURSO recibió 276 notificaciones del Real Ejército de Marruecos
respecto de ejercicios de adiestramiento de tiro y adiestramiento táctico, el
movimiento de tropas, equipo y tanques, los vuelos de helicópteros para transportar
personalidades y vuelos de conservación y la destrucción de minas y restos
explosivos de guerra en la zona de restricciones limitadas. La MINURSO recibió 31
notificaciones de las fuerzas del Frente Polisario respecto de ejercicios de
adiestramiento de tiro y adiestramiento táctico, la construcción de nuevos edificios y
las visitas en la zona de restricciones limitadas. La MINURSO vigiló todas las
actividades notificadas.
58. El Ministro de Relaciones Exteriores y el Representante Permanente de
Marruecos ante las Naciones Unidas se dirigieron a mí en dos ocasiones para
S/2011/249
11-28663 13
interponer queja de que ciertos actos que la MINURSO había calificado y notificado
como violaciones no infringían la cesación del fuego, sino que, en realidad, estaban
justificadas por la necesidad de mejorar la seguridad para combatir posibles
actividades terroristas y de contrabando, que han aumentado en la región del Sáhara
en años recientes. Las autoridades militares marroquíes, al transmitir esas mismas
quejas a la MINURSO, solicitaron que se revisara el acuerdo militar núm.1 para
tener en cuenta la alteración de las circunstancias imperantes en la región. Como
consecuencia de esa solicitud, la MINURSO se puso en contacto con las autoridades
militares del Frente Polisario, que convinieron, en principio, en considerar la posible
revisión del acuerdo. La MINURSO colabora actualmente con ambas partes para
determinar sus pareceres respecto de posibles enmiendas que se acordarían en
términos idénticos con cada una de las partes.
59. La MINURSO, dentro del límite de sus capacidades, prestó apoyo médico al
programa de medidas de fomento de la confianza y servicios médicos de emergencia
del ACNUR (incluida la evacuación médica) a la población local en régimen
humanitario. Durante el período que se examina, se llevaron a cabo nueve
evacuaciones médicas en beneficio de la población local al este de la berma. El
Frente Polisario ha manifestado su agradecimiento por dicha asistencia.
B. Actividades relativas a las minas
60. La presencia generalizada de minas terrestres y restos explosivos de guerra en
todo el Sáhara Occidental sigue planteando amenazas a su población y también a los
observadores militares y equipos logísticos de la MINURSO. A pesar de la falta de
datos fiables sobre los campos de minas, debido a la vastedad del territorio y a la
falta de información en particular sobre los campos de minas al oeste de la berma, se
sabe que en la región siguen existiendo minas.
61. Durante el período que se examina, se denunciaron en total ocho accidentes
que dieron lugar a un muerto y 18 heridos entre la población local. Esto representa
una disminución en relación con el ciclo del informe anterior, en el cual se
registraron diez accidentes que produjeron tres muertos y 12 heridos (S/2010/175,
párr. 40). La disminución de incidentes se debe atribuir a una mayor sensibilización
de la población respecto de las minas, a una mejor supervisión de las actividades de
desminado por el Centro de la MINURSO de coordinación de actividades relativas a
las minas y a la aplicación de las lecciones aprendidas el año anterior. Sin embargo,
las cifras de víctimas indican que las minas plantean una amenaza constante a la
vida en la zona.
62. La actividades de desminado continuaron a ambos lados de la berma. En las
zonas controladas por el Frente Polisario al este de la berma, los trabajos fueron
realizados por Landmine Action, una organización contratada por las Naciones
Unidas; al oeste de la berma, los trabajos fueron realizados por el Real Ejército de
Marruecos.
63. Con tres equipos de limpieza de minas de 12 técnicos cada uno y un equipo de
desactivación de explosivos, integrado por seis técnicos, Landmine Action limpió de
municiones en racimo y municiones sin detonar una superficie de 6.830.492 metros
cuadrados al este de la berma, lo que representa un aumento considerable en
comparación con la superficie de 24.957 metros cuadrados que se limpió durante el
período del informe anterior.
S/2011/249
14 11-28663
64. Gracias a las operaciones de desminado a ambos lados de la berma se
destruyeron 6.514 minas antitanque, 741 minas antipersonal, 1.512 piezas de
municiones sin detonar, 6.844 unidades de bombas en racimo y 6.138 piezas de
municiones de otros tipos.
65. El 28 de febrero, el Frente Polisario destruyó 1.056 minas antipersonal en
existencias con ocasión del 35° aniversario de la “República Democrática Árabe
Saharaui”, en consonancia con las obligaciones que tiene asumidas en virtud de la
“Escritura de compromiso” del llamamiento de Ginebra para la prohibición total de
las minas antipersonal y la cooperación en la acción contra las minas.
66. Las Naciones Unidas atribuyen gran importancia al mantenimiento de una base
de datos fiables sobre las minas terrestres y los restos explosivos de guerra. A ese
fin, el Centro de coordinación de actividades relativas a las minas de la MINURSO
continuó impartiendo capacitación y prestando apoyo técnico a Landmine Action en
relación con el sistema de gestión de la información para actividades relativas a las
minas.
67. De conformidad con la resolución 1325 (2000) del Consejo de Seguridad,
Landmine Action ha incorporado a sus operaciones criterios de género y emplea a
nueve mujeres del Sáhara Occidental en sus equipos de limpieza de zonas de
combate y en las operaciones de la sede sobre el terreno. La fuerza de trabajo de
Landmine Action está compuesta enteramente de personas de la población local, con
la excepción de dos asesores técnicos. Esos asesores técnicos, junto con expertos
técnicos visitantes, han impartido al personal local las competencias esenciales,
incluidas las relacionadas con la limpieza técnica de minas, la administración y la
intervención médica.
C. Personas desaparecidas como consecuencia
del conflicto
68. El Comité Internacional de la Cruz Roja siguió colaborando con las partes y
las familias interesadas en la cuestión de las personas todavía desaparecidas como
consecuencia del conflicto.
D. Asistencia y protección para los refugiados
del Sáhara Occidental
69. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados,
el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud,
juntamente con la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO),
la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y varias
organizaciones no gubernamentales internacionales y locales continuaron brindando
asistencia y protección a los refugiados del Sáhara Occidental en los campamentos
cerca de Tinduf.
70. Los principales aspectos en los cuales se brindó asistencia fueron la
distribución de alimentos, el abastecimiento de agua y el saneamiento, la educación,
el transporte y la logística, la atención médica, la agricultura, el refugio, la
protección y los servicios comunitarios.
S/2011/249
11-28663 15
71. En 2010, el PMA suministró mensualmente 90.000 raciones generales de
alimentos y 35.000 raciones generales de alimentos suplementarias a los refugiados
más vulnerables. También distribuyó alrededor de 25.200 toneladas de diversos
productos básicos, incluidos una cesta alimentaria diversificada y productos básicos
para alimentación escolar y actividades nutricionales. El ACNUR suministró
alimentos complementarios. Además, ambos organismos realizaron también 45
visitas de distribución de cestas de alimentos generales a distintos puntos de
distribución de alimentos en los campamentos por mes, conforme lo determinó un
análisis conjunto de las necesidades.
72. El PMA colaboró con el ACNUR y otros asociados para elaborar una estrategia
de nutrición e integrar las actividades de salud y nutrición de los niños. La encuesta
conjunta de nutrición, realizada en octubre y noviembre de 2010, servirá de
parámetro de referencia básico para las intervenciones que se llevarán a cabo en un
marco integrado.
73. El ACNUR continuó abasteciendo de agua potable a los refugiados y
construyó nuevas redes de abastecimiento de agua para reducir el costo de la
distribución de agua mediante camiones. Solidaridad Internacional, una
organización no gubernamental española, que recibe financiación de la Oficina de
Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea y del ACNUR, instaló redes de agua en
el campamento de Smara en beneficio de alrededor de 34.000 refugiados. Una red
similar se había construido en los campamentos de Dakhla y Awsard. En el
campamento de El-Aaiún se instaló un nuevo sistema de ósmosis, renovando la
conexión de una cañería de agua de 24 kilómetros con el campamento de Awsard. Se
impartió formación a los funcionarios locales del departamento de aguas sahariano
en aspectos técnicos del tratamiento del agua.
74. En el sector de la educación, el ACNUR distribuyó 127.540 textos escolares,
atendiendo así a alrededor del 80% de las necesidades totales. Rehabilitó dos
escuelas primarias en los campamentos de Smara y El-Aaiún e impartió formación a
1.756 maestros en planes de estudio y pedagogía. De los 103 estudiantes que
aprobaron el examen de bachillerato, diez refugiados saharauis recibieron becas.
Hasta ahora, 25 estudiantes han recibido becas del ACNUR desde 2008. El Fondo de
las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) suministró mobiliario escolar.
75. En 2010, el ACNUR suministró un tercio de las necesidades de gas para
cocinas, complementando el suministro de gas de la Media Luna Roja Argelina. El
ACNUR distribuyó, además, prendas de vestir a los escolares, vestimenta saharaui
tradicional a las mujeres y 2.200 tiendas de campaña y materiales para tiendas.
76. En el sector de la salud, el ACNUR y el PMA, por conducto de su asociado de
ejecución, la Media Luna Roja Argelina, llevaron a cabo un programa de
alimentación suplementaria para menores de 5 años con malnutrición moderada y
mujeres embarazadas y lactantes en todos los campamentos. El ACNUR también
brindó apoyo a la escuela de enfermería, dictó cursos para enfermeras y parteras y
suministró productos y materiales didácticos. En el sector de la agricultura, 55
refugiados en el campamento de Dakhla se beneficiaron de la distribución de
viveros, semillas, bombas de agua y capacitación. El ACNUR continuó dando apoyo
a los centros de formación profesional para mujeres, jóvenes y personas con
discapacidad.
S/2011/249
16 11-28663
77. Para mejorar la protección de los refugiados, el ACNUR dio apoyo a los
servicios de asistencia letrada en los campamentos de Tinduf. También se
establecieron incentivos y se impartió capacitación a abogados y jueces. El ACNUR
ha comenzado la construcción de nuevas oficinas sobre el terreno en todos los
campamentos para mejorar la protección de los refugiados y poner a los servicios
más cerca de quienes los necesitan.
E. Medidas de fomento de la confianza
78. El ACNUR continuó ejecutando su programa de medidas de fomento de la
confianza para facilitar el contacto y la comunicación entre los refugiados del
Sáhara Occidental en los campamentos de Tinduf y sus familias en el Territorio. La
MINURSO continuó dado apoyo logístico, incluso oficiales de policía de las
Naciones Unidas, para facilitar los procedimientos de viaje y brindar servicios de
escolta.
79. Sin embargo, el intercambio de visitas familiares por vía aérea y los servicios
telefónicos gratuitos, que son los componentes principales del programa,
experimentaron reveses importantes durante el período que se examina.
80. El programa de intercambio familiar entre localidades del Territorio y los
campamentos de refugiados de Tinduf se suspendió el 26 de marzo debido a un
desacuerdo entre las partes en cuanto a los derechos de un beneficiario para
acogerse al programa. Fracasaron las tentativas ulteriores para reactivar el programa
el 2 de abril y el 17 de septiembre. Como consecuencia de esos acontecimientos,
alrededor de 1.740 personas que hubieran podido acogerse al programa perdieron la
oportunidad de beneficiarse de este vital servicio humanitario.
81. El servicio telefónico gratuito está interrumpido desde el 20 de septiembre,
después del frustrado vuelo de intercambio familiar del 17 de septiembre.
82. A raíz de una intensificación de las gestiones del Alto Comisionado de las
Naciones Unidas para los Refugiados, Sr. António Guterres, y de mi Enviado
Personal, con la mira de establecer un diálogo entre las partes, el ACNUR presidió
una reunión celebrada en Ginebra los días 9 y 10 de febrero, a la que asistieron
representantes de ambas partes y también representantes de Argelia y Mauritania en
calidad de observadores. Mi Enviado Personal y mi Representante Especial para el
Sáhara Occidental también asistieron a la reunión.
83. Durante los dos días de deliberaciones constructivas, los participantes
reafirmaron la importancia del programa de medidas del fomento de la confianza y
la necesidad de encontrar los medios y arbitrios para elevar al máximo los vínculos
entre las familias que han sido divididas por el conflicto durante más de 36 años.
Las partes se manifestaron dispuestas a cooperar plenamente con el ACNUR en la
ejecución del Plan de Acción de 2004, de conformidad con su mandato y principios,
y a preservar el carácter humanitario del programa.
84. Las partes y los dos países vecinos convinieron en lo siguiente con la mira de
acrecentar el número de beneficiarios del programa de medidas del fomento de la
confianza:
a) Se volverán a celebrar los seminarios y el primero se reunirá en el
segundo semestre de 2011 en Madeira (Portugal);
S/2011/249
11-28663 17
b) El ACNUR, juntamente con la MINURSO, desplegará un equipo de
reconocimiento para realizar una misión de análisis de la viabilidad técnica de los
caminos el 18 de abril. El ACNUR examinará asimismo la posibilidad de
suministrar aeronaves más grandes para las visitas familiares;
c) Los servicios postales y los centros de telefonía se reanudarán, en
principio, y el ACNUR presentará algunas propuestas para su examen y debate
ulteriores;
d) El ACNUR presentará a las partes, para su aprobación, una lista única de
beneficiarios, una vez completada la verificación por el ACNUR mediante un acceso
pleno y sin trabas en ambas partes. El ACNUR está haciendo los trabajos
preparatorios para poner en marcha ese sistema para julio de 2011;
e) Se celebrarán reuniones de coordinación periódicas por lo menos dos
veces al año, en Ginebra y la próxima reunión se celebrará en septiembre de 2011;
f) En diciembre de 2011 se celebrará una reunión de evaluación.
85. Las visitas familiares por vía aérea se reanudaron el 7 de enero de 2011. Desde
entonces se han hecho ocho viajes redondos, gracias a los cuales 894 personas
pudieron viajar o recibir familiares en ambas partes.
86. Desde marzo de 2004, 13.942 de 41.237 saharauis inscritos (30% de las
personas inscritas), en su mayoría mujeres, niños y personas de edad, se han
beneficiado de las visitas familiares; las 27.295 personas restantes están a la espera
de beneficiarse de esta actividad.
87. El 25 de febrero, el ACNUR no pudo incluir a un refugiado saharaui en una
visita familiar por vía aérea en razón de que Marruecos se rehusó por escrito a
autorizarle a participar en el programa a causa de delitos que presuntamente había
cometido en El-Aaiún en 2001. El Frente Polisario sostuvo que dicha medida
obedecía a motivaciones políticas. El refugiado comenzó una huelga de hambre en
protesta.
88. En relación con la recomendación sobre la realización de un censo que formulé
en mi anterior informe de 6 de abril de 2010 (S/2010/175, párr. 75) y en
consonancia con su mandato y la práctica establecida, el ACNUR continuará
celebrando conversaciones con el país anfitrión respecto de la necesidad de registro
en los campamentos de refugiados de Tinduf.
F. Migrantes en situación irregular
89. Durante el período que se examina, 17 migrantes en situación irregular se
registraron en el Sáhara Occidental. El Frente Polisario los transfirió a las
autoridades de Mauritania en Zouerate el 1 de septiembre de 2010.
G. Derechos humanos
90. Al comienzo del presente informe se exponen en líneas generales los
acontecimientos que rodearon el establecimiento y el desmantelamiento del
campamento de protesta de Gdim Izik. No está claro aún el costo de esos
acontecimientos en vidas humanas, ya que las partes han proporcionado cifras
S/2011/249
18 11-28663
contradictorias y los medios de verificación independiente son escasos. Las
autoridades de Marruecos han anunciado que en esa ocasión y durante el estallido de
violencia posterior en El-Aaiún 11 de sus agentes de seguridad y 2 civiles resultaron
muertos, y 70 agentes de seguridad y 4 civiles, lesionados. Las autoridades de
Marruecos divulgaron un vídeo de 14 minutos de filmación editada del
desmantelamiento del campamento y los acontecimientos posteriores en El-Aaiún
que mostraba actos de violencia de manifestantes saharauis contra las fuerzas de
seguridad marroquíes e incluía tomas de un manifestante en el campamento que
profanaba el cadáver de un oficial de seguridad. Poco después del incidente, el
Frente Polisario sostuvo que 36 saharauis, entre ellos un niño de 8 años, habían
resultado muertos, más de 700, lesionados y 163 estaban desaparecidos. No se
discute que el 24 de octubre un joven saharaui de 14 años, Al-Najem al-Kareh, fue
muerto y otros 4 fueron heridos por fuerzas de seguridad marroquíes cuando se
dirigían al campamento, pero las relaciones de las circunstancias en que ocurrió el
incidente no coinciden.
91. Según las organizaciones locales e internacionales de defensa de los derechos
humanos, el 8 de noviembre, después del desmantelamiento del campamento, en El-
Aaiún algunos saharauis presuntamente atacaron e incendiaron bienes pertenecientes
a ciudadanos marroquíes o saharauis considerados pro marroquíes. Se dijo que el
mismo día algunos ciudadanos marroquíes atacaron las viviendas de civiles
saharauis y sus habitantes, según se afirmó en presencia de personal de seguridad
marroquí o con su participación en la mayoría de los casos.
92. Las investigaciones de organizaciones locales e internacionales de defensa de
los derechos humanos determinaron que más de 200 saharauis, algunos de ellos
niños, habían sido privados de su libertad. Muchos saharauis, entre ellos mujeres,
personas de edad y personas con discapacidad, han afirmado que fueron objeto de
torturas o malos tratos, incluidas amenazas de violencia sexual o actos de violencia
sexual, en el curso de la operación de desmantelamiento o cuando estaban
detenidos. Los familiares de los saharauis detenidos han afirmado que no pudieron
obtener información sobre el paradero de sus parientes, en muchos casos durante más
de dos semanas. Si bien algunos de los detenidos fueron puestos en libertad, una
comisión parlamentaria marroquí (véase el párrafo 93) observó que para enero se
habían entablado procedimientos judiciales respecto de más de 185 saharauis y que
esos procedimientos incluían la remisión de 19 saharauis al Tribunal Militar, de 1 a
un tribunal de menores y de 132 al Tribunal de Apelaciones El-Aaiún. Por lo menos
cinco de los remitidos al Tribunal Militar son miembros de organizaciones saharauis
de defensa de los derechos humanos.
93. El 27 de noviembre, la Cámara Baja del Parlamento de Marruecos estableció
una comisión investigadora parlamentaria para esclarecer los hechos respecto del
establecimiento y el desmantelamiento del campamento, los acontecimientos
ocurridos en El-Aaiún y las repercusiones de esos acontecimientos. La comisión
viajó al Territorio, escuchó las declaraciones de 122 testigos y publicó su informe en
enero. En su informe la Comisión llegaba a la conclusión de que, entre otras cosas,
en el contexto de las considerables disparidades socioeconómicas imperantes en el
Territorio, el campamento se había establecido inicialmente como protesta social,
pero “delincuentes, personas con antecedentes judiciales y un grupo de terroristas”
se habían apoderado de éste. Se confirmaban las cifras oficiales sobre víctimas
fatales y se observaba que 238 miembros de las fuerzas de seguridad y 134 civiles
habían resultado lesionados.
S/2011/249
11-28663 19
94. Se expresó reconocimiento por el hecho de que no se hubiera utilizado
munición activa a fin de proteger a los civiles, se observó que no se habían tomado
las mismas medidas para proteger al personal de las fuerzas de seguridad y se
exhortó al sistema judicial a castigar a los delincuentes. La comisión observó que se
habían cometido algunos abusos en las operaciones de búsqueda y detención, lo que
justificaba que el sistema judicial prestara la debida atención a las denuncias de
abusos. La comisión presentó varias recomendaciones, incluso respecto de la
necesidad de abordar las causas básicas de la protesta y determinar en quién recaía
la responsabilidad de permitir la instalación y la ampliación del campamento. En el
informe también se arrojaba luz sobre el incumplimiento de varias de sus funciones
por las autoridades locales y se recomendaba que se iniciara una investigación para
determinar la responsabilidad respecto de las violaciones en ciertos sectores, en
particular los de la vivienda, la administración de las propiedades y bienes
inmuebles del Estado, las licencias de pesca y la asistencia social. La comisión
recomendó que se concediera indemnización a los residentes, comerciantes e
inversionistas cuyas propiedades habían resultado dañadas. Sobre la base de sus
conversaciones con el Fiscal General, la comisión expresó confianza en que la
justicia seguiría el curso natural de garantizar el derecho de todo ciudadano a un
juicio imparcial.
95. En su informe la comisión observó que las disparidades entre las poblaciones
del Territorio eran considerables, pese a los importantes avances de los indicadores
socioeconómicos y a la inversión en infraestructura. La comisión señaló que los
servicios sociales, desde la vivienda social a los programas de asistencia social y los
bienes de consumo subvencionados, beneficiaban a un pequeño grupo y no a la
mayoría de la población.
96. Las organizaciones locales e internacionales de defensa de los derechos
humanos observaron que los saharauis instalados en el campamento reivindicaban
su derecho a trabajar y a una vivienda adecuada, y pedían que se pusiera fin a la
marginación y a la distribución desigual de los recursos en el Territorio. Las
organizaciones locales destacaron que el nivel de desempleo entre los saharauis era
elevado debido a las prácticas de empleo discriminatorias, pese a que había
oportunidades de empleo, principalmente en las industrias del fosfato y la pesca. Las
organizaciones locales e internacionales destacaron también que hasta la fecha no se
había recibido información que indicara que efectivamente se habían emprendido
investigaciones y procedimientos penales respecto de las presuntas violaciones de
los derechos de los civiles saharauis por las fuerzas de seguridad, o de los ataques
contra ellos y sus bienes por civiles marroquíes.
97. Como se señala en el párrafo 13 supra, en las primeras horas de la mañana del
26 de febrero se produjeron incidentes en Dakhla entre grupos de civiles marroquíes
y saharauis. Se produjeron otros incidentes cuando unos 400 saharauis se
manifestaron más tarde ese mismo día. Las fuentes locales agregaron que la
manifestación había sido provocada por la inacción de las fuerzas de seguridad
cuando, según se dijo, jóvenes marroquíes atacaron tres vecindarios saharauis y
presuntamente destruyeron tiendas y otros bienes pertenecientes a saharauis en
presencia de las fuerzas de seguridad. Si bien se dijo que los civiles marroquíes
sospechosos de participar en los ataques habían sido detenidos, no había
información disponible respecto de si se había iniciado una investigación sobre el
comportamiento de las fuerzas de seguridad. La información de los medios de
difusión indica que las autoridades locales se habían comprometido a realizar una
S/2011/249
20 11-28663
investigación sobre los daños materiales causados en el curso de la violencia y a
considerar el posible pago de indemnizaciones.
98. Los defensores de los derechos humanos y activistas saharauis siguieron
informando de impedimentos al desarrollo de sus actividades. Continúa el juicio de
siete activistas saharauis bien conocidos, entre ellos una mujer, acusados en relación
con su muy publicitada visita a los campamentos de Tinduf en octubre de 2009. El
11 de febrero el Tribunal de Primera Instancia Ain-Sab’a de Casablanca (Marruecos)
postergó indefinidamente su decisión para facilitar la realización de nuevas
investigaciones. Los abogados defensores denunciaron que no se respetaban las
normas internacionales que rigen la conducta de un juicio imparcial.
99. Después del desmantelamiento del campamento, las autoridades marroquíes
permitieron que algunas organizaciones internacionales de defensa de los derechos
humanos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, y los periodistas
extranjeros (con algunas restricciones) visitaran el Territorio y realizaran su labor,
en particular la de investigar el incidente en el campamento y dar a conocer sus
conclusiones. Pese a ello, se informó de casos de malos tratos de personas que
realizaron visitas de solidaridad con el pueblo del Sáhara Occidental o participaron
en manifestaciones en el Territorio en pro de la aplicación de las resoluciones de las
Naciones Unidas sobre el estatuto del Territorio.
100. En cuanto a la situación de los derechos humanos en los campamentos de
refugiados de Tinduf, la información sigue siendo limitada. En los últimos años se
ha informado de denuncias de violaciones, en particular de los derechos a la libertad
de expresión y de circulación. En septiembre, el Frente Polisario detuvo a Mostapha
Selma Side Mouloud, oficial de policía de la “República Árabe Saharaui
Democrática”, cuando regresaba del Territorio a los campamentos, donde residía.
Mientras estuvo detenido se desconoció su paradero exacto. Según se informó, el
Frente Polisario acusó al Sr. Mouloud de espionaje y traición después de que
expresó públicamente su apoyo a cierto nivel de autonomía para el Territorio bajo
soberanía marroquí. En octubre, el Frente Polisario puso en libertad al Sr. Mouloud
y lo entregó al ACNUR.
101. Como se detalla en el presente informe, en el período abarcado por este hubo
denuncias de violaciones de los derechos humanos en el Territorio y en los
campamentos de refugiados. La MINURSO no tiene un mandato específico sobre
los derechos humanos y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Derechos Humanos no tiene presencia en el Territorio ni en los
campamentos de refugiados de Tinduf. Esas denuncias y contradenuncias de las
partes deben transformarse en una aceptación recíproca de arreglos eficaces que
permitan atender auténticamente a los problemas e inquietudes respectivos para
generar confianza.
H. Administración de la Misión y medidas de seguridad
102. Las obras de conservación de las instalaciones y la infraestructura de las bases
de operaciones de la MINURSO están por finalizar. En las bases de operaciones de
Mehaires, Agwanit y Mijek los locales de paredes no rígidas serán reemplazadas con
locales de paredes rígidas para mediados de 2012. En otras seis bases de
operaciones ya se han reemplazado los locales de paredes no rígidas con locales de
paredes rígidas. También está previsto reemplazar las cocinas de paredes no rígidas
S/2011/249
11-28663 21
en las nueve bases de operaciones con cocinas de paredes rígidas en el curso de los
dos próximos años.
103. Desde mi informe anterior, la MINURSO ha instalado plantas de depuración
de agua en las bases de operaciones de Smara y Tifariti, así como en las bases de
operaciones Mahbas y Bir Lahlou y en el cuartel general de la Misión en El-Aaiún.
El Real Ejército de Marruecos sigue prestando asistencia para la rehabilitación del
campo de aviación del desierto en Awsard. Se prevé que las obras de este proyecto,
que se han retrasado debido a fallas del equipo y mal tiempo, se terminen para julio
de 2011.
104. En el marco de mi iniciativa “por una ONU más ecológica” y de promoción
del uso de energía sostenible la Misión ha emprendido un programa de protección
ambiental que incluye la instalación de un sistema de tratamiento de aguas
residuales en la base de Mahbas. Está previsto que para 2014 se haya instalado esa
tecnología en las nueve bases de operaciones. También se están reemplazando los
calentadores de agua eléctricos y las luces de seguridad eléctricas con calentadores
de agua de energía solar y luces de seguridad de energía solar. Los ensayos de los
sistemas de gestión del centro de almacenamiento de combustible y de control de la
seguridad del acceso en la base logística de la Misión han demostrado que esos
sistemas son eficaces, por lo que se instalarán en lugares alejados, como los centros
de reaprovisionamiento de combustible de los helicópteros en las bases de
operaciones.
105. En el período de que se informa se produjo un aumento de los incidentes de
seguridad que afectaron al personal de las Naciones Unidas. Se registró un total de 14
incidentes, la mayor parte de ellos después de la violencia en Gdim Izik y El-Aaiún en
noviembre de 2010. Los incidentes incluyeron agresión armada y amenazas de ataque
físico contra el personal de las Naciones Unidas, vandalización de vehículos y otros
bienes de las Naciones Unidas, hostigamiento del personal, ingreso no autorizado en
residencias particulares, intento de robo y sabotaje.
106. Aunque la mayor parte de los casos ocurrieron en El-Aaiún, también se
registraron incidentes en Tinduf. Durante los disturbios en Gdim Izik y El-Aaiún el
8 de noviembre dos funcionarios resultaron lesionados y dos vehículos fueron
destruidos a pedradas en El-Aaiún. En la oficina de enlace de Tinduf y en las bases
de operaciones de Tifariti y Mijek la rápida intervención de las fuerzas de seguridad
del Frente Polisario impidió que los manifestantes que expresaban su solidaridad
con los acampados en Gdim Izik ingresaran en los locales de las Naciones Unidas.
107. En Tinduf, el letrero del programa del ACNUR de medidas de fomento de la
capacidad en el campamento 27 de febrero fue dañado por manifestantes iracundos
el 15 de noviembre. El 3 de junio, desconocidos penetraron en la suboficina del
ACNUR en el campamento de Rabouni y sustrajeron bienes de las Naciones Unidas
y de propiedad privada.
108. La Misión adoptó medidas contra esos incidentes y amenazas, que incluyeron
la instalación de 11 cámaras fotográficas en locales de las Naciones Unidas y la
continuación del uso de detectores de rayos X y espejos de observación en todos los
puntos de entrada y salida.
S/2011/249
22 11-28663
I. Asuntos relativos a la conducta y disciplina
109. La Misión ha seguido dando prioridad a asegurar la conducta y disciplina
debidas de sus componentes civiles y militares y se ha concentrado principalmente
en la prevención de las faltas de conducta por medio de la instrucción sobre las
normas y reglamentaciones, los valores básicos de las Naciones Unidas y los
procedimientos para tratar los casos de falta de conducta. En el período que se
examina se informó de ocho casos, incluida una denuncia de abuso y explotación
sexuales. La mayoría de los casos han sido investigados y cerrados por la Misión y
queda solo una denuncia de 2010, que se sigue investigando.
V. Unión Africana
110. La MINURSO mantuvo su cooperación con la delegación de observación de la
Unión Africana, encabezada por el Representante Principal Yilma Tadesse (Etiopía).
Deseo reiterar mi reconocimiento a la Unión Africana por su contribución.
111. Del 26 al 28 de agosto mi Representante Especial para el Sáhara Occidental
participó en una reunión de alto nivel celebrada en El Cairo en que se examinaron
estrategias comunes y el aumento de la cooperación para la promoción de la paz en
África.
112. El 23 de septiembre, por invitación de la Unión Africana, mi Representante
Especial para el Sáhara Occidental visitó la sede de la Unión Africana en Addis
Abeba para participar en reuniones de alto nivel y reuniones de información sobre
las actividades de las Naciones Unidas y de diversos órganos de la Unión Africana
encaminadas a superar distintos problemas de África. Las consultas pusieron de
relieve, entre otras, la cuestión del Sáhara Occidental y se sugirió que se
estableciera un grupo de personas eminentes de la región para encontrar la forma de
lograr que Marruecos participara más en la labor de la Unión Africana.
113. La MINURSO siguió prestando apoyo a la delegación de la Unión Africana en
El-Aaiún proporcionando asistencia logística y administrativa con los recursos de
que disponía.
VI. Aspectos financieros
114. La Asamblea General, en su resolución 64/284, decidió consignar la suma de
57,1 millones de dólares para el mantenimiento de la MINURSO en el período
comprendido entre el 1 de julio de 2010 y el 30 de junio de 2011. Si el Consejo de
Seguridad decide prorrogar el mandato de la MINURSO más allá del 30 de abril de
2011, el costo de mantener la Misión hasta el 30 de junio de 2011 se limitaría a las
sumas aprobadas por la Asamblea General. El proyecto de presupuesto de la
MINURSO para el período comprendido entre el 1 de julio de 2011 y el 30 de junio
de 2012, por un total de 61,4 millones de dólares (no incluidas las contribuciones
voluntarias en especie presupuestadas) se ha presentado a la Asamblea General para
su examen en la segunda parte de la reanudación del sexagésimo quinto período de
sesiones.
115. Al 28 de febrero de 2011, las cuotas pendientes de pago a la Cuenta Especial
de la MINURSO ascendían a 44,7 millones de dólares. En esa fecha el total de las
S/2011/249
11-28663 23
contribuciones pendientes de pago a la totalidad de las operaciones de mantenimiento
de las paz era de 2.410,3 millones de dólares.
116. Al 28 de febrero de 2011, el total adeudado a los países que aportan
contingentes era de 0,5 millones de dólares. El costo del personal y del equipo de
propiedad de los contingentes correspondiente a los períodos terminados el 30 de
octubre de 2010 y el 30 de septiembre de 2010, respectivamente se ha reembolsado
de conformidad con el calendario de pagos trimestrales.
VII. Observaciones y recomendaciones
117. Me preocupa el deterioro de la situación de seguridad en el Sáhara Occidental,
motivado por la ausencia de un acuerdo de paz entre Marruecos y el Frente Polisario
y el mantenimiento del statu quo en el Territorio durante 20 años. Lamento la
pérdida de vidas y bienes ocasionada por el estallido de violencia ocurrido el 8 de
noviembre en Gdim Izik y El-Aaiún y hago un llamamiento a las partes para que se
abstengan de recurrir a la violencia en el futuro.
118. El actual proceso de negociación existe desde que el Consejo de Seguridad
pidió por primera vez el inicio de negociaciones directas entre las partes para
alcanzar “una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea
la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de
disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones
Unidas”, y desde que Marruecos y el Frente Polisario presentaron sus propuestas
respectivas al Consejo en abril de 2007. Después de cuatro años y diez rondas de
reuniones entre las partes, el proceso se encuentra en punto muerto.
119. Ninguna de las partes ha aceptado la propuesta de la otra como base única de
la negociación y hasta la fecha ninguna de ellas ha tomado medidas que indiquen
una disposición a llegar a un compromiso aceptable. Pese al acuerdo que han
alcanzado recientemente para dedicar futuras rondas de conversaciones a las
modalidades innovadoras y los temas separados convenidos en la sexta ronda de
conversaciones oficiosas, así como a otros asuntos que se determinen
posteriormente, es probable que las partes sigan sin querer apartarse de la esencia de
sus propuestas.
120. Dicho esto, las circunstancias actuales quizás apunten un camino hacia
adelante. En este momento de protestas y conflicto en toda la región del Oriente
Medio y África septentrional, la opinión de la población del Sáhara Occidental,
tanto dentro como fuera del Territorio, con respecto a su estatuto definitivo son más
importantes que nunca para la búsqueda de una solución que sea justa y duradera,
pero esa opinión sigue sin conocerse. Lo que está claro es que un acuerdo sobre un
estatuto definitivo sobre el que esta población no haya expresado su opinión de
forma clara y convincente probablemente generará nuevas tensiones en el Sáhara
Occidental y en la región. En reconocimiento de este hecho, el Consejo de
Seguridad tal vez desee recomendar a las partes tres iniciativas, a saber:
a) En primer lugar, que las partes encuentren un modo de incluir a
representantes respetados de un amplio abanico de la población del Sáhara
Occidental dentro y fuera del Territorio, de forma oficial u oficiosa, en la
consideración y examen de las cuestiones relacionadas con el estatuto definitivo y el
ejercicio de la libre determinación;
S/2011/249
24 11-28663
b) En segundo lugar, que las partes examinen más a fondo sus respectivas
propuestas y, en particular, que busquen ámbitos de acuerdo sobre un importante
punto de convergencia de sus dos propuestas: la necesidad de obtener la aprobación
de la población para cualquier acuerdo. Es instructivo a este respecto que las
propuestas de ambas partes prevén, si bien de forma diferente, un referéndum que
constituirá un libre ejercicio del derecho a la libre determinación;
c) En tercer lugar, que las partes dediquen un esfuerzo adicional a
determinar y examinar una amplia gama de cuestiones de gobernanza con miras a
satisfacer las necesidades del pueblo del Sáhara Occidental y en el entendimiento de
que muchos aspectos de esas cuestiones se pueden examinar sin hacer referencia a la
naturaleza del estatuto definitivo del Territorio, por ejemplo, el modo de estructurar
su poder ejecutivo, legislativo y judicial, el modo de organizar y celebrar elecciones
y el modo de estructurar la enseñanza primaria y secundaria.
121. Encarar la cuestión de los derechos humanos también es importante para la
solución más general del conflicto. Ambas partes tienen la responsabilidad de
garantizar la protección de los derechos humanos. Tomo nota de las iniciativas
recientes de Marruecos, que competen a las instituciones nacionales mencionadas en
el párrafo 17 del presente informe, así como del plan de hacer mayor uso de los
mecanismos del Consejo de Derechos Humanos. Aprecio el compromiso declarado
de Marruecos de lograr un acceso sin reservas ni trabas a todos los procedimientos
especiales del Consejo de Derechos Humanos. Confío ahora en que los mecanismos
del Consejo de Derechos Humanos se utilizarán para examinar, sobre una base
independiente, imparcial y sostenida, las violaciones denunciadas de los derechos
universales del pueblo del Sáhara Occidental en el Territorio y en los campamentos
para el período de que se ocupará el próximo informe.
122. Celebro que se hayan reanudado las visitas de reunión de las familias, así
como el compromiso de las partes de avanzar en la opción de habilitar un camino
que permita esas reuniones y de reanudar los seminarios. Una vez más, insto a
ambas partes a que sigan cooperando con el ACNUR en forma constructiva y
conducente a la plena aplicación del programa para maximizar la participación de
los refugiados y sus familiares que han estado divididos por el conflicto durante 36
años. Exhorto enérgicamente a las partes a que se abstengan de utilizar este
programa humanitario para alcanzar objetivos de motivación política y a que den al
ACNUR acceso pleno a los beneficiarios de ambas partes. También quiero dar las
gracias a Argelia y Mauritania por su apoyo a este programa humanitario.
123. Me complace tomar nota de los progresos que se han logrado en la remoción
de minas y la eliminación de municiones explosivas y en la disminución del número
de accidentes de minas registrados durante el período que abarca el presente
informe. También me complace observar que la población local se ha prestado a
participar en actividades de remoción de minas y está recibiendo entrenamiento para
tal fin. Esas actividades inapreciables contribuyen directa y positivamente a la
seguridad de la población de la región y del personal de las Naciones Unidas.
También tomo nota del aumento de la cooperación en el intercambio de información
entre las partes, y las insto a que acrecienten sus actividades a ese respecto. Para que
esa labor vital continúe, será necesario que las actividades de remoción de minas de
las Naciones Unidas en el Sáhara Occidental cuenten con recursos adicionales.
Exhorto a los donantes a que apoyen los esfuerzos de las partes y de la MINURSO
para aprovechar los progresos y las inversiones que se han hecho hasta la fecha.
S/2011/249
11-28663 25
124. Me preocupa el aumento de las violaciones del acuerdo militar num. 1 por las
partes. Apoyo los esfuerzos de la MINURSO encaminados a trabajar con las partes
para examinar las condiciones del acuerdo y proponer enmiendas para él, en caso de
que las partes lo consideren necesario. Mientras tanto, es responsabilidad de las
partes asegurar que sus fuerzas militares no violen el acuerdo, y las insto a que se
adhieran plenamente a las disposiciones del acuerdo militar número 1 y a que
extiendan su plena cooperación a la MINURSO. Reitero mi llamamiento a las
partes, que hasta ahora ha sido desoído, para que establezcan cooperación y
comunicación directas mediante un mecanismo militar conjunto de verificación que
examine las denuncias de violaciones y otras cuestiones de interés común.
125. En 2011, año en que las Naciones Unidas observan el 20° aniversario de la
MINURSO y el éxito del mantenimiento de la cesación del fuego, la situación del
Sáhara Occidental sigue sin resolverse, y continúan las negociaciones para un futuro
acuerdo de paz. En 20 años la situación en el terreno ha cambiado dramáticamente,
tanto en el tamaño y la composición de la población local como en el nivel de
actividad e infraestructura económicas, con notables diferencias entre las zonas
situadas al oeste y al este de la berma. En este contexto, la función y las actividades
de la MINURSO, especificadas por el Consejo Económico y Social en el momento
de su creación y en las resoluciones pertinentes subsiguientes, tropiezan con
dificultades crecientes en sus operaciones y en sus relaciones con las partes. Por
ejemplo, todos los preparativos para el referéndum para la libre determinación, que
siguen siendo un elemento constitutivo del mandato de la Misión, se han suspendido
a raíz del desacuerdo entre las partes. Los obstáculos a la libertad de movimiento y
de operaciones de la Misión dentro del Territorio que se registraron en el período
que se examina ilustran la disminución gradual de la capacidad de la Misión de
cumplir su mandato de 1991, con inclusión de actividades fundamentales tales como
la observación y la presentación de informes sobre la evolución de la situación en el
Sáhara Occidental que afectan directamente a la situación política y de seguridad.
126. La MINURSO es la única presencia de las Naciones Unidas en el Territorio
—con excepción de una pequeña oficina del ACNUR en apoyo del programa de
medidas de fomento de la confianza— y es la garante de la estabilidad de la
cesación del fuego. Por esas razones estoy convencido de que la presencia de la
MINURSO sigue siendo pertinente. No obstante, en este momento crítico, y a la luz
de los nuevos problemas que se describen en el presente informe, solicito la
asistencia del Consejo de Seguridad para que reafirme la función de la MINURSO y
logre que se cumplan las condiciones mínimas para que esta pueda operar con éxito,
y pido la cooperación de ambas partes, Marruecos y el Frente Polisario. A ese
respecto, y a la luz de los esfuerzos constantes de mi Enviado Personal, recomiendo
que el Consejo de Seguridad prorrogue el mandato de la MINURSO por otro
período de 12 meses, hasta el 30 de abril de 2012.
127. Para concluir, deseo expresar mi agradecimiento al Sr. Christopher Ross, mi
Enviado Especial, por su diligente e infatigable trabajo con las partes para llegar a
una solución justa, duradera y mutuamente aceptable que permita lograr la libre
determinación del pueblo del Sáhara Occidental. Deseo expresar también mi
reconocimiento a mi Representante Especial en el Sáhara Occidental, Hany Abdel-
Aziz, así como al Comandante de la Fuerza, General de Brigada Jingmin Zhao
(China), por su dedicación a la tarea de encabezar la labor de la MINURSO.
También deseo expresar mi reconocimiento a los hombres y mujeres de la
MINURSO por la labor que llevan adelante, en difíciles circunstancias, para cumplir
el mandato de la Misión.
S/2011/249
26 11-28663
Anexo
Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum
del Sáhara Occidental
Contribuciones al 30 de marzo de 2011
País
Observadores
militaresa Efectivosa
Policía
civilb Total
Argentina 3 0 0 3
Austria 2 0 0 2
Bangladesh 8 20 0 28
Brasil 10 0 0 10
China 11 0 0 11
Croacia 7 0 0 7
Djibouti 2 0 0 2
Egipto 20 0 2 22
El Salvador 6 0 3 9
Federación de Rusia 17 0 0 17
Francia 13 0 0 13
Ghana 10 7 0 17
Grecia 1 0 0 1
Guinea 5 0 0 5
Honduras 12 0 0 12
Hungría 7 0 0 7
Irlanda 3 0 0 3
Italia 5 0 0 5
Jordania 2 0 1 3
Malasia 12 0 0 12
Mongolia 4 0 0 4
Nepal 2 0 0 2
Nigeria 8 0 0 8
Pakistán 10 0 0 10
Paraguay 5 0 0 5
Polonia 1 0 0 1
República de Corea 2 0 0 2
Sri Lanka 3 0 0 3
Uruguay 3 0 0 3
Yemen 10 0 0 10
Total 204 27 6 237c
a Dotación autorizada: 231, incluido el Comandante de la Fuerza.
b Dotación autorizada: 6.
c Dotación efectiva sobre el terreno de la fuerza militar y la policía civil, incluido
el Comandante de la Fuerza.
S/2011/249
11-28663 27
Mapa

------------------------------------------------------------------------------------
United Nations S/2011/249
Security Council
Distr.: General
14 April 2011
Original: English
Report of the Secretary-General on the situation
concerning Western Sahara
I. Introduction
1. The present report is submitted pursuant to Security Council Resolution 1920 (2010)
of 30 April 2010, by which the Council extended the mandate of the United Nations
Mission for the Referendum in Western Sahara (MINUSRO) until 30 April 2011, and
requested a report on the situation before the end of the mandate. The present report covers
developments since the issuance of my report dated 6 April 2010 (S/RES/1920 (2010) and
describes the situation on the ground, as well as the status and progress of the negotiations.
II. Recent developments in Western Sahara
2. Several significant socio-political and security developments took place within the
Territory during the reporting period. The situation, reinforced by the recent series of
popular uprisings in the wider Middle East and North Africa region, which called for
increased political and economic rights, has given rise in Western Sahara to new challenges
to stability and security which may have the potential to alter the conflict’s status quo.
3. At the beginning of October, a group of Saharan protesters set up an encampment at
Gdim Izik, some 15 kilometers south-east of Laayoune, intended to press socio-economic
demands on the Moroccan authorities. The camp gradually expanded to comprise up to
6,610 tents according to a UNITAR/UNOSAT estimate based on satellite imagery. The
number of protesters, which varied significantly over time, is believed to have reached over
15,000 at the peak.
4. MINURSO was not able to monitor the situation in the camp because the Moroccan
authorities impeded its access. Attempted military patrols, as well as visits by United
Nations security and police personnel, were prevented or stopped on several occasions.
Moroccan authorities in Laayoune and the Permanent Mission of Morocco to the United
Nations protested MINURSO’s attempts to approach the camp, advising that the Mission
should not interact directly with the population on what was described as a purely internal
and social matter. Following MINURSO’s continuing efforts, the Moroccan authorities
eventually allowed one international security officer into the camp on 4 November.
5. These restrictions of movement violated paragraph 13 of the 1999 Status of Mission
Agreement concluded between the United Nations and Morocco and interfered with
MINURSO’s ability to perform its mandate. In addition, the interception of MINURSO
military patrols constituted a violation of Military Agreement No. 1.
6. With a heavy Moroccan security presence and the continued influx of new protesters,
the political and security atmosphere in the area gradually deteriorated, particularly after
Moroccan forces shot a 14 year-old Saharan boy to death at the camp’s entrance on 24
October in unclear circumstances. As the camp grew in size and the situation became more
tense, the United Nations received conflicting information from the parties to the conflict
and other sources. Competing communications campaigns by the parties continued until
several weeks after the dismantling of the camp.
7. As the days progressed, the Government of Morocco held meetings with
representatives of the protesters to address their grievances. However, Morocco asserted
that some elements were obstructing the implementation of solutions in accordance with
what it considered a political and security agenda distinct from the protesters’ social
demands. Saharan and Moroccan sources also reported that the dialogue with Morocco
was progressing, but that it was interrupted by the forceful dismantling of the camp. The
Frente Popular para la Liberacíon de Saguía el-Hamra y Río de Oro (Frente Polisario)
wrote a number of letters to me alleging violations of the protesters’ human rights by
Morocco, and called for my intervention to prevent “an imminent humanitarian
catastrophe” and for the establishment of a United Nations mechanism to protect human
rights in Western Sahara.
8. On 8 November, despite previous demarches by my Personal Envoy for Western
Sahara, Christopher Ross, and my Special Representative in Western Sahara, Hany Abdel-
Aziz, to their Moroccan interlocutors in an attempt to discourage any forceful action
against the protesters, Morocco launched a security operation at Gdim Izik. In the early
morning hours, Moroccan auxiliary forces and police forcefully dispersed the protesters
and destroyed the camp, using teargas, water canons, batons, and loudspeakers mounted on
vehicles and helicopters. There is no evidence that live ammunition, or other lethal means,
were used. Violence immediately erupted in the city of Laayoune, with groups of Saharans
taking to the streets to protest the raid, amid rumours of a high death toll, throwing
improvised explosives and stones against Moroccan forces, and attacking public and
private buildings. Later that day, groups of Moroccans attacked Saharan civilian homes
and their residents.
9. The unrest which persisted before receding in the following days, resulted in
significant casualties and property damage. The United Nations could not verify either
party’s account of casualties. MINURSO visited the site of the camp on 11 November but,
under the circumstances, was not able to obtain a clear picture of the exact number of
protesters, conditions in the camps before it was dismantled, or the number of casualties.
10. The violence in the aftermath of the dismantling of the camp caused injury to two
United Nations staff and damage to two MINURSO vehicles. MINURSO had earlier noted
an increase in the number of small security incidents involving United Nations staff and
property in the period leading up to 8 November. The Mission took enhanced security
measures at its Laayoune headquarters and at team sites.
11. On 29 November, following the violence in Laayoune, the Governor of Laayoune,
Mohamed Jelmous, was replaced with Khalil Dkhil, the first Saharan to hold the post.
Morocco also replaced the head of its gendarmerie in Laayoune and conducted a
parliamentary inquiry into the Laayoune events.
12. Morocco and the Frente Polisario wrote a number of letters to me to convey their
respective accounts of the events surrounding Gdim Izik. In a 25 January letter, Moroccan
Foreign Minister Taieb Fassi-Fihri provided to me the conclusions of a parliamentary
commission of inquiry, which had investigated the events and concluded that the protesters’
“purely social demands” had been “instrumentalized by terrorists and former criminals as
part of a plan supported by Algeria and targeting Morocco’s unity and stability.” (See also
para. 91)
13. Since the Gdim Izik events, the general situation in the Territory has remained tense,
particularly between the Saharan population and Moroccan forces. Several instances of
small demonstrations have been reported in Laayoune, Smara and Boujdour, with
allegations of repression and detention by Moroccan forces, but MINURSO was not able to
verify those reports. On 26 February in Dakhla, on the eve of the 35th anniversary of the
“Sahrawi Arab Democratic Republic” (“SADR”), unrest between Saharan protesters and
Moroccan civilians led to the injury of several people and destruction of property.
14. In early January, Morocco claimed that it had dismantled a 27-member terrorist ring
with arms caches some 220 kilometers from Laayoune, and 35 kilometers west of the
Berm, alleging that foreign elements from al-Qaeda in the Maghreb cells might have
infiltrated Western Sahara. This information, which would suggest a deterioration of the
security situation, could not be corroborated by MINURSO.
15. Amid popular movements in the Arab world seeking political and socio-economic
reforms, including in Maghreb countries, small scale protests were also reported in
Morocco as well as within the Saharan refugee camps in Tindouf, Algeria. In Morocco,
demonstrations were conducted in the country’s main cities on 20 February and 20 March.
In the Tindouf camps, a group of Saharan youth organized a protest on 5 March, reportedly
demanding more democratic participation in the Saharan “government.”
16. Against this backdrop, King Mohammed VI, in an address to the nation on 9 March,
declared that the country would conduct a “substantial revision of the constitution” to
confirm a process of “regionalization” and democratization, and would submit the revision
to a referendum, including in Western Sahara. The reform would also promote human
rights and expand individual and collective freedoms. King Mohammed VI declared that
Western Sahara would be the first “region” to benefit from such reforms.
17. On 24 March, in a letter addressed to me, the Foreign Minister of Morocco referred
to the recent establishment by Morocco of a National Council on Human Rights, a
strengthened "Mediator Institution" to undertake intermediation between citizens and
government administration in support of the rule of law and equity, and the Interministerial
delegation in charge of human rights. He noted that these institutions would be
“more open” to dialogue and interaction with international NGOs and United Nations
Human Rights Council mechanisms. In this regard, the letter indicated that Morocco was
“further open to the 33 mechanisms of the United Nations body” and stated that these new
arrangements fully covered the human right dimensions of the dispute over Western
Sahara.
18. Throughout the reporting period, Morocco continued to promote its autonomy plan
for Western Sahara. King Mohammed VI celebrated his enthronement on 30 July and the
35th anniversary of the “Green March” on 7 November. On these occasions, he praised the
benefits of his autonomy proposal for Western Sahara and pledged to facilitate the return of
the Tindouf refugees.
19. On 27 February, the Frente Polisario commemorated the 35th anniversary of the
“SADR”. During the celebrations in various localities in the Territory east of the berm, the
Frente Polisario renewed its call for a multi-option referendum in Western Sahara.
20. The Frente Polisario protested the European Commission’s agreement with Morocco
on 25 February of a one-year extension of the protocol of the EU-Moroccan Fisheries
Partnership Agreement, which grants fishing rights to vessels from the European Union in
Morocco’s fishing zone. The protocol, which is still to be examined by the Council of the
European Union and the European Parliament for ratification, would be also implemented
in the waters adjacent to Western Sahara. On 14 February, the Secretary General of the
Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, wrote to me calling for my intervention to ensure
that Western Sahara’s waters are specifically excluded from the Agreement.
III. Activities of my Personal Envoy
21. The period from March 2010 to March 2011 was one of considerable activity both
with the parties and neighbouring states and with other members of the international
community. By the end of the four rounds of informal talks that the parties held during this
time, they had agreed to future discussion of factors affecting the negotiating atmosphere,
as well as discrete subjects of mutual interest, and had also reaffirmed and in some cases
agreed to steps to implement prior agreements on confidence-building measures. They also
succeeded in conducting their exchanges throughout on the basis of fluid and respectful
give-and-take and committed themselves to meeting more frequently. However, on the
core issues of the future status of Western Sahara and the means by which the selfdetermination
of the people of Western Sahara is to occur, no progress was registered. The
parties continued to adhere to what my Personal Envoy has previously characterized as
“unyielding adherence to mutually exclusive positions.” In short, they continued to
demonstrate the political will to meet at regular intervals, but have yet to demonstrate the
political will to break the stalemate.
22. To follow up on the second round of informal talks on Western Sahara held in
Armonk, New York, in February 2010, my Personal Envoy undertook a third visit to the
region from 17 to 25 March, meeting with the Heads of State of Morocco, Algeria, and
Mauritania, the Secretary General of the Frente Polisario, and other senior officials. His
discussions confirmed that the negotiating process remained at an impasse. As a result, he
requested that all concerned engage in a period of reflection to develop ideas for advancing
the process. He also visited Paris on 25 and 26 March to consult with French officials.
23. On 26 March 2010, a dispute over the participation of specific individuals in a
scheduled family visit by air led to the suspension of all flights. In the months that
followed, both my Personal Envoy and UNHCR engaged unsuccessfully with the parties to
seek a resolution that would open the way to the resumption of flights. (See also para. 79)
24. From 21 June to 1 July 2010, my Personal Envoy visited the capitals of three
members of the Group of Friends of Western Sahara – London, Paris, and Madrid – to
encourage their sustained interest in and continued support of the negotiating process and
to exchange views on how best to steer that process toward a mutually acceptable political
solution. To the same end, he consulted with senior officials in Washington on 16 July and
in Moscow from 12 to 14 September. Everywhere, he found recognition of the need to
move beyond the status quo, a readiness to work with him and the parties to promote more
substantive engagement and more flexible discussions, and agreement on the need to
intensify work on confidence-building measures, including the resumption of family visits
by air, the early inauguration of family visits by road, and early consideration of other
confidence-building measures contained in UNHCR’s 2004 Plan of Action.
25. A third round of informal talks between the parties was to have taken place in early
August 2010. However, the sudden death in July of Mr. Mahfoud Ali Beiba, the head of
the Frente Polisario delegation, did not make it possible to maintain this schedule. The
parties concurred that it was best to wait until after Ramadan (11 August to 10 September)
and for the High-Level Meetings and General Debate of the General Assembly to meet
again.
26. In mid-September 2010, UNHCR and my Personal Envoy again pressed for the
resumption of family visits by air, but a dispute over proper notifications to the parties and
other issues prevented their resumption.
27. My Personal Envoy undertook a fourth visit to the region from 17 to 26 October 2010
to prepare the way for a third round of informal talks in discussions with the parties and
neighbouring states. As in his previous visit, he met with the Heads of State of Morocco,
Algeria, and Mauritania, with the Secretary-General of the Frente Polisario, and other
senior officials. All reiterated their commitment to the negotiating process, while at the
same time restating their red lines on the core issues of the future status of Western Sahara
and the form of self-determination of its people. His consultations also provided an
opportunity to discuss concerns related to human rights and terrorism.
28. This fourth visit coincided with increased tensions arising from the establishment by
Saharan residents of Laayoune camp outside those cities to protest difficult socio-economic
conditions, including unemployment, and perceived discrimination. (See paras. 3-8)
A. The third round of informal talks and exploration of a new approach
29. The third round of informal talks was held from 7 to 10 November 2010 at the
Greentree Estate on Long Island, New York. The opening session scheduled for the
morning of 8 November coincided with Moroccan action to dismantle the Saharan protest
encampment outside Laayoune and subsequent confrontations in the city itself. The
ensuing tensions threatened to derail the talks, inasmuch as the Frente Polisario delegation
questioned the motives and timing of the Moroccan action and the utility of proceeding
with talks as violence escalated. It took a significant effort by my Personal Envoy to
convene the opening session, and throughout the round the Frente Polisario and Morocco
accused each other repeatedly of escalating tensions and engaging in human rights
violations in Western Sahara and in the refugee camps in the Tindouf area.
30. As became the pattern in succeeding rounds, the first session was devoted to the two
proposals that the parties had presented in April 2007 (S/2007/206, S/2007/210). By the
end of this discussion, it was clear that, as in the past, neither party accepted the proposal
of the other as the sole basis of future negotiations. To foster constructive engagement
despite the continuing impasse, and with expert mediation assistance from a member of the
Swiss Foreign Ministry, my Personal Envoy proposed to the parties that they reflect on
how to create a new dynamic at future rounds by pondering innovative approaches for the
negotiating process and identifying subjects that could be discussed irrespective of the final
status of Western Sahara – in short examining how to negotiate and what to talk about. The
goal was to get the parties to deconstruct their proposals, find subjects to be discussed as
building blocks toward consideration of the core issues, and foster the gradual emergence
of trust and confidence. They agreed to incorporate this approach into future rounds; in so
doing, the parties sought and received assurances that such an approach did not constitute
an abandonment of their respective proposals, but was instead a supplementary way of
approaching the core issues.
31. For the session on confidence-building measures, my Personal Envoy sought and
obtained the active participation of the delegations of Algeria and Mauritania in the
discussions for the first time, thus furthering their contribution to the overall negotiating
process. At the same time, they maintained their insistence that the core issues must be
addressed solely by Morocco and the Frente Polisario. My Personal Envoy stressed that
present and future confidence-building measures were humanitarian in nature and must not
be subjected to political considerations. This being so, he asked that family visits by air
resume unconditionally and without delay, and the parties agreed. To permit a full review
of current and proposed confidence-building measures, my Personal Envoy also proposed
that delegations from the parties and the neighbouring states meet with UNHCR in Geneva
in his presence in early February 2011, and all agreed.
B. The fourth round of informal talks
32. The fourth round of informal talks was held from 16 to 18 December 2010 at the
same venue as the third. The April 2007 proposals of the parties were again presented, and
again each party continued to reject the proposal of the other as the sole basis for future
negotiations. As agreed at the previous round, and with the assistance of the Swiss expert,
the parties engaged in preliminary discussions on innovative approaches and on subjects to
be discussed. However, the atmosphere was again affected by the aftermath of the events
in Laayoune, with each party accusing the other of human rights violations and questioning
the other’s political will to find a solution to the conflict. At the end of the round, my
Personal Envoy called upon the parties to create a new dynamic in 2011 on the basis of
regular meetings and to avoid actions that undermined the creation of the atmosphere of
trust needed for progress to be made.
C. The fifth round of informal talks
33. The fifth round of informal talks was held from 21 to 23 January 2011 at the same
venue as the previous two. Again, the parties continued to reject each other’s proposals as
the sole basis of future negotiations. As agreed at the previous round, again and with the
assistance of the Swiss expert, my Personal Envoy invited the parties to continue their
exploration of innovative approaches and subjects for discussion. The parties responded by
making concrete proposals for over a dozen innovative approaches and some ten subjects
for discussion. Most of these were couched in terms that served the agenda of one or
another of the parties, and, as a result, they were unable to reach a consensus on any of
them other than the “innovative approach” of having my Personal Envoy intensify and
diversify his activities. To achieve more progress at the next round, he asked the parties to
prepare a revised list of innovative approaches and subjects for discussion, putting aside
the most controversial elements and, where possible, recasting others in terms to which
both parties could agree.
D. Geneva meeting on confidence-building measures
34. As agreed at the third round of informal talks, delegations from the parties and
neighbouring states met with UNHCR in the presence of my Personal Envoy and my
Special Representative on 9 and 10 February 2011 in Geneva. (See para. 85)
E. The sixth round of informal talks
35. The sixth round of informal talks was held from 7 to 9 March 2011 in Mellieha,
Malta, with logistical assistance from the Government of Malta. In opening this round, my
Personal Envoy asked the delegations of the parties and of the neighbouring states to
reflect on the implications of the protest movements sweeping the Middle East-North
Africa region for the Western Sahara negotiating process and suggested that, to minimize
the dangers to their own sub-region, the parties would do well to begin negotiating
seriously, while the neighbouring states could lend greater assistance to the process.
36. To focus the opening session on the two April 2007 proposals, my Personal Envoy
asked the delegations of the parties to summarize the various questions that each had asked
of the other with regard to the two proposals, beginning with the first round of informal
talks held in Austria on 9 and 10 August 2009.
37. The Frente Polisario delegation reviewed the questions it had asked on substantive
aspects of the Moroccan proposal. In previous rounds, the Moroccan delegation had
refrained from fully replying to those questions, arguing that they were being posed solely
in the framework of the Frente Polisario’s proposal for a referendum that included
independence as an option. On this occasion, the Moroccan delegation did provide
answers that clarified many aspects of its proposal.
38. The Moroccan delegation for its part put forward observations and questions on the
Frente Polisario’s proposal. These dealt largely with the origins and timing of that
proposal, its seeming inspiration from the last peace plan put forward by my Former
Personal Envoy, James Baker, and its omission of any discussion of the option of
autonomy. No questions were asked on that portion of the proposal that described the
parameters of the relations with Morocco that the Frente Polisario offered in the event of
independence. The Frente Polisario delegation refrained from answering most of the
questions posed, arguing that they were out of place, ignored the essence of the Frente
Polisario’s proposal, and sought to blame it for not addressing the option of autonomy.
39. At the session on innovative negotiating approaches and discrete subjects for
discussion to be examined in detail at future meetings, the parties engaged in extensive
exchanges on the various proposals put forward in the course of previous rounds. With
regard to subjects to be discussed, the parties agreed to examine two proposals: the
demining program and the natural resources of Western Sahara and their use. With regard
to innovative negotiating approaches, the parties finally agreed to examine three proposals:
what constitutes provocation and how to avoid it, what measures can be taken to calm the
situation [apaisement], and what diversified and complementary forms of activity my
Personal Envoy can undertake. After lengthy exchanges that highlighted fundamental
differences between the parties as to the parameters of any eventual discussion, the issue of
human rights, proposed by the Frente Polisario delegation at previous rounds and embraced
by the Moroccan delegation at this round, was withdrawn at the request of the Frente
Polisario delegation itself.
F. Next steps
40. The agreements reached to date, particularly those with regard to subjects for future
discussion, provide a considerable agenda for future meetings. However, much will
depend on the motivation and spirit of the parties as they proceed to engage on them.
While both emphasize their full commitment to the search for a solution, a total lack of
trust continues to haunt the negotiating process, and each party harbours deep suspicions of
the other. The Moroccan delegation for its part has expressed concern that the Frente
Polisario is attempting both to steer the talks back to my former Personal Envoy, James
Baker’s last peace plan instead of embracing Morocco’s autonomy proposal and to present
the international community with the conclusion that no significant progress has been made
on the core issues of the future status of Western Sahara and the exercise of selfdetermination.
The Frente Polisario delegation has voiced concern that Morocco is
exploiting the exploration of innovative approaches and discrete subjects for discussion
both to divert the talks from examination of both April 2007 proposals and to present the
international community with the appearance of progress in the lead-up to renewal of
MINURSO’s mandate.
41. The parties have agreed to hold a seventh round of informal talks in May 2011 to
examine the April 2007 proposals yet again and to take up discussion of one or more of the
innovative approaches or discrete subjects agreed at the sixth round. In addition, the
parties have agreed in principle to hold further rounds regularly until enough progress has
been made to convene a round of formal negotiations. As this process unfolds, ample
opportunities will exist for the parties to confirm their intentions, demonstrate the political
will not only to continue meeting, but also to engage in genuine negotiations, and accept
greater shared ownership of the negotiating process. These more frequent meetings will
also give the parties and the neighbouring states, as they have in the past, informal
opportunities to exchange views and clarify positions on important regional and bilateral
issues of common interest.
42. At appropriate moments in the course of successive rounds, my Personal Envoy
intends to travel to the region, including Western Sahara itself, and to the capitals of the
Group of Friends of Western Sahara, other members of the Security Council, and other
governments and regional organizations.
IV. Activities on the ground
A. Military
43. As of 15 March, the military component of MlNURSO stood at 231 personnel,
including administrative and medical unit officers, against the authorized strength of 231.
The Mission currently has six female military observers from Croatia, Hungary, Ireland,
and Mongolia, as well as two female medical officers from the Bangladeshi Medical Unit. I
would welcome further deployment of female officers by troop-contributing countries, both
for operational reasons and to improve the Mission’s gender balance. During the period
under review, the number of French-speaking military observers increased from 19 to 21,
Arabic-speaking military observers remained at 32, while Spanish-speaking observers
decreased from 27 to 25.
44. MINURSO’s military component is still deployed in nine team sites, a liaison office
in Tindouf, and a small liaison presence in Dakhla.
45. From 1 April 2010 to 15 March 2011, MINURSO performed 8,168 ground patrols
and 710 aerial patrols (including air reconnaissance), visiting and monitoring units of the
Royal Moroccan Army and the military forces of the Frente Polisario and monitoring
adherence to the military agreements. During that period, extensive use of helicopter
patrols remained the most efficient method of monitoring, although day and night ground
patrolling continues to be the most effective way of assessing and investigating allegations,
violations, and requests in line with Military Agreement No. 1.
46. MINURSO continued to maintain good relations with the Royal Moroccan Army and
the Frente Polisario. However, both sides continued to abstain from dealing directly with
each other. All known contacts between the two armed forces continued to take the form of
written communications through MINURSO.
47. MINURSO observed and recorded 126 new violations by the Royal Moroccan Army,
representing a considerable increase from the 24 recorded during the previous reporting
period. Violations by the Royal Moroccan Army included the construction of new buildings
(75 violations involving construction of 166 shelters in 75 different observation posts and
living accommodation) along a temporary deployment line 15 kilometers west of the berm,
all without MINURSO’s prior approval. In November 2010, during the violence in
Laayoune, the Royal Moroccan Army moved troops and military assets on five separate
occasions without prior notification to MINURSO in violation of Military Agreement No.
1. The Royal Moroccan Army also conducted maintenance work on the berm in ten
different occasions without approval from MINURSO, built four new supportive stone
walls along the berm, enlarged four existing stone walls, redeployed four long-range (M-
48) tanks from sub-sector Amgala to sub-sector Guelta Zemmour and Haouza, and
constructed two new trenches in Bir Gandouz area in contravention of Military Agreement
No. 1. It also installed one new radar in the Awsard area, despite MINURSO’s objections.
48. MINURSO observed a total of 12 new violations by the Frente Polisario Military
Forces, an increase compared to the five recorded during the previous reporting period.
Those violations were related mainly to the incursion of military elements, including some
equipment, into the buffer strip, redeployment of one observation post, unauthorized
maintenance of a building in the restricted area, and redeployment of weapons in the
Tifariti area.
49. The parties’ long-standing violations, which they have yet to redress despite
MINURSO’s protests, have also worsened since my previous report. In July, the Royal
Moroccan Army conducted tactical reinforcements, deploying 26 command vehicles in six
sub units in Guelta Zemmour, reportedly to replace others which were in a state of
disrepair. In November, it moved one radar from Guelta Zemmour to Bir Gandouz.
50. Over the past year, restrictions on the freedom of movement of MINURSO military
observers by both parties increased significantly. The Frente Polisario committed 81
freedom-of-movement violations in Mehaires, Tifariti, and Mijek. The Frente Polisario
told MINURSO that these violations were carried out as part of a review of its relations
with the United Nations due to its frustration over the lack of progress of its demands for
the organization of a referendum on self determination and an independent mechanism for
the protection of human rights in the Territory. The number of restrictions abated after
MINURSO met with Frente Polisario representatives to address the situation, agreeing to
provide the Frente Polisario with copies of its flight schedules and passenger manifests, as
well as details of the composition of ground patrols crossing the berm, as this information
was being routinely provided to the Moroccan authorities on the other side of the berm.
51. The Royal Moroccan Army committed four freedom-of-movement violations when
MINURSO was prevented from visiting military units in Baggary and Awsard sub sectors.
As stated above, the Royal Moroccan Army also violated the freedom of movement of
MINURSO’s military personnel by restricting access to and monitoring of the Gdim Izik
camp.
52. The increased violations committed by each of the parties did not constitute a threat
to regional safety and security. However, they are illustrative of a degree of erosion in the
standing of Military Agreement No. 1 and, more generally, a decline in the parties’
relationship with MINURSO as military observer of their adherence to the letter and spirit
of the ceasefire and of the situation in the Territory. These should also be seen in the
context of the general lack of progress and continuation of the status quo in spite of
MINURSO’s 20-year presence.
53. MINURSO also received from each party a number of allegations concerning
violations reportedly committed by the other party. During the period under review, the
Royal Moroccan Army submitted 21 allegations of violations of Military Agreement No. 1
against the Frente Polisario, which, in turn, raised 8 allegations against the Moroccan
forces. MINURSO communicated all allegations to both parties in writing.
54. Most of the Royal Moroccan Army’s allegations referred to claimed incursions by
Frente Polisario soldiers, movement of vehicles with uniformed personnel, construction of
shelters, and sounds of explosions inside the buffer strip. After verification by MINURSO,
none of these allegations could be confirmed owing to a lack of evidence. The Frente
Polisario’s allegations against the Royal Moroccan Army related to the raising of the
berm’s height, sounds of explosions, reconnaissance overflights by helicopters, unmanned
aerial vehicles (UAV’s) and fighter aircraft, and the improvement and reinforcement of the
berm by mechanical means. After verification by MINURSO, one Frente Polisario
allegation was confirmed as a violation: the improvement of defense infrastructures on the
berm in Awsard. Other allegations could not be confirmed owing to a lack of evidence.
Allegations of reconnaissance overflights by UAV’s could not be verified due to the
Mission’s lack of technical capability for ground to air surveillance. However, UAV’s were
observed at Laayoune airport.
55. The establishment of a joint military verification mechanism would be of great added
value in this context. Despite my past calls to this end (S/2010/175, para. 74), the parties
have not yet indicated their interest in pursuing this initiative.
56. MINURSO also received and reviewed 350 requests from the Royal Moroccan Army
regarding the construction or maintenance of buildings and facilities used by military
personnel and the maintenance and destruction of mines and explosive remnants of war in
the restricted area. Of these requests, MINURSO approved 279 and rejected 64. The Frente
Polisario did not make any requests during the period under review.
57. MINURSO received 276 notifications from the Royal Moroccan Army concerning
firing and tactical training exercises, movement of troops, equipment and tanks, VIP and
maintenance helicopter flights, and the destruction of mines and explosive remnants of war
in the area of limited restrictions. MINURSO received 31 notifications from the Frente
Polisario forces regarding training and firing exercises, construction of new buildings, and
visits in the area of limited restrictions. MINURSO monitored all the notified activities.
58. Foreign Minister Fassi-Fihri and Morocco’s Permanent Representative to the United
Nations wrote to me on two occasions to complain that certain violations as determined and
reported by MINURSO, did not infringe on the ceasefire but were in fact justified by the
security enhancement necessary to combat potential terrorist and smuggling activities,
which have increased in the Sahara region over recent years. The Moroccan military
authorities, conveying the same complaints to MINURSO, requested a revision of Military
Agreement No. 1 that would take into account the changed circumstances prevailing in the
region. Following up on this request, MINURSO has approached the Frente Polisario’s
military authorities who have confirmed their agreement in principle to consider the
possible revision of the Agreement. MINURSO is currently working with both parties to
seek their views on potential amendments to be agreed in identical terms with each side.
59. MINURSO, within its capabilities, also provided medical support for UNHCR’s
programme of confidence-building measures and emergency medical services (including
casualty evacuation) to the local population on a humanitarian basis. During the reporting
period nine such evacuations were conducted for the benefit of the local population east of
the berm. The Frente Polisario has expressed its appreciation for the assistance.
B. Mine action
60. The widespread contamination from landmines and explosive remnants of war
throughout Western Sahara continues to pose threats to its population, as well as to
MINURSO Military Observers and logistics teams. Despite the lack of reliable data on
mine fields, due to the vastness of the Territory and the unavailability of information on
mine fields, particularly west of the berm, the prevalence of mines in the region remains a
reality.
61. During the reporting period, a total of eight accidents were reported, involving one
death and 18 injuries among the local population. This represents a decrease in the number
of accidents from the previous reporting cycle, when ten accidents were recorded involving
three deaths and 12 injuries (S/2010/175, para. 40). The decline in incidents is attributed to
an increased mine awareness among the population, improved supervision of clearance
activities by MINURSO’s Mine Action Coordination Center (MACC) as well as the
implementation of lessons learnt during the previous year. Yet, the casualty figures
indicate that the mines pose an ever present threat to life in the area.
62. Mine clearance activities continued on both sides of the Berm. In Frente Polisariocontrolled
areas east of the Berm, the work was done by the United Nations contractor
Landmine Action U.K. (LMA), while work west of the Berm was conducted by the Royal
Moroccan Army.
63. LMA, with three clearance teams of 12 operators each and one explosive ordnance
disposal team of six operators cleared cluster munitions and unexploded ordnance in
6,830,492 square meters of land east of the berm. This represents a considerable increase
compared to the 24,957 square meters of land cleared during the previous reporting period.
64. Mine action operations on both sides of the berm, resulted in the destruction of 6,514
anti-tank mines, 741 anti-personnel mines, 1,512 unexploded ordnance, 6,844 cluster bomb
units, and 6,138 other explosive ordnance.
65. On 28 February, the Frente Polisario destroyed 1,056 anti-personnel mines in
stockpiles on the occasion of the 35th anniversary of the “SADR” in line with its
obligations under the “Deed of Commitment Under Geneva Call for Adherence to a total
ban on Anti-Personnel Mines and For Cooperation in Mine Action.”
66. The United Nations places great emphasis on the maintenance of a reliable database
on land mines and explosive remnants of war. To this end, MACC continued to provide
Information Management System for Mine Action (IMSMA) training and technical support
to LMA.
67. In line with Security Council Resolution 1325, Landmine Action has incorporated
gender mainstreaming in its operations, engaging nine Western Saharan female staff into its
battle area clearance teams and field headquarters operations. LMA’s work force is made
up entirely of individuals from the local population, with the exception of two technical
advisors. These technical advisors, along with visiting technical experts, have provided the
local staff with vital skills including technical mine clearance, administration, and medical
response.
C. Persons unaccounted for in the conflict
68. The International Committee of the Red Cross continued to work with the parties and
families concerned in pursuing the question of persons still unaccounted for in relation to
the conflict.
D. Assistance and protection for Western Saharan refugees
69. The office of the United Nations High Commissioner for Refugees (UNHCR), the
World Food Programme (WFP), and the World Health Organization (WHO), in conjunction
with the European Commission Humanitarian Aid and Civil Protection (ECHO), the
Spanish Agency for Cooperation and Development, and several international and local nongovernmental
organizations, continued to provide assistance and protection to Western
Saharan refugees in the camps near Tindouf, Algeria.
70. The main areas of support include food distribution, water and sanitation, education,
transport and logistics, health, agriculture, shelter, protection, and community services.
71. In 2010, WFP provided 90,000 general food rations and 35,000 supplementary
general food rations to the most vulnerable refugees each month. It also distributed around
25,200 tons of assorted commodities, including a diversified food basket, commodities for
school feeding and nutritional activities. UNHCR provided complementary food. The two
agencies also conducted 45 general food basket distribution visits to different food
distribution points in the camps each month, as determined by a joint needs assessment.
72. WFP collaborated with UNHCR and other partners to produce a nutrition strategy
and the integration of activities in child health and nutrition. A joint nutrition survey
conducted in October and November 2010 will serve as a baseline of the interventions
under an integrated framework.
73. UNHCR continued to supply the refugees with potable water, constructing new water
networks to reduce the cost of water delivery by truck. Solidaridad International, a
Spanish NGO, with funding from ECHO and UNHCR, installed water systems in Smara
camp to benefit about 34,000 refugees. A similar system had been built in Dakhla and
Awsard camps. In Laayoune camp, a new osmosis system was installed, renewing the 24
kilometre water pipeline with Awsard camp. Local staff members at the Saharan water
department received training on technical aspects of water treatment.
74. In the education sector, UNHCR provided 127,540 school books, covering about
80% of the overall needs. UNHCR rehabilitated two primary schools in Smara and
Laayoune camps, and trained 1,756 teachers in curriculum development and pedagogy. An
additional ten Saharan refugee students, among 103 students who passed their
Baccalaureate exam, were awarded scholarships. So far 25 students are recipients of
UNHCR scholarships since 2008. UNICEF also provided school furniture.
75. In 2010, UNHCR supplied one third of the cooking gas requirement, in complement
to the supply provided by the Algerian Red Crescent. UNHCR also provided clothing to
schoolchildren, traditional Saharan clothing to women and 2,200 tents and materials for
tents.
76. In the health sector, UNHCR and WFP, through their implementing partner, the
Algerian Red Crescent, provided a supplementary feeding program to moderately
malnourished children under five, and pregnant and lactating women in all camps. UNHCR
also provided support to the nursing school, conducted training courses for nurses and
midwives, and supplying products and teaching aids. In the agriculture sector, 55 refugees
in Dakhla camp benefited from greenhouses, seeds, water pumps, and training. UNHCR
continued supporting the vocational centres for women, youth, and handicapped persons.
77. To enhance the protection of refugees, UNHCR supported the legal establishments in
the Tindouf camps. Incentives and training were also provided to lawyers and judges.
UNHCR has commenced construction of new field offices in all the camps to enhance
refugee protection and bring services closer.
E. Confidence-building measures
78. UNHCR continued to implement the Confidence Building Measures programme to
facilitate contact and communication between Western Saharan refugees in the Tindouf
camps and their families in the Territory. MINURSO continued to provide logistical
support, including United Nations police officers to facilitate travel procedures and provide
escort.
79. However, the exchange of family visits by air and the free telephone services, which
are the main components of the CBM programme, experienced significant setbacks during
the reporting period.
80. The family exchange programme between locations in the Territory and the Tindouf
refugee camps was halted on 26 March, due to a disagreement between the parties over the
elegibility of a beneficiary. Subsequent attempts to re-launch the programme on 2 April and
17 September failed. As a consequence of these actions, some 1,740 potential beneficiaries
lost the chance to benefit from this vital humanitarian service.
81. The free telephone service is interrupted since 20 September, following the failed
family exchange flight of 17 September.
82. Following intensified efforts made by the UN High Commissioner for Refugees,
António Guterres, and my Personal Envoy Christopher Ross, to engage the parties,
UNHCR chaired a meeting in Geneva on 9 and 10 February, with representatives from both
parties, as well as Algeria and Mauritania as observers. My Personal Envoy and the
Special Representative for Western Sahara also attended.
83. During the two days of constructive deliberations, the participants reaffirmed the
importance of the CBM programme and the need to find ways and means to maximize the
links between families divided by conflict for 36 years. The Parties expressed their
commitment to cooperate fully with UNHCR in implementing the 2004 Plan of Action, in
accordance with its mandate and principles, and to preserve the humanitarian character of
the CBM operation.
84. The Parties and the two neighboring countries agreed to the following conclusions
aiming to increase the number of beneficiaries from the CBM programme:
a. The seminars will be re-launched, with the first one to be held during the second
half of 2011 in Madeira, Portugal.
b. UNHCR, jointly with MINURSO, will deploy a reconnaissance team to conduct
a road technical feasibility assessment mission on 18 April. UNHCR will also
look into the feasibility of providing a larger aircraft for the family visits by
air.
c. The mail services and the resumption of the telephone centers were agreed upon
in principle. UNHCR will provide some proposals for further consideration
and discussion.
d. UNHCR will submit to the parties for approval one single list of beneficiaries,
after verification is completed by UNHCR through full and unhindered access
on both sides. UNHCR is working on the preparation to implement this system
by July 2011.
e. As this was the second such meeting since July 2000, it was agreed to hold
regular coordination meetings at least twice a year, in Geneva. The next
meeting is proposed to take place in September 2011.
f. An evaluation meeting will be held in December 2011.
85. Family visits by air were resumed on 7 January 2011. Since then, eight round-trips
have been conducted, enabling 894 persons to travel or receive relatives on both sides.
86. Since March 2004, out of 41,237 Saharans registered, a total number of 13,942
persons (30% of those registered), mostly women, children and elderly, have benefited
from the family visits. The remaining 27,295 are waiting to benefit from the activity.
87. On 25 February, UNHCR was not able to include one Sahrawi refugee in the family
visit by air, after Morocco refused in writing his participation in the programme due to
alleged crimes committed by the individual in Laayoune in 2001. The Frente Polisario
claimed that the move was politically motivated. The refugee began a hunger strike in
protest.
88. Further to the recommendation on the conduct of a census made in my previous
report of 6 April 2010 (S/2010/175, para. 75), and in line with its mandate and established
practice, UNHCR will continue discussing with the host country the need for registration in
Tindouf refugee camps.
F. Irregular migrants
89. During the reporting period, 17 irregular migrants were recorded in Western Sahara.
The Frente Polisario handed them over to the Mauritanian authorities in Zouerate on 1
September 2010.
G. Human rights
90. The broad outline of the events attendant to the establishment and dismantling of the
Gdim Izik protest encampment are set out at the beginning of this report. The human toll is
not clear as the parties have provided conflicting figures and independent means of
verification are scarce. Moroccan authorities announced that 11 of its security agents and
two civilians had been killed while 70 security agents and four civilians were wounded on
this occasion and during the subsequent outbreak of violence in Laayoune. Moroccan
authorities released a 14-minute video of edited coverage of the dismantling of the camp
and subsequent events in Laayoune, showing acts of violence by Saharan protestors against
Moroccan security forces, including a protestor at the camp seen to be defiling the body of
a security officer. Shortly after the incident, Frente Polisario claimed that 36 Saharans,
including an eight year-old child were killed, more than 700 wounded, and 163 went
missing. It is undisputed that, on 24 October, a 14 year-old Saharan boy, al-Najem al-
Kareh, was killed and four others were wounded by Moroccan security forces while
making their way to the camp, but accounts of the circumstances of the incident differ.
91. According to local and international human rights organizations, on 8 November,
following the dismantling of the camp, Saharans in Laayoune reportedly attacked and set
fire to property belonging to Moroccan citizens or Saharans thought to be pro-Moroccan.
The same day Moroccan citizens allegedly attacked Saharan civilian homes and their
residents, reportedly in the presence of or with the active participation of Moroccan
security personnel in most cases.
92. Investigations by local and international human rights organizations found that over
200 Saharans, including children, were detained. Many Saharans, including women,
elderly, and disabled persons, have alleged that they were subjected to torture or illtreatment,
including threatened of or actual sexual violence, during the dismantling
operation or while in detention. Families of detained Saharans asserted that they were
unable to obtain information about the whereabouts of their relatives, in many cases for
over two weeks. While some of those detained were released, a Moroccan parliamentary
commission (see Para. 91) noted that, by January, judicial proceedings had been initiated in
relation to over 185 Saharans, including the referral of 19 to the jurisdiction of the Military
Court, one to a juvenile court, and 132 to the Laayoune Court of Appeal. At least five of
those referred before the Military Court are members of Saharan human rights
organisations.
93. On 27 November, the Moroccan Lower House established a ”Parliamentary
Commission of Inquiry” to investigate the establishment and dismantling of the camp, the
events in Laayoune, and their implications. The Commission travelled to the Territory,
heard 122 witnesses and published its report in January. Among other things, the report
concluded that, in a context of considerable socio-economic disparities in the Territory, the
camp had been set up initially as a social protest but that “criminals, those with a criminal
record, and a group of terrorists” took over. It confirmed the official figures of fatalities
and noted that 238 security personnel and 134 civilians were injured.
94. It expressed appreciation that live fire was not used in order to protect civilians,
noted that equal measures were not put in place to protect security personnel, and called on
the justice system to punish criminals. The Commission noted limited abuses in the “search
and arrest” operations, which thereby warrants the justice system to pay due attention to
complaints of abuses. The report also put forward several recommendations, including the
need to address the underlying causes of the protest and to identify responsibility for
allowing the installation and the expansion of the camp. It also shed light on the failure of
the local authorities to fulfil several of their responsibilities and recommended the opening
of an investigation to define responsibilities for violations in certain sectors, notably
housing, the management of state properties and real estate, fishing licences, and social
assistance. The Commission recommended compensation for residents, businessmen, and
investors whose properties had been damaged. Based on its discussions with the General
Crown Prosecutor, the Commission expressed confidence that justice “will take its natural
course in guaranteeing the right of every citizen to a fair trial”.
95. According to the Commission’s report, disparities among populations of the Territory
were considerable despite significant advances in socio-economic indicators and
investment in infrastructure. The report noted that social services - from social housing, to
social assistance programmes and subsidised consumables - benefited a small group rather
than the majority of the population.
96. Local and international human rights organizations noted that protestors at the camp
were calling for their right to work, and to adequate housing and for an end to the
marginalization and the inequitable distribution of resources in the Territory. Local
organizations highlighted that Saharans suffered from high levels of unemployment as a
result of discriminatory employment practices and despite employment opportunities,
notably in the phosphate and fishing industries. Local and international organizations also
stressed that no information had been received to date to indicate that criminal
investigations and prosecutions had been effectively launched into alleged violations of the
rights of Saharan civilians by security forces or into attacks against them and their
properties by Moroccan civilians.
97. As referred to in para. 13 above, incidents took place between two groups of
Moroccan and Saharan civilians as of the early morning of 26 February in Dakhla. Further
incidents took place when approximately 400 Saharans demonstrated later the same day.
Local sources added that the demonstration was triggered by the inaction of security forces
when Moroccan youths reportedly attacked three Saharan neighbourhoods, allegedly
destroying shops and other property belonging to Saharans in the presence of security
forces. While Moroccan civilians suspected of participating in the attacks were reportedly
arrested, no information was available as to whether an investigation was opened into the
conduct of the security forces. Media reports indicate that the local authorities have
committed to launch an inquiry into the material damage caused during the violence and
consider possible reparations.
98. Saharan human rights defenders and activists continued to report impediments to
their ability to operate. The trial of seven well-known Saharan activists, including one
woman, charged in relation to their highly publicized visit to the Tindouf camps in October
2009, is ongoing. On 11 February , the Ain-Sab’a Court of First Instance in Casablanca
postponed its decision indefinitely to facilitate further investigation. Defence lawyers
complained that the trial failed to adhere to international standards for fair trial.
99. Following the dismantling of the camp, the Moroccan authorities allowed
international human rights organisations, such as Amnesty International and Human Rights
Watch, and foreign journalists - with some restrictions - to visit the Territory and to carry
out their work, in particular to investigate the camp incident and to make their findings
public. This notwithstanding, instances of ill-treatment of individuals conducting visits in
solidarity with the people of Western Sahara or participating in demonstrations in the
Territory calling for the implementation of UN resolutions on its status were reported.
100. With regard to the human rights situation in the refugee camps in Tindouf (Algeria),
information remains limited. In recent years, allegations of violations were reported,
notably of the rights to freedom of expression and movement. In September, the Frente
Polisario arrested Mostapha Selma Sidi Mouloud, a “SADR” police officer, on his return
from the Territory to the camps, where he resided. While in detention, his exact
whereabouts were unknown. The Frente Polisario reportedly accused Mr. Mouloud of
espionage and treason after he publicly expressed his support for a degree of autonomy for
the Territory under Moroccan sovereignty. In October, the Frente Polisario released Mr.
Mouloud, handing him over to UNHCR.
101. As detailed in this report, there were allegations of violations of human rights in the
Territory and the refugee camps during the reporting period. MINURSO does not have a specific
human rights mandate, and the Office of the United Nations High Commissioner for Human
Rights has no presence in the Territory or in the refugee camps in Tindouf. Such allegations and
counter allegations by the parties should be transformed into mutual acceptance of effective
arrangements that genuinely address attendant issues and concerns to generate confidence.
H. Administration of the Mission and security measures
102. Facility and infrastructure maintenance at MINURSO team sites are in the final
stages of completion. At the Mehaires, Agwanit, and Mijek team sites, soft wall
accommodation will be replaced with hard wall accommodation by mid 2012. Six other
team sites have already had their soft walls replaced with hard wall accommodation. Plans
are also underway to replace the soft wall kitchens in all the nine team sites with hard wall
kitchens over the next two years.
103. Since my previous report, MINURSO has installed water-treatment plants in team
sites Smara and Tifariti in addition to Mahbas and Bir Lahlou, and at Mission headquarters
in Laayoune. The Royal Moroccan Army is continuing to assist in the rehabilitation of the
desert airfield at Awsard. Work on this project, which has been delayed due to equipment
failure and bad weather, is anticipated to be complete by July 2011.
104. The Mission has launched an environmental protection programme, in line with my
efforts towards “greening the United Nations” and the promotion of sustainable energy.
The Mission has installed a waste water treatment system at team site Mahbas and plans to
have the technology installed in all nine team sites by 2014. The Mission is also replacing
electric water heaters and electric security lights with solar-powered water heaters and
solar security lights. Trials of the Fuel Farm and Security Access Control at the Mission
Logistics Base have found them effective and they will be installed at remote locations
such as helipad refueling facilities in the team sites.
105. The reporting period saw an increase in security incidents involving United Nations
staff. A total of 14 incidents were recorded, with the majority occurring in the aftermath to
the violence in Gdim Izik and Laayoune in November 2010. Incidents included assault with
weapons and threats of physical attacks on UN staff, vandalism of UN vehicles and other
property, harassment of staff, intrusion into private residences, attempted robbery, and
sabotage.
106. While most cases occurred in Laayoune, Tindouf also recorded incidents. During the
unrest in Gdim Izik and Laayoune on 8 November, two staff members were injured while
two vehicles were destroyed by stone-throwing in Laayoune. At the Tindouf Liaison Office
and Tifariti and Mijek Team Sites, quick action by Frente Polisario security forces
prevented demonstrators expressing solidarity with Gdim Izik protesters from entering UN
premises.
107. In Tindouf, the UNHCR/CBM sign at 27 February camp was damaged by angry
demonstrators on 15 November. Earlier on 3 June, the UNHCR’s sub office in Rabouni
camp was broken into and United Nations and private property stolen.
108. The Mission took measures to mitigate these incidents and threats, including the
installation of 11 cameras at United Nations premises, and continues the use of X-ray
machines and observation mirrors at all entrance and exit points.
I. Conduct and discipline issues
109. The Mission has continued to give priority to the conduct and discipline of its
civilian and military components, focusing mainly on prevention through training on rules
and regulations, United Nations core values, and procedures for handling misconduct.
During the reporting period, eight cases were reported, including one sexual abuse and
exploitation allegation. The majority of cases were already investigated and closed by the
Mission, leaving one allegation from 2010 under investigation.
V. African Union
110. MINURSO continued its cooperation with the observer delegation of the African
Union led by its Senior Representative, Yilma Tadesse of Ethiopia. I wish to reiterate my
appreciation of the African Union for its contribution.
111. On 26-28 August, my Special Representative in Western Sahara attended a high level
meeting in Cairo, Egypt, where common strategies and enhanced cooperation towards
advancing peace in Africa were discussed.
112. On 23 September, at the invitation of the African Union, my Special Representative
in Western Sahara visited the African Union Headquarters in Addis Ababa for high level
meetings and briefings on efforts by the United Nations and various organs of the African
Union to address diverse problems in Africa. The consultations also brought the issue of
Western Sahara into focus, with suggestions being made to involve a panel of regional
eminent persons to find a way to get Morocco more involved in the work of the African
Union.
113. MINURSO continued to support the African Union delegation in Laayoune, in the
form of logistical and administrative assistance drawn from its existing resources.
VI. Financial aspects
114. The General Assembly, by its resolution 64/284, decided to appropriate the amount of
$57.1 million for the maintenance of MINURSO for the period 1 July 2010 to 30 June
2011. Should the Security Council decide to extend the mandate of MINURSO beyond 30
April 2011, the cost of maintaining the Mission until 30 June 2011 would be limited to the
amounts approved by the General Assembly. The proposed budget for MINURSO for the
period 1 July 2011 to 30 June 2012 in the amount of $61.4 million (exclusive of budgeted
voluntary contributions in kind) has been submitted to the General Assembly for
consideration during the second part of its resumed sixty-fifth session.
115. As at 28 February 2011, unpaid assessed contributions to the Special Account for
MINURSO amounted to $44.7 million. The total outstanding assessed contributions for all
peacekeeping operations as at that date amounted to $2,410.3 million.
116. As of 28 February 2011, amounts owed to troop contributors totaled $0.5 million.
Reimbursement of troop and contingent-owned equipment costs have been made for the
period up to 30 October 2010 and 30 September 2010, respectively, in accordance with the
quarterly payment schedule.
VII. Observations and recommendations
117. I am concerned about the deterioration of the security situation in Western
Sahara, resulting from the absence of a peace agreement between Morocco and the
Frente Polisario and the continuing 20-year-old status quo in the Territory. I regret
the loss of lives and property that occurred during the violence in Gdim Izik and
Laayoune on 8 November and I call on the parties to refrain from resorting to
violence in future.
118. The current negotiating process has existed since the Council’s first calls for
direct negotiations between the parties to achieve “a just, lasting, and mutually
acceptable political solution, which will provide for self-determination for the people
of Western Sahara in the context of arrangements consistent with the principles and
purposes of the Charter of the United Nations,” and since Morocco and the Frente
Polisario presented their respective proposals to the Council in April 2007. After the
passage of four years and ten sets of meetings between the parties, this process
remains deadlocked.
119. Neither party has accepted the proposal of the other as the sole basis of
negotiation and neither party has taken steps to date that would suggest a readiness to
move to an acceptable compromise. Despite the parties’ recent agreement to devote
future rounds of talks to the innovative approaches and discrete subjects that were
agreed at the sixth round of informal talks, as well as others that may subsequently be
identified, they are likely to remain attached to the essence of their proposals.
120. That said, current circumstances may suggest a way forward. At this time of
protest and contestation throughout the Middle East/North Africa region, the
sentiments of the population of Western Sahara, both inside and outside the Territory,
with regard to its final status are more central than ever to the search for a settlement
that will be just and lasting, but these sentiments remain unknown. What is clear is
that arrival at a final status on which this population has not clearly and convincingly
expressed its view is likely to engender new tensions in Western Sahara and in the
region. In recognition of this fact, the Council may wish to recommend three
initiatives to the parties:
a. first, that the parties find a means to include respected representatives of
a wide cross-section of the population of Western Sahara inside and
outside the Territory, formally or informally, in the consideration and
discussion of issues related to final status and the exercise of selfdetermination.
b. second, that the parties deepen further their examination of each other’s
proposals and, in particular, seek common ground on the one major point
of convergence in their two proposals: the need to obtain the approval of
the population for any agreement. It is instructive in this regard that the
proposals of both parties foresee, albeit in different form, a referendum
that will constitute a free exercise of the right to self-determination
c. third, that the parties devote additional energy to identifying and
discussing a wide range of governance issues with a view to meeting the
needs of the people of Western Sahara and with the understanding that
many aspects of these issues can be discussed without reference to the
nature of the final status of the Territory – for instance, how to structure
the its executive, legislative, and judicial branches, how organize and
conduct elections, and how to design primary and secondary education.
121. , Addressing human rights issues is also important for the larger resolution of
the conflict. Both parties have responsibilities to ensure the protection of human
rights. I take note of the recent initiatives of the Kingdom of Morocco which
encompass national institutions as indicated in para 17 of this report, as well as the
proposed fuller use of the mechanisms of the Human Rights Council. I appreciate the
expressed commitment of Morocco to ensure unqualified and unimpeded access to all
Special Procedures of the Human Rights Council. I now expect such engagement of
the HRC mechanisms to address on an independent, impartial and sustained basis the
alleged violations of the universal rights of the people of Western Sahara in the
Territory and the camps for the next reporting period.
122. I welcome the resumption of the family-visits, as well as the parties’ commitment
to make progress on the road option and agreement to resume the seminars. Once
again, I urge both parties to continue to cooperate with UNHCR in a constructive and
conducive way to the smooth running of the programme’s full implementation to
maximize the participation of the refugees and their family members divided by the
conflict for over 35 years. I strongly call upon both parties to refrain from using this
humanitarian programme for politically motivated objectives and to grant UNHCR
full and unhindered access to beneficiaries on both sides. I would like also to thank
Algeria and Mauritania for their support to this humanitarian programme.
123. I am pleased to note the progress in the clearance of land mines and explosive
ordnances of war and the decrease in mine accidents recorded during the reporting
period. I am also pleased with the recruitment and training of members of the local
population in demining activities. These invaluable activities contribute directly and
positively to the safety of the civilian population in the region as well as of United
Nations personnel. I also note the increased cooperation in information sharing with
the parties and urge more activity in this respect. To allow for this vital work to
continue, additional resources for the United Nations mine action efforts in Western
Sahara will be required. I call upon donors to support the efforts of the parties and of
MINURSO in order to take advantage of the progress and investments made to date.
124. I am concerned with the increase in violations of Military Agreement No. 1 by
the parties. I support MINURSO’s efforts in working with the parties to review the
terms of Military Agreement No. 1 and propose amendments, should the parties deem
it necessary. In the meantime, it is their responsibility to ensure that violations are
not committed by their military forces, and I call on them to adhere fully to the
provisions of Military Agreement No. 1 and to extend their full cooperation to
MINURSO. I reiterate my call to the parties, which has not been followed up to date,
to establish direct cooperation and communication through a joint military
verification mechanism to discuss allegations of violations and other issues of common
interest.
125. This year, the United Nations marks MINURSO’s 20-year anniversary and the
successful maintenance of the ceasefire, while the situation of Western Sahara remains
unresolved and the negotiations towards a future peace agreement continue. In 20
years, the situation on the ground has changed dramatically, both in terms of the size
and makeup of the local population as well as of the level of economic activity and
infrastructure, with remarkable differences between the Territory west and east of the
berm. In this context, MINURSO’s role and activities, as spelled out by the Security
Council upon its establishment and in subsequent relevant resolutions, are met with
increasing challenges to its operations and in its relations to the parties. By way of
example, while remaining a constituting element of the Mission’s mandate, all
activities in preparation of a referendum on self-determination have been suspended
owing to the disagreement between the parties. Challenges to the Mission’s freedom
of movement and operations inside the Territory recorded over the reporting period
illustrate the Mission’s eroding ability to implement its 1991 mandate, including such
fundamental activities as monitoring and reporting developments in Western Sahara
as they directly affect the political and security situation.
126. As the sole presence of the United Nations in the Territory – with the exception
of a small UNHCR office in support of the confidence-building measures programme
– and as a guarantor for the stability of the ceasefire, I beleive that the presence of
MINURSO remains relevant. However, at this critical juncture and in light of the new
challenges described in this report, I would seek the assistance of the Security Council
in reaffirming the role of MINURSO and ensuring that the minimum conditions for it
successfully to operate are met, and call on the cooperation of both parties, Morocco
and the Frente Polisario. In this context, and in light of my Personal Envoy’s
continuing efforts, I recommend that the Security Council extend the mandate of
MINURSO for a further twelve months, until 30 April 2012.
127. In conclusion, I wish to thank Christopher Ross, my Personal Envoy, for his
tireless diligence in working with the parties towards a just, lasting and mutually
acceptable political solution that will provide for the self-determination of the people
of Western Sahara. I wish also to thank my Special Representative in Western
Sahara, Hany Abdel-Aziz, as well as Major General Jingmin Zhao (China),
MINURSO’s Force Commander, for their dedication at the helm of MINURSO. I also
want to thank the women and men of MINURSO for the work they are doing, under
difficult circumstances, to fulfil the Mission’s mandate.
Annex
United Nations Mission for the Referendum in Western Sahara
Contributions as at 30 March 2011
Country Military observersa Troopsa Civilian policeb Total
Argentina 3 0 0 3
Austria 2 0 0 2
Bangladesh 8 20 0 28
Brazil 10 0 0 10
China 11 0 0 11
Croatia 7 0 0 7
Djibouti 2 0 0 2
Egypt 20 0 2 22
El Salvador 6 0 3 9
France 13 0 0 13
Ghana 10 7 0 17
Greece 1 0 0 1
Guinea 5 0 0 5
Honduras 12 0 0 12
Hungary 7 0 0 7
Ireland 3 0 0 3
Italy 5 0 0 5
Jordan 2 0 1 3
Malaysia 12 0 0 12
Mongolia 4 0 0 4
Nepal 2 0 0 2
Nigeria 8 0 0 8
Pakistan 10 0 0 10
Paraguay 5 0 0 5
Poland 1 0 0 1
Republic of Korea 2 0 0 2
Russian Federation 17 0 0 17
Sri Lanka 3 0 0 3
Uruguay 3 0 0 3
Yemen 10 0 0 10
Total 204 27 6 237c
a Authorized strength is 231, including the Force Commander.
b Authorized strength is 6.
c Actual strength on the ground, for military and civilian police, including the Force Commander.

-----------------------------------------------------